La mosca capaz de eyacular 20 veces su tamaño

ABC
2016-05-25

Ciudad de México.- Pequeño pero matón. En cuestión de proezas sexuales, nadie gana a los machos de la mosca de la fruta. Este insecto que mide unos pocos milímetros es capaz de eyacular un esperma de hasta 5,8 cm, alrededor de 20 veces más que su propio cuerpo. Las comparaciones son odiosas, pero el esperma humano tendría que medir 40 metros para ponerse a la altura.

En el reino animal, los machos que compiten por sus parejas con mayor intensidad son los que desarrollan adornos más elaborados, como astas, cuernos y plumas llamativas. El esperma inusualmente grande es uno de los ejemplos más extremos de ornamentación sexual que se han descubierto. Pero esta exhibición es energéticamente muy costosa de producir, ¿para qué tanto derroche? Investigadores de la Universidad de Siracusa en Nueva York (EE.UU.) explican en la revista Nature que la causa es una intensa selección sexual.

Resulta que el esperma más largo es mejor que el corto para desplazar a los posibles competidores del receptáculo seminal de la hembra y, al mismo tiempo, la longitud del receptáculo seminal determina la preferencia de ellas por el esperma más largo.

Los autores demuestran que los genes que confieren los espermatozoides están correlacionados con los que confieren un receptáculo seminal más largo. Por lo tanto, la preferencia femenina y el tamaño del esperma coevolucionan. Este proceso es reforzado por el hecho de que un receptáculo seminal más largo se relaciona con intervalos más cortos entre acoplamientos de la hembra, aumentando la competencia del esperma y por lo tanto la ventaja del esperma más largo.

Esto también trae un beneficio para las hembras. Solamente los machos grandes y saludables que llevan «buenos» genes pueden producir un esperma largo en cantidades suficientes para competir contra los otros pretendientes. Por lo tanto, un largo receptáculo seminal maximiza las posibilidades de la hembra de tener descendencia con genes de alta calidad, unos hijos fuertes y sanos. Ambos sexos ganan en esta carrera evolutiva.