Involucran a Peña Nieto en audiencia de Tachiquín

Heriberto Barrientos/El Diario
2019-01-10

Chihuahua.- Un cuñado del expresidente de la República, Enrique Peña Nieto, identificado como Juan José Chimal, habría sido la persona beneficiada con el presunto desvío de 23 millones 200 mil pesos, realizado el 13 de abril de 2015, y cuyos recursos públicos salieron de la entonces Secretaría de Educación, Cultura y Deporte (SECyD), cuando su titular era Marcelo González Tachiquín.
Anoche, hasta el cierre de la edición, el juez de Control Luis Carlos Flores Morales analizaba si se le imponía al acusado la prisión preventiva, quien fue detenido mediante orden de aprehensión girada el martes y ejecutada en el exterior de su residencia ubicada en el fraccionamiento Cerrada Cimarrón de esta ciudad.
Marcelo González, en el anterior sexenio fue uno de los hombres cercanos y de mayor confianza del exgobernador César Duarte Jáquez; ocupó la Secretaría Particular, luego la dirección de Pensiones Civiles del Estado y posteriormente la Secretaría de Educación (hoy SEyD) de donde presuntamente se hicieron desvíos multimillonarios.
El próximo domingo 13 de enero, a las 10 de la mañana se realizará la audiencia de vinculación o no a proceso, dentro de la causa penal 19/2019, por el delito de peculado agravado.
Sin embargo, el exfuncionario estatal, quien del año pasado a la fecha había tramitado ocho amparos, enfrentará una segunda imputación ante los jueces locales por el desvío de un millón 700 mil pesos, en la simulación de entrega de apoyos al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación Sección (SNTE) 8, mediante la Dirección de Servicios Educativos del Estado de Chihuahua (Seech), entre los meses de abril y julio del año 2015.
El juez de Control, Luis Carlos Flores Morales, negó inicialmente aceptar las suspensiones provisionales que obtuvo de dos amparos González Tachiquín, una el 30 de noviembre del año pasado en el juzgado Décimo con el número de expediente 2000/2018 y otra del amparo 021/2019 que interpuso este martes en el juzgado Tercero de Distrito, precisamente el día que fue detenido, pero que surtía efectos hasta un día después, es decir, ayer para no ser capturado por autoridad alguna.
Sobre su captura, los fiscales de la unidad especializada anticorrupción mejor conocida como, “Expedientes X”, revelaron al juez local que el imputado, como exsecretario de Educación, Cultura y Deporte, junto con otros servidores públicos, donde se repartieron diversos roles, participó en la simulación de un contrato por la prestación de servicios de “Asesoría técnica y financiera, análisis de recuperación y/o reextructura y/o regularización con base a la determinación de incremento o déficit al presupuesto del Fondo de Aportación para la Educación”, en abril de 2015, para desviar la cantidad de 23 millones 200 mil pesos a favor de la empresa moral denominada “Explocean S. de R. L. de C. V.”.
De esta empresa, a decir de la FGE, se benefició al cuñado del expresidente de la República, identificado como Juan José Chimal quien sin embargo no aparece su nombre inscrito en el acta constitutiva.
Fue desde la Secretaría de Hacienda encabezaba en ese entonces por Jaime Ramón Herrera Corral (actual testigo protegido), donde se autorizó la suficiencia presupuestal, para que el 13 de abril de 2015 se emitiera el cheque y saliera de la cuenta bancaria número 4044107993 de la institución HSBC, como pagó a la referida empresa, cuyo servicio nunca se prestó. La defensa de González Tachiquín, encabezada por el despacho “Villasana y Asociados”, pidió al juez Flores que la Fiscalía precisará el rol que desempeñó su cliente, a lo que la respuesta del juzgador textualmente fue: “Yo no puedo obligar al Ministerio Público”, en relación a que dijera cuál fue el rol en el supuesto desvío, supeditando su autoridad ante la representación social.
Marcelo González solicitó hacer uso de la voz, provocando la sorpresa en sus abogados, entre ellos Enrique Muñoz, quien pidió un receso al juez Flores para aconsejar a su representado, quien finalmente desistió al reanudarse la diligencia hablar ante el estrado. Según el testigo con identidad reservada bajo el número “65W6759R”, y quien trabajó en la Secretaría de Hacienda, el entonces gobernador César Duarte Jáquez fue quien instruyó el desvío de 23 millones para quedar bien con el entonces presidente de la República, Enrique Peña Nieto. Afirmó el testigo que les ordenaron hacer ese pago a favor de la empresa “Explocean S. de R. L.”, pero que inicialmente les pedían 50 millones de pesos como pago por supuestos servicios de asesoría técnica inexistentes aprovechando diversas lagunas por la Reforma Educativa, pero finalmente pagaron la cantidad de 23.2 millones de pesos.
Los abogados defensores pidieron que para la próxima audiencia del domingo, comparezcan Ricardo Yáñez Herrera (actualmente sentenciado) y Carlos Vázquez Aldaco, quienes hicieron declaraciones ante el Ministerio Público involucrando a Marcelo González en los hechos. Al termino de la audiencia, el imputado regresó al Cereso en donde quedó recluido.

'No me voy a ir señor juez, siempre regreso de mis viajes'
“No me voy a ir señor juez, siempre regresó de mis viajes. Tengo el privilegio de ser profesor de la Universidad Autónoma de Chihuahua de la Facultad de Derecho, al que renuncié por ética”, dijo anoche Marcelo González Tachiquín al juez de Control, Luis Carlos Flores, momentos antes de que el juez decidiera si se le imponía la prisión preventiva.
Desde el estrado en la sala Uno, el exsecretario de Educación expresó textualmente: “Trabajo en mi casa, tengo la gran bendición de ser socio de una compañía que tiene su sede en el estado de Arizona. Yo me dedico señor juez, a cambiarle el mundo a las personas para que ellos lo cambien también”.
Y continuó: “Nuestra labor consiste en dar 'coaching' y consultoría a empresas en línea por medio de mi computadora, tengo grabadas mas de mil llamadas, tengo clientes en mas de ochenta países”, aseguró.
“Además yo llevó personalmente a mis dos hijos a escuelas particulares en esta ciudad de Chihuahua”. Sobre su rutina de trabajo, narró González, “mi día empieza a las cinco de la mañana con videoconferencias en Sri. Lanka y países de Europa. Siempre regreso de mis viajes y yo amo a la ciudad en la cual formé a mi familia. No me voy señor juez, le dejo mi pasaporte y mi visa láser”, subrayó.
[email protected]