México no tiene la intención de poner en peligro la salud financiera

Reforma
2019-01-10

Nueva York— En su primer viaje al extranjero como secretario de Finanzas de México, Carlos Urzúa tenía un mensaje que claramente quería transmitir a la comunidad de inversionistas de Nueva York.
Fue, en esencia: no se preocupe, el joven gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador comprende las leyes de la economía y no tiene intención de realizar experimentos radicales que puedan poner en peligro la salud financiera de México.

En el transcurso de una entrevista de casi 40 minutos que organizó en un día lleno de reuniones con los financieros de Wall Street, Urzúa enfáticamente, y en repetidas ocasiones, declaró que el gobierno no buscará generar un crecimiento más rápido del que la economía puede manejar (2 por ciento este año); que respetará la autonomía del banco central; que está recortando gastos en algunas secretarías; que no habrá aumentos de impuestos y, en todo caso, posiblemente un recorte de impuestos para ayudar a revertir al gigante petrolero estatal Petróleos Mexicanos.

El repunte del peso en las últimas semanas fue una afirmación, dijo Urzúa, de la creciente confianza del mercado en un Presidente de izquierda que muchos habían temido, y predijo con entusiasmo que la moneda podría seguir fortaleciéndose en las próximas semanas, para negociarse por debajo de 19 pesos por dólar o más.

"Tenemos un presupuesto que es una reducción sustancial en el gasto de muchas secretarías", dijo Urzúa. "Seremos muy respetuosos con el Banco de México. Respetaremos completamente su autonomía".

Sin embargo, todo esto plantea algunas preguntas clave: ¿Realmente el pueblo mexicano votó a AMLO para poder proceder con tanta cautela? ¿No fue el enfoque lento y constante que encerró al País en tasas de crecimiento anual del 2 por ciento durante décadas lo que empujó a los mexicanos hartos a votar abrumadoramente el año pasado por AMLO, un forastero con una racha populista en los últimos años? ¿Cómo reaccionarán cuando esta realidad finalmente se establezca?

Urzúa dijo que mejorar los programas sociales aliviará parte del dolor y la angustia a corto plazo que sufren los mexicanos y aliviará la presión del gobierno. Una inversión pública más eficiente y robusta eventualmente ayudará a elevar el crecimiento en la segunda mitad del periodo de seis años de López Obrador a un promedio del 4 por ciento.

"Los programas sociales se ejecutarán adecuadamente", en lugar de estar plagados de corrupción y clientelismo, sostuvo Urzúa.

López Obrador recientemente solicitó al banco central, que tiene un solo mandato de inflación y ha estado aumentando las tasas durante tres años, para prestar más atención al crecimiento. Eso contrasta con la insistencia de Urzúa durante la entrevista en no interferir de ninguna manera con el trabajo del banco central.

En la entrevista, el primero que recibió desde que se convirtió en Secretario, Urzúa dijo que la previsión presupuestaria del gobierno para el 2019 de 20 pesos por dólar es algo pesimista y que cree que el crecimiento económico podría alcanzar la banda superior de su estimación de 1.5 a 2.5 por ciento.

México cubrió el petróleo para el 2019 al igual que Pemex, como se conoce a la compañía petrolera estatal, refirió Urzúa, aunque no reveló a qué precio. Ambos planean cubrirse nuevamente para el 2020.

López Obrador ha estado reparando cercas con inversionistas después de enviar el peso en picada a fines de octubre cuando dijo que cancelaría un aeropuerto de 13 mil millones de dólares en construcción. El peso ahora se ha recuperado completamente de esa derrota gracias a un presupuesto del 2019 considerado ampliamente como prudente, si no algo optimista, y un acuerdo con los tenedores de bonos del proyecto del aeropuerto cancelado.

El Secretario también dijo que si bien no tiene prisa por recomprar más bonos del proyecto cancelado del aeropuerto, eventualmente lo hará si le sobra dinero. México ha recomprado mil 800 millones de los 6 mil millones de dólares pendientes.

Añadió que las regalías que paga Pemex probablemente continuarán reduciéndose en los próximos años, y que no cree que una ley para reducir las comisiones bancarias sea la forma adecuada de bajar esas tasas.

La Bolsa Mexicana de Valores se recuperó luego de un anuncio el martes de que México reducirá la tasa impositiva pagada por las compañías sobre las ganancias de las ofertas públicas iniciales y eliminará un impuesto de retención para los inversionistas extranjeros en bonos corporativos. Sin embargo, no se ha recuperado completamente de las noticias a principios de noviembre de que los miembros del partido Morena de López Obrador en el Senado quieren una ley para reducir las comisiones bancarias.

Por un breve momento durante la entrevista, Urzúa pareció que se saldría del guión, diciendo que la tasa de interés de los préstamos de referencia de México del 8.25 por ciento "es un obstáculo que podría ser un poco complicado". Pero rápidamente volvió a su mensaje de no intervencionismo: "La tasa no es tan alta y pensamos que si podemos ajustar el sistema financiero podríamos aumentar el crédito".