Se casó con ermitaño millonario y no recibió nada de su herencia

Excélsior
2017-01-12

Ciudad de México.- Sandrine Devillard de 40 años es una agente inmobiliaria parisina, quien contrajo matrimonio con un agricultor de 67 años en un pueblo de los Alpes, Marcel Amphoux, a quien sus conocidos lo llaman ‘el ermitaño de los Alpes’, aunque tiene una cuantiosa fortuna y varias propiedades en Puy-Saint-Pierre.

Desafortunadamente Amphoux murió en un accidente de tránsito en 2012, tan solo después de un año de matrimonio con Devillard y 25 años de diferencia entre ellos.

Cuando se leyó el testamento del ‘ermitaño de los Alpes’, su viuda descubrió que este no le había heredado nada, ni dinero, ni propiedades, a pesar de ser dueño de varios chalets y estaciones de esquí en Serre Chevalier.

La mujer inmediatamente puso una demanda y aseguró que el testamento era falso, ya que había sido escrito a mano por el mismo Amphoux, y reclamaba las propiedades que habían sido destinadas para una de las primas del hombre y algunos conocidos que vivían en el mismo pueblo que él, Puy-Saint-Pierre.

Tras las investigaciones de las autoridades francesas, el fiscal Rafael Balland confirmó que el testamento era real y que ‘la voluntad debía cumplirse y que no había evidencia para considerar que esa no era la letra del difunto’.

Mientras tanto el abogado de Marcel Amphoux confirmó que el hombre jamás consideró heredarle algo a su esposa.

Todos los que vieron el documento confirman que es la letra de Marcel. Él declaró varias veces que no pensaba dejarle nada a su esposa’, declaró a medios franceses.

La fiscalía también apunto que no rechazó el testamento, ya que las condiciones en las que vivía Marcel eran desconocidas y es difícil comprobar aspectos fraudulentos por parte de su ahora viuda.