Cambio de Unión Progreso no la exonera: La Torre

Orlando Chávez/El Diario
2019-01-07

Chihuahua.- El diputado de Acción Nacional, Miguel La Torre, declaró que la compra de Unión Progreso por otra institución financiera no la exonera de todos los señalamientos de corrupción y desvío de recursos durante la pasada administración estatal, cuando incluso el exgobernador del Estado, César Duarte, aceptó que ayudó a la institución al depositar por lo menos 65 millones de pesos. “Aún se tienen que seguir las investigaciones de lo que pasó con ese dinero”, dijo.
El legislador comentó que la compra de la institución financiera no cambia lo que ocurrió en la pasada administración, por lo que no puede darse por cerrado el caso.
“Unión Progreso arrastra lo ocurrido con Duarte y la investigación debe seguir”, añadió.
Dijo que a pesar de que haya cambiada de razón social al ser adquirida por otra empresa, los fondos siguen siendo los mismos y es importante que quede claro que fue lo que ocurrió con el dinero que recibió.
El sábado fue anunciado que la institución de crédito Unión Progreso, a la que el exgobernador priista César Duarte Jáquez destinó más de 60 millones de pesos, cambió de nombre a Bancadel y que ahora operará con otra razón social.
El nombre Bancadel, según el expediente 1939749 del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, fue concedido por el Gobierno federal en agosto de 2017 y cuenta con una vigencia de 10 años a partir de entonces.
Ayer los directivos ofrecieron una rueda de prensa en la que anunciaron que operarán como banca en todo el país con la razón social de Bankaool.
Datos en poder de este medio agregan que Bancadel cuenta también con nuevos accionistas, entre ellos el financiero Brad Hanson, directivo del corporativo MetaBank, basado en Sioux Falls, en el estado norteamericano de Dakota del Sur.
Bancadel se convertirá así en la más reciente denominación de una institución de crédito que, de acuerdo con una denuncia penal presentada en 2014 por la organización Unión Ciudadana ante la Procuraduría General de la República, recibió, a través de un fideicomiso, 65 millones de pesos en 2012 por parte de Duarte Jáquez, que se hizo así accionista de la empresa.
[email protected]