La conductora de Tv Griselda Ramos no murió por accidente sino por mala práctica médica: Colegio de Médicos

De la Redacción
2019-01-11

La conductora de televisión Griselda Ramos, fallecida en mayo de 2018 no perdió la vida por “causas naturales” sino a consecuencia de una mala práctica médica realizada por un falso especialista, señaló el Colegio de Cirujanos Plásticos de Chihuahua, mismo que acusó omisión por parte de la autoridad judicial.

“Ella murió en mayo de 2018, los familiares interpusieron la denuncia, se reunieron evidencias, se hicieron dictámenes médico-periciales, se rehízo la autopsia porque estaba mal hecha y allí se perdió mucho tiempo. Sin embargo, todo ese material probatorio estaba reunido pero una juez de Cuauhtémoc –donde falleció Griselda- emitió un resolutivo diciendo que fue un homicidio imprudencial con derecho a fianza, cosa que no es así, porque las periciales demostraron que hubo una mala práctica”, aseguró el doctor Ernesto Theurell Sangeado especialista en Cirugía Plástica miembro de la Academia Mexicana de dicha rama y único perito en la materia en el norte de México.

Explicó que luego del citado resolutivo de la juzgadora tanto la familia de Ramos como el Colegio de Médicos se inconformó y pidieron que el caso se trasladara a Chihuahua.

“Hay una mala práctica médica allí. La causa de muerte fue una tromboembolia pulmonar ocasionada por la inyección de grasa en los glúteos, procedimiento hecho por alguien que no cuenta con la preparación académica y práctica requerida. La resolución de la juez salió en noviembre y de inmediato se interpuso el recurso de inconformidad, se pidió una revisión y que el caso se trasladara a Chihuahua. Estamos en espera de lo que determine la autoridad”, dijo el entrevistado.

Theurell fue enfático al señalar que tanto la autoridad judicial como sanitaria “deja mucho que desear” ante este tipo de casos y denuncias.

“Las autoridades dejan mucho que desear cuando hay este tipo de denuncias. Hay falta de acciones concretas por parte de las autoridades, omisiones muy evidentes. La COESPRIS tampoco está haciendo su trabajo porque hay casos de falsos especialistas que siguen operando a la vista de todos”, apuntó.

En el caso particular de Griselda Ramos, el especialista informó que además de la denuncia por homicidio en contra del médico que la operó, hay otra denuncia por usurpación de funciones interpuesta por la Dirección Estatal de Profesiones.

“Son dos denuncias en contra del médico Erick E. la primera que ya mencionamos y una más por parte de profesiones por usurpación de funciones; esa también está en proceso y aún no han dado un fallo. Desconocemos si él sigue operando, sabemos que la oficina que tenía en la ciudad de Chihuahua cerró pero estamos tratando de ubicarlo. Además de él, hay otros estéticos que han salido a la luz y que están también bajo investigación. Nos urge que COESPRIS se ponga las pilas, porque no actúa, no da pie con bola”, enfatizó el galeno.

De acuerdo con el Colegio de Médicos, los casos de malas prácticas por parte de falsos especialistas en cirugía plástica continúan dándose de manera cotidiana y es la omisión de la autoridad la que permite que esto suceda y que deje a pacientes con secuelas graves o les ocasione la muerte.

“Algunos ni siquiera son médicos, otros son médicos generales que realizan procedimientos quirúrgicos a pesar de contar solo con un diplomado tomado en línea cuando esta especialidad requiere de por lo menos 12 años de estudios”, apuntaron.

Otros casos de cirugías plásticas con consecuencias graves son el de Laura Ávila, fallecida a finales de noviembre pasado luego de las complicaciones que tuvo tras someterse a una rinoplastia en Ciudad Juárez. Ávila, residente de Dallas, Texas, viajó a Juárez para someterse a una cirugía de nariz sin embargo, durante el procedimiento, sufrió un paro cardiaco durante cuatro minutos.

En septiembre de 2014, María Nidia Ramos Ramos perdió la vida tras un procedimiento estético. La clínica donde se operó ya había sido clausurada por la COESPRIS por diversos motivos, entre ellos, la falta de cédula profesional del médico que operó a Nidia para ejercer como cirujano plástico, y la existencia de medicamentos caducos, tampoco se comprobó la desinfección del lugar y del equipo, además de que no tenía un programa para el manejo de residuos peligrosos, biológicos e infecciosos.

El pasado jueves 11 de enero, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, emitió una advertencia a todas las personas que se han sometido a una cirugía plástica en Tijuana, México, esto tras registrarse varios casos de infecciones resistentes a antibióticos. Según la CDC, el procedimiento médico más común al que pacientes se han sometido en México es la cirugía para perder peso, y la mitad de las infecciones precisamente ocurrió en un hospital de dicha ciudad fronteriza.