Caen 3 'polleros'; cobraban 5 mil dólares

El Diario de Juárez
2017-09-02

Ciudad Juárez.- Siete extranjeros que permanecieron dos días encerrados en una casa de seguridad, en espera del momento oportuno para cruzar en forma indocumentada a Estados Unidos, fueron asegurados por policías municipales y luego canalizados a la Casa del Migrante.

Como presuntos responsables del delito de tráfico de personas fueron detenidos tres hombres, los cuales presuntamente cobraron cinco mil dólares a cada uno de los ciudadanos que pretendían ingresar a El Paso, Texas.

Ricardo H. A., de 42 años, José C. S., de 39, y Alfredo F. H. de 28, fueron detenidos las primeras horas del sábado, presuntamente en el exterior de una casa ubicada en las calles Mauricio Corredor y Gabino Barreda, de la colonia Barrio Alto y consignados ante el Ministerio Público Federal, informó Arturo Sandoval Figón, vocero de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM).

Agregó que los extranjeros se encuentran en buenas condiciones. Cuatro son originarios de El Salvador, con edades de 40 y 24 años, además de  dos hermanos de 17 años; una persona de 51 años es originaria de Guatemala y dos mujeres de 38 y 23 años, proceden de la República de Honduras.

Todos ellos fueron trasladados a la oficina de Trabajo Social de esta Secretaría, donde posteriormente se hicieron los trámites legales para ponerlos a salvo en la Casa del Migrante y se le dio vista de este resguardo al Instituto Nacional de Migración.

El arresto de los supuestos “polleros” fue gracias a una denuncia anónima que daba a conocer la ubicación de los extranjeros.

Supuestamente, los agentes preventivos llegaron al lugar del reporte donde sorprendieron en el exterior del domicilio a un grupo de diez personas, siete de ellas cargando mochilas, mismos que reunían las características proporcionadas en el reporte.

Afuera de la casa fueron arrestados los probables traficantes de humanos.

Trascendió que los detenidos pretendían cruzar a Estados Unidos durante la madrugada de este sábado por el área de Anapra, cuando fueron sorprendidos por los policías preventivos.