Intenta Ivanka sumarse a mensaje de Oprah; #YoTambién la rechaza

Agencias
2018-01-10

Ciudad de México.- Ivanka Trump alabó el discurso que Oprah dio en los Globos de Oro e intentó sumarse al movimiento de mujeres manifestándose contras las agresiones sexuales El Tiempo se Acabó (llamado en inglés #TIMESUP).

Las mujeres del movimiento le dijeron "gracias, pero no gracias".

El lunes la primogénita del presidente Donald Trump tuiteó que “en el horizonte hay un nuevo día”, calificando como “empoderador” e “inspirador” al discurso. Hizo un llamado para que mujeres y hombres se unieran y dijeran que el tiempo se agotó, en referencia al grupo recientemente lanzado en Hollywood de más de 300 mujeres que están tomando medidas destinadas a combatir el acoso sexual en su industria y otros ámbitos. Ivanka Trump culminó el tuit con el hashtag #Unidos.

Pero le faltó admitir que, teóricamente, uno de los hombres a quienes debe acabárseles el tiempo es su padre, a quien más de 12 mujeres han acusado de conducta sexual reprobable y que fue grabado alardeando sobre agresiones sexuales. Varias de esas mujeres se manifestaron apenas el mes pasado, renovando sus acusaciones gracias al movimiento #YoTambién.

Observadores se apresuraron a señalar la hipocresía del apoyo de Ivanka Trump hacia el mensaje de Oprah y las mujeres que contaron en los últimos meses sus historias de acoso y abuso. A pesar de la sinceridad que pudieran haber tenido sus intenciones al tuitear, debido a sus actos (o, a menudo, falta de acción), sus palabras parecen huecas, como muchos opinaron vía Twitter.

Varias de las iniciadoras e impulsoras del movimiento le sugirieron que si realmente desea ayudar, puede donar recursos económicos a la fundación que defiende a víctimas de acoso de su padre, el presidente de EU.

En el curso de su carrera, Ivanka Trump ha tratado de presentarse como activista del feminismo y de presentar a su marca como empoderadora. El año pasado lanzó un libro, "Mujeres que Trabajan", el cual fue considerado superficial y lleno de generalidades. Su marca se dirige a un estilo de vida y una opulencia a los cuales la mayoría de las mujeres sólo pueden aspirar, mientras que muchos de los esfuerzos feministas de Ivanka se han quedado cortos.

Ha apoyado, o al menos se ha mostrado cómplice, en numerosas de las políticas de su padre que han afectado a las mujeres. Respaldó la medida del presidente Trump de invalidar una regla destinada a recolectar datos sobre inequidad salarial de género y guardó silencio mientras el mandatario intentaba minar la salud y los derechos de las mujeres.

Cierto, a su hija no puede echársele la culpa por la mala conducta del presidente Trump.

Pero el intento de Ivanka por sumarse a #YoTambién es de mal gusto. Muchas personas no creen su postura feminista, previa o posterior el tuit sobre Oprah.