Reprueban usuarios el transporte público en Chihuahua

El Diario
2018-07-15

Chihuahua, Chih.- El transporte público urbano en el estado de Chihuahua fue uno de los servicios bajo demanda con la más baja calificación a nivel país en la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental 2017 (Encig 2017), pues recibió en promedio una calificación de 6.1.  
Lo anterior, según una infografía de los resultados de la Encig 2017 realizada por el Inegi y expuesta en el portal del Consejo de Desarrollo Económico del Estado de Chihuahua y la Plataforma de Inteligencia para la Competitividad del Sector Privado.
Dicha calificación se obtuvo en base a la percepción ciudadana tanto de su línea troncal como alimentadoras y que se ha convertido en una de las denuncias ciudadanas más sentidas por los chihuahuenses.
Dentro de la Encig en el rubro de “transporte público masivo automotor”, que se refiere a las líneas alimentadoras, se desglosan distintos aspectos tales como la suficiencia de rutas, en la cual Chihuahua se ubicó por debajo del promedio nacional (68.6) según la percepción de los usuarios con un 44.2 de los entrevistados que aseguró el servicio no cuenta con el suficiente número de rutas, lo que lo posicionó en el cuarto estado que peor calificó este aspecto a nivel país.
Sobre el punto anterior varios de los usuarios han manifestado a El Diario, que en varias colonias, sobre todo de la periferia, cuentan tan sólo con una ruta, factor al que contribuye la desmedida creación de fraccionamientos que se alejan de la mancha urbana, los cuales rebasan la implementación de rutas nuevas que puedan satisfacer la demanda de los ciudadanos.
Otro de los aspectos peor calificados se refiere al tiempo de espera, en el cual  la entidad se encuentra en números rojos, ya que hasta un 55.8 por ciento de entrevistados aseguró haberse demorado esperando abordar una unidad de transporte, lo cual es patente en los paraderos, donde la gente se aglutina esperando el camión, mismo que se llena de manera muy rápida por lo que, derivado de falta de unidades para cada ruta, hay tiempos de espera de hasta media hora en sitios donde no existen sombras o bancas, sino sólo una señal vial azul que indica la parada de autobús.
En cuanto al trato por parte de los operadores, 46.8 por ciento de los entrevistados señalaron que no recibieron un “trato amable y respetuoso”.
Los chihuahuenses también calificaron en distintos aspectos de importancia la funcionalidad del Metrobús que en la Encig se nombra “Autobús de Tránsito Rápido” debido a que cuenta con carriles, estaciones y paraderos propios y de infraestructura específica.
En este caso sólo nueve estados de la república mexicana cuentan con un servicio similar.
Cuando se les preguntó a los usuarios si el acenso y descenso se realizaba en paradas oficiales el 94 por ciento aseguró que era así.
En contraparte al tratarse del respeto de los conductores a los señalamientos viales; 15.8 por ciento de los pasajeros consideraron que no había respeto por los mismos por parte de los operadores.
Lo anterior y otros cuestionamientos repercuten directamente en el nivel de satisfacción que los usuarios aseguran tener para el servicio de transporte. En el primer caso los chihuahuenses reprueban de manera abrupta el “transporte público masivo automotor”, en este caso líneas alimentadoras, las cuales obtuvieron sólo un 36.0 por ciento de aprobación.
En contraparte la línea troncal obtuvo hasta 74.6 puntos porcentuales de aprobación.
A pesar de las evidentes muestras de desaprobación desde la llegada del nuevo sistema de transporte a Chihuahua, este no ha logrado un cambio sustancial para beneficio de los usuarios, quienes constantemente han denunciado el golpe a sus economías luego de que pasaran de pagar sólo un camión que los llevaba al Centro de la ciudad directamente desde un paradero en su colonia, a tener que pagar un primer camión que los lleva hasta una estación para ahí pagar de nueva cuenta otro pasaje y transbordar, lo cual también contribuye en sus tiempos de espera y traslado, que en ocasiones pasaron de 20 minutos hasta una hora y media.
A pesar de que la presente administración presentó un proyecto reformador de este sistema dentro del Plan Sectorial de Movilidad Urbana Sustentable, el cual contemplaba una inversión de más de 2 mil millones de pesos en una inversión tripartita, mismo que desde hace un año quedó congelado, según por la falta de aportaciones federales, según comentó la titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología, Cecilia Olague.