Dan el 'ancho' en TV

Agencia Reforma
2019-01-10

Monterrey- Ser figura pública implica en muchas ocasiones compromisos como cuidar la imagen y lucir en buena forma.
Sin embargo, en casos excepcionales estar pasado de peso es una obligación para dar con el ancho del personaje.
Buenos ejemplos son Luz Ramos y Angélica Celaya, quienes para ponerse en los zapatos de Jenni Rivera tuvieron que subir de peso, la primera incluso a costa de su salud. Lo mismo ha pasado con otras actrices que en bioseries dieron vida a personajes relacionados con el medio del espectáculo.

Sube más de 20 kilos
Luz Ramos tuvo que sumar más de 20 kilos a su peso para interpretar a 'La Diva de la Banda' en la bioserie 'Su Nombre Era Dolores, La Jenn que Yo Conocí'.
Con la ayuda de un nutriólogo, la actriz se transformó en Jenni Rivera, muy a pesar de los riesgos de salud que podía tener.
Y es que Luz desconocía que sufría de hipotiroidismo, en el que uno de los síntomas es el aumento de peso.
Dijo que los doctores le llamaron la atención por subir de peso a propósito, pero ella tomó el riesgo y el reto.

Se luce a sus anchas
Angélica Celaya, quien también interpretó a Jenni Rivera en la bioserie autorizada por la familia de la cantante, 'Mariposa de Barrio', tuvo que aumentar de peso para el papel. Realizó una dieta hipercalórica que le llevó a subir seis tallas.
El peso no importó a la actriz porque dijo estar dispuesta a hacer lo que fuera necesario para acercarse lo mayor posible al personaje.
Aunque también recurrió a los rellenos en pecho, caderas y pompis para asemejarse a la figura voluptuosa de Jenni.

'Estoy gorda y está bien'
Si se trata de decir 'Las Verdades Bien Contadas', Andrea Ortega-Lee no tiene ningún problema.
La actriz dijo que no requirió ningún cambio en su figura para dar vida a Paquita la del Barrio en la bioserie porque llegó al set con unos kilos de más.
"No sé si me parezco, pero luego me veo en las imágenes y digo: 'sí, sí soy'. El trabajo de vestuario, maquillaje y caracterización fue extraordinario", contó Andrea, de 31 años de edad.
"Siempre he sido rellenita y, por lo general, he interpretado papeles que son así; de hecho, no me gusta usar la palabra 'rellenita' como para suavizar el tema. Estoy gorda y está bien. Es algo que soy y me ha ayudado en mi carrera".
Lejos de verse afectada por ser una actriz de talla 12, indicó, es su figura lo que la ha llevado a tener un estelar en cine, con 'Ella Es Ramona', después entrar en la serie 'Su Nombre Era Dolores, la Jenn que Yo Conocí', donde llevó el rol de su hija Jackie.

Kilos le cobran factura
Los 18 kilos que se vio obligada a subir le cobraron la factura a Damayanti Quintanar, quien caracterizó a Yolanda Saldívar en la serie 'El Secreto de Selena', basada en el libro de María Celeste Arrarás, que molestó mucho a la familia de 'La Reina del Tex-Mex'.
La actriz enfrentó problemas en la tiroides y niveles elevados de triglicéridos.
"Meses antes de grabar la serie empecé a subir de peso y me sentía sola en el proceso. Sabía que había un motivo, pero no estaba puesto en práctica y me desesperaba mucho, me sentía muy mal. Para subir 18 kilos comía todo lo que se me antojaba, como pasta, cerveza y otras cosas que engordan. El colesterol está en orden, pero los triglicéridos y la tiroides no, aunque ya se están acomodando", señaló la actriz durante el proceso de perder los kilos.
Damayanti interpretó el papel más difícil de la trama, a la asesina de Selena, quien le disparó después de sostener una discusión el 31 de marzo de 1995.