Miguel fue al ‘Pulse’ con una amiga… ahí murió

Reforma
2016-06-15

Ciudad de México– Miguel Ángel Honorato, uno de los cuatro mexicanos que fallecieron en el atentado al bar Pulse en Orlando, era bueno para los negocios.

Su hermano José relató en entrevista que Miguel ayudó mucho al crecimiento de los negocios de la familia, dedicada a los restaurantes.

“Era muy alegre, muy luchador para los negocios. Hemos crecido bastante con él y nos va a hacer mucha falta”, comentó.

La familia Honorato vive en Apopka, Florida, desde 1991.

El papá de Miguel aprovechó la reforma migratoria de 1986 en Estados Unidos, que daba amnistía a los migrantes indocumentados, y logró regularizar a la familia, por lo que aunque los hijos nacieron en México, también son ciudadanos estadounidenses.

El menor de tres hermanos, Miguel, de 30 años, estaba casado y tenía tres hijos.

“Era muy trabajador, nunca dejaba el trabajo por salir, pero sí le gustaba salir de vez en cuando con los amigos.

“Esa noche salió con unas amigas, lo invitaron a este bar... son lesbianas, Miguel les llamó, porque hablaba con una de ellas bien y lo invitaron ahí”, recordó.

José indicó que el Consulado de México en Orlando se ha puesto en contacto con la familia, pero apuntó que lo único que quieren del Gobierno es que los ayude a tramitar las visas de una tía que vive en Cuernavaca y de la abuela y otra tía que viven en Tenanguillo de las Cañas, Guerrero, para que den el último adiós a Miguel.

La familia decidió que sea enterrado en Florida.

“Mi mamá no quiere llevarlo para México, quiere que se quede aquí con sus hijos”, dijo.