Nuevas caravanas migrantes, anuncia Sánchez Cordero

Excélsior
2019-01-07

Frente a embajadores y cónsules de México en el mundo, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, reconoció que el fenómeno migratorio en la región de Centroamérica, representado por caravanas y flujo cotidiano de personas en lo individual, habrá de continuar e incluso podría crecer en los meses y años venideros.

"A mediados de este mes de enero se espera la llegada de otra caravana migrante”, anunció la funcionaria.

Tan solo en 2018, agregó, más de 300 mil personas ingresaron a territorio mexicano por la frontera sur, la mayoría sin orden ni registro. En tanto, las caravanas de octubre pasado significaron, aproximadamente, el paso de 10 mil hombres, mujeres y niños. 

Frente a esta realidad, anunció, el Gobierno de México implementará en breve su nueva política migratoria de ingreso ordenado, seguro y bajo un enfoque humanitario.

"Nuestra visión es que los migrantes no son delincuentes mucho menos constituyen una amenaza a la seguridad de México o de los Estados Unidos. m“Son seres humanos que buscan escapar de una realidad de inseguridad y de carencias en sus países de origen”, aclaró.

 

Informó que en la frontera sur existen 12 puntos de internación terrestre, a través de los cuales el Instituto Nacional de Migración, atiende a las personas que desean ingresar a territorio mexicano por causas diferentes, pero también se tiene detectados y ubicados aproximadamente 370 puntos de cruce ilegal.

"Lo primero que estamos haciendo es fortalecer la capacidad de atención en los 12 puntos de ingreso terrestre con los que ya contamos, para luego determinar en cuáles de los puntos hoy ilegales es posible instalar al INAMI para el trámite de registro y admisión de migrantes. Los puntos en que lo anterior no sea posible serán vigilados y controlados para evitar el acceso no documentando de personas a nuestro territorio”, advirtió.

Quienes pretendan cruzar México por la frontera sur deberán llenar una solicitud de ingreso en la que, además de proporcionar sus datos personales, tendrán que mostrar un documento de identidad personal, cuando se tenga, así como sus huellas dactilares y fotografía del rostro.

"Quienes rechacen proporcionar sus datos de identidad y los datos biométricos antes indicados no podrán ingresar a territorio mexicano, advertidos de que en caso de hacerlo por un punto fuera del control oficial, al ser detenidos por la autoridad mexicana serán devueltos a su país de origen o a aquél desde donde accedieron”.

A los que realicen su trámite conforme la ley mexicana, se garantizará la respuesta inmediata a su solicitud en un plazo no mayor a 72 horas, salvo los casos en que se requiera mayor información del solicitante.

Para los migrantes cuyo objetivo al ingresar a territorio mexicano es transitar hacia los Estados Unidos, la política consistirá en ordenar su estancia y movilidad con plazos ciertos para que, llegado el caso, retornen a sus países de origen, si es el caso de que no sea posible su acceso al país vecino, señaló Sánchez Cordero.