Adolescente de 17 años planeó el homicidio de una familia

Excélsior
2016-05-05

Ciudad de México.- Un adolescente de 17 años de edad planeó y ejecutó, junto con dos cómplices, el homicidio de una familia, en la delegación Iztapalapa.

La fiscal para la Atención de Niños, Niñas y Adolescentes de la Procuraduría General de Justicia del Distrito federal (PGJDF), Margarita Maguey Neria, señaló que los hechos, en los que murió una mujer y su hija, se registraron el pasado 3 de mayo, en un domicilio ubicado en la calle de Diego Rivera, esquina Ramos Millán, colonia San Miguel Teotongo.

"Un testigo de los hechos vio al adolescente en conflicto con la ley penal llevar en varias ocasiones agua en una cubeta al cuarto donde fueron encontradas las occisas, sin saber cuál era el motivo, al cuestionarlo al respecto, refirió que estaban estudiando junto con sus compañeros y que se habían salpicado de pintura, percatándose el declarante, que el probable responsable traía manchas rojas en el cabello, cara y en las mangas de la playera que vestía”, indicó la funcionaria capitalina.

Las autoridades revelaron que el adolescente planeó la muerte de la mujer y su esposo, de su hija y de la abuela paterna. No obstante, cuando llegaron al domicilio estaban las dos mujeres solas.

El imputado construyó una maqueta, la cual fue encontrada en su domicilio, en donde incluso elaboró los cuerpos de las víctimas con plastilina.

El móvil del crimen era el robo un auto y una motocicleta, propiedad de las víctimas, que pretendía intercambiar por armas.

"A la hora de encontrar en el domicilio de uno de los imputados la maqueta y el cuaderno, que viene siendo un indicio, el cuaderno y la maqueta, se lee que tienen ahí un vehículo con una cantidad, que es el de las víctimas y una moto”, apuntó la fiscal de la PGJDF.

Los otros dos cómplices, de 13 y 16 años permanecen prófugos, pero al parecer todo lo planeó el adolescente detenido, quien, junto con su madre, rentaba un cuarto a las víctimas.

El detenido estudiaba la secundaria y se reservó el derecho a declarar, pero el médico legista no percibió arrepentimiento o algún problema de conducta.

"Lo señala el médico coherente, congruente, normal, sin aliento alcohólico ni intoxicado”, concluyó Maguey Neria.