'Municipio pagaba indebidamente a Policía Estatal'

Orlando Chávez/El Diario
2019-01-08

Chihuahua.- El presidente municipal de Cuauhtémoc, Carlos Tena, declaró que los conflictos que ha tenido con el Gobierno del Estado se originaron en parte porque decidió cancelar el pago de 350 mil pesos mensuales que hacía el Municipio a la Policía Estatal para la manutención de los 18 agentes que integraban el mando único. Señaló que luego de esta medida el número de activos se redujo a ocho que ahora están acomodados en dos habitaciones.
Por su parte el expresidente municipal de Cuauhtémoc, Humberto Pérez, declaró a un medio local que no era un pago mensual, sino una  aportación única que se dio en septiembre pasado pedida por la Policía Estatal.
Tena declaró que cuando llegó a tomar el cargo en octubre del año pasado encontró que unos 10 días antes de que se diera el cambio de administración fue liberado un cheque por la cantidad de 350 mil pesos que fueron destinados a pagar el hotel y las comidas de los agentes. “Cuando me dijeron que siguiera pagando la manutención de los agentes estatales me negué, porque el municipio tiene otras prioridades que estarle pagando a agentes que están cómodamente en un hotel cuando no salen a los operativos”, dijo.
Añadió que a raíz de esta cancelación de pagos mensuales se tensaron las relaciones con la Policía Estatal, debido a que fue evidente que no les pareció que les hayan dejado de pagar el hospedaje y las comidas.
Mencionó que revisó los términos del documento que estableció el mando único y no figuraba que el Municipio tuviera que absorber los costos, incluso recalcó que se supone que la instancia estatal debe reforzar a las policías municipales. “Pero a nosotros no dos dieron ni una llanta, es más, nos quitaron cuatro patrullas, pero lo que tuve que hacer fue desactivarles el chip de la gasolina, porque si chocaban el seguro no me iba a cubrir los daños, porque ellos no son agentes municipales”, agregó.
Agregó que luego de negarles el pago de los gastos de manutención, se hicieron cambios y ahora los agentes estatales que quedan en la región están acomodados en un departamento de dos habitaciones.