Supuesto 'Artista Asesino', entre una ejecución y posible tortura

El Diario de Juárez
2019-01-10

Ciudad Juárez— Un presunto integrante de la pandilla “Artistas Asesinos” ayer fue vinculado a proceso penal acusado de haber asesinado a una persona el pasado primero de enero en la colonia Antonio Silvia.
El sospechoso José Francisco Hinostroza Martínez, apodado “El Pancho” o “El Chester”, denunció que fue torturado por agentes de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM) y el Tribunal ordenó la implementación del Protocolo de Estambul.
El homicidio de Édgar Lorenzo Morales Sáenz sucedió el pasado primero de enero, aproximadamente a las 15:00 horas en las calles Privada Sabino Hinostroza y Ortiz Rubio de la colonia Antonio Silva al ocurrir una pelea.
Un testigo de los hechos declaró que él era amigo de la víctima desde hacía 13 años. Explicó que el primero de enero se encontraba en su casa, junto Édgar Lorenzo y con Erick y al salir se encontraron con el ahora detenido y otro hombre identificado como Luis.
Al pasar por  el terreno donde estaban trabajando el sospechoso y Luis, la víctima le preguntó a este último si él era la persona que días antes le había arrojado una piedra. Entonces se acercaron e inició una pelea entre Édgar y Luis, el ahora arrestado se acercó y agredió a la víctima.
Luego se escuchó un balazo y cuando el testigo volteó vio que José Francisco “El Pancho” tenía en sus manos una pistola, una escuadra de color negro.
Morales Sáenz fue trasladado al Hospital 66 del IMSS en donde perdió la batalla al desangrarse por el impacto de bala que recibió en un pulmón. Su cuerpo fue trasladado al Servicio Médico Forense (Semefo) y quedó registrado bajo el número 10/19. Posteriormente su concubina y su padre lo identificaron.
Ayer el juez de Control Alberto Ocón Campos le dio valor a todos los datos de prueba presentados por un agente del Ministerio Público (MP) y también consideró que al cometer el crimen “El Pancho” incurrió en la agravante de ventaja, por la utilización del arma de fuego.
El juez también concluyó que no quedó acreditada la agravante de alevosía, pues no hubo un acecho previo al homicidio como acusaba el MP.
El resolutor dejó vigente la medida cautelar de prisión preventiva.