Donald Trump, un ‘deportador’ a la espera

The New York Times
2016-09-02

Ciudad de México.- No se confundan con los días de mensajes mezclados de la campaña de Donald Trump o el engañoso viaje a México, donde fue cortés con el presidente.

Al hablar el miércoles en Phoenix, Trump no se retractó o suavizó siquiera su promesa de deportar a 11 millones de inmigrantes ilegales.

Su discurso -resumido en 10 puntos, saturado de estadísticas, frases improvisadas y una audiencia que lo ovacionaba- fue una declaración recalcitrante como cualquier otra que él ha dado.

Fue un discurso de deportación masiva, aunque haya evitado esa frase. Era difícil que perdiera su intención.

Dejando de un lado un poco el tema del muro “impenetrable”, habría que aplaudir la ingeniería de ficción. Para entender lo que resulta tan atractivo y escalofriante de Trump, hay que enfocarse más bien en algunas cosas que él podría intentar hacer, si Estados Unidos le da el trabajo de presidente y el Congreso le otorga el dinero.