Caso El Navajo: justicia a medias

Blanca Carmona/ El Diario
2019-01-08

Ciudad Juárez- Menos de la mitad de las 12 personas detenidas por los crímenes de 12 de las víctimas halladas en el Arroyo El Navajo, permanecen recluidas en calidad de culpables.

Ocho de las 12 ya fueron sentenciadas, sólo a una de ellas se le encontró inocente. De los sentenciados condenatoriamente, seis fallos continúan firmes y otro fue revocado y se ordenó la libertad; se trata de Gerardo Páez Carreón.

Otros tres detenidos continúan presos en espera de una resolución judicial; otro arrestado murió antes de que llegara un fallo por parte de un tribunal y un implicado más, Camilo del Real Buendía, fue exonerado el viernes pasado al determinarse que las pruebas usadas para vincularlo a proceso eran ilegales.

Las 12 víctimas por las que se ha ejercido acción penal desaparecieron entre enero del 2009 y diciembre del 2010 y sus restos óseos comenzaron a recuperarse a partir del 21 de octubre del 2011 en las diferentes vertientes que conforman en denominado Arroyo El Navajo ubicado en el Valle de Juárez a 77 kilómetros de esta frontera.

Los primeros huesos encontrados, ese 21 de octubre corresponden a Jessica Terrazas Ortega. Aunque meses atrás, el 20 de enero del 2011, se habían recuperado en las inmediaciones del kilómetro 58 de la carretera Juárez Porvenir, cerca del poblado Las Placitas, restos del cuerpo de Mónica Delgado Castillo, pero en aquella fecha la autoridad determinó que se trataba de un caso aislado, de acuerdo con un seguimiento periodístico a las audiencias judiciales.

Sin embargo, entre los restos de Jessica Terrazas se halló un omóplato extra y a ese descubrimiento se sumó una tercera recuperación de huesos el 14 de enero del 2012 –que posteriormente se determinó que correspondían a Jazmín Salazar Ponce–.

A partir de esa información la autoridad decidió conformar un grupo de trabajo al tener la sospecha de que el Arroyo El Navajo era el tiradero clandestino de mujeres más grande del que se tenga conocimiento hasta la fecha, pues en total se han recuperado los huesos de 23 mujeres reportadas como desaparecidas.

Con la recuperación de los huesos, la Fiscalía de Género dio inicio a la carpeta de investigación 2104/2012 y en el 2013 se realizó la identificación de quienes se consideraron varios de los presuntos responsables.

En el 2015 se llevó a cabo el primer juicio oral en relación a 11 de las víctimas encontradas en el Arroyo El Navajo. El enjuiciamiento se instruyó en contra de César Félix Romero Esparza, “El Félix”; José Antonio Contreras Terrazas, “El Koyac”; Édgar Jesús Regalado Villa, “El Piwi”; Manuel Vital Anguiano, Jesús Hernández Martínez, alias “El Gordo Maloso” o “El Chuy” y José Gerardo Puentes Alva “El Gera” por los delitos de homicidio agravado y trata de 11 jóvenes. 

Las víctimas son María Guadalupe Pérez Montes, Lizbeth Avilés García, Perla Ivonne Aguirre González, Idalí Juache Laguna, Beatriz Alejandra Hernández Trejo, Jesica Leticia Peña García, Deysi Ramírez Muñoz, Andrea Guerrero Venzor, Mónica Liliana Delgado Castillo, Jessica Terrazas Ortega y Jazmín Salazar Ponce.

A excepción de José Gerardo Puentes, los otros cinco hombres fueron encontrados culpables y sentenciados a 697 años y seis meses de cárcel.

Sin embargo, Puentes Alva no recobró su libertad porque el Ministerio Público (MP) adscrito a la Fiscalía de Género le volvió a formular cargos, ahora por el ilícito de trata en perjuicio de otra mujer.

Un segundo juicio oral se siguió en contra de Humberto Gerardo Páez Carreón.

En junio del 2018 Páez Carreón había sido encontrado culpable y sentenciado a 65 años siete meses y 15 días de cárcel por los delitos de trata en perjuicio de Brenda Berenice Castillo García así como Beatriz Alejandra Hernández Trejo y por el homicidio de la primera de ellas.

Pero en noviembre del año pasado Páez fue absuelto por un tribunal de casación y actualmente continúa preso por los delitos de trata y violación presuntamente cometidos en contra de una mujer, quien fungió como testigo de identidad protegida en el primer juicio oral.

Al exonerar a Páez, un tribunal de alzada determinó que el MP no demostró un vínculo sólido entre el acusado y la organización criminal a la que presuntamente se dijo pertenecía, grupo que es considerado responsable de haber captado a las víctimas del Arroyo El Navajo para ofrecer sus servicios sexuales y que posteriormente las privó de la vida.

Un tercer juicio oral se siguió en contra de Pedro Payán Gloria, “El Pifas”, y terminó el 9 de octubre del 2017 con una pena de 430 años de cárcel, al ser encontrado culpable de los delitos de homicidio, trata y delincuencia organizada en perjuicio de 11 jóvenes, las mismas del primer juicio oral.

Además Payán Gloria compurga otra sentencia en calidad de responsable de los crímenes de Jusalet Alejandra de la Cruz Lucio y Nancy Gómez Farías, quienes fueron localizadas muertas en el viaducto Díaz Ordaz. Por esos hechos se le instruyó el juicio oral 72/15 y fue condenado a 64 años de prisión.

A la fecha continúan encarcelados y pendientes de sentencia Esperanza Castillo Saldaña, alias “La Paty”; Rafael Mena, “El Cheche” y Eduardo Sánchez Hermosillo, “El Flaco”.

Todos trabajaban en el Hotel Verde –donde se supone fueron prostituidas la mayoría de la víctimas, aunque en ninguno de los cateos se encontró evidencia de que ellas hubieran estado ahí– pero después del asesinato de dos agentes de la Policía Federal ellos fueron arrestados.

Sin embargo, a estas tres personas no se les enjuició por los homicidios de los agentes federales Simón Andrade Flores y Gustavo Rosales González.

El viernes pasado fue liberado Camilo del Real Buendía luego de que el Primer Tribunal Colegiado del Décimo Séptimo Circuito anuló las declaraciones tres mujeres que lo vinculaban con Adrián Roldán de la Cruz apodado “Z-1” o “El Miguelito” y considerado por las autoridades como el cabecilla de la organización delictiva, aunque fue asesinado en abril del 2013 durante un enfrenamiento con agentes ministeriales y por un caso de extorsión, sin que se le instruyera un proceso penal por los feminicidios.

Los testimonios anulados en el caso de Camilo del Real corresponden a las testigos identificadas públicamente con las iniciales N.SG.G.; L.E.A.H., y J.M.G.M.

Además Víctor Chavira García, alias “El Chino”, también acusado de ser parte de la red que “levantó”, prostituyó y asesinó a las 11 mujeres, murió en enero del 2014 cuando se encontraba encarcelado en espera de una sentencia.

Chavira era dueño de un negocio denominado “Sombreros El Caporal” y de acuerdo con las autoridades él trabajaba para la pandilla “Los Aztecas” entregándoles mujeres con la finalidad de que no le cobraran la “cuota”.

A Chavira se le acusa de haber entregado a Jessica Leticia Peña García al ahora sentenciado Pedro Payán Gloria.

En el Arroyo El Navajo fueron recuperados los restos óseos de 23 víctimas, pero sólo 11 casos han sido judicializados. En las otras víctimas no se ha determinado que exista un vínculo entre los procesados y ellas, indicó un investigador cercano al caso.

Entre las víctimas cuyos casos continúan pendientes de ser judicializados se encuentran Yazmín Taylen Celis Murillo, Lidia Ramos Mancha y Mónica Janeth Alanís, indicó el informante. Del resto se desconoce la identidad.

Además investigadores cercanos al caso de Arroyo El Navajo, denunciaron que Gobierno del Estado no ha dado cumplimiento a la sentencia del Campo Algodonero emitida por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en la que se le ordena al Estado Mexicano que asuma una serie de medidas para evitar la desaparición y asesinato de mujeres.