Hace crisis la falta de agua: urgen medidas inmediatas y a largo plazo

Editorial
2018-06-02

La escasez de agua en el estado de Chihuahua ha llegado a extremos sumamente críticos, como no había ocurrido desde los años ochentas, cuando no llovió en este territorio durante varios años consecutivos: advertimos en este espacio a mediados del mes de junio del año pasado, cuando aún en la capital del estado se mantenía un tandeo de cuatro horas en la mañana y cuatro en la tarde y noche en un gran número de colonias; sin embargo, este año la crisis llegó al finalizar el mes de mayo.
El sistema de tandeo no solamente se ha mantenido, sino que ha llegado a un 67.4 por ciento de las colonias de la ciudad, las cuales reciben el servicio de agua de manera irregular e incluso el tandeo se redujo a una vez al día y con menos horas. La crisis es tal que varias colonias se abastecen por medio de pipas y sólo una tercera parte de las zonas habitacionales cuenta con el suministro las 24 horas del día, de acuerdo con el comportamiento histórico en cifras de la Junta Municipal de Agua y Saneamiento (JMAS).
La misma JMAS tiene el dato de que la demanda de agua en los meses de mayo, junio y julio crece un 30 por ciento, debido a las altas temperaturas, que tanto el año pasado, como éste, han llegado a 40 grados y según cálculos del presidente de este organismo, Roberto Lara Rocha, es como si 250 mil llegaran a vivir a Chihuahua; de hecho refirió que en 10 años la ciudad registra un crecimiento urbano de 38.7 por ciento y se extraen al día 378 litros de agua por habitante.
Ante la urgencia del agua en las colonias, han aparecido en el escenario improvisados repartidores de agua que colocan en sus pick ups contenedores de plástico para vender el agua. Según vecinos de algunas colonias se trata de “trocas” que cobran entre 30 y 40 pesos, en tanto que las pipas cobran alrededor de 200 pesos por llenar un tinaco, cuando usualmente pagan entre 250 y 300 pesos a la JMAS por mes por ese servicio.
Las ganancias para estos repartidores pueden generarles una utilidad desde 2 mil 200 hasta 6 mil 600 por viaje; de acuerdo con las tarifas que la JMAS usa para cobrar su servicio, el suministro desde mil hasta cinco mil litros de agua en este mes es de 118.8 pesos, mientras que el costo de entrega de alguna empresa particular de acarreo puede rondar entre los 750, 900 y mil 350 pesos para pipas de cinco mil, 10 mil y 15 mil litros de capacidad, respectivamente. Hay que advertir también que si bien esta agua puede servir para uso doméstico, no necesariamente es agua potabilizada.
Por su parte el Ayuntamiento de Chihuahua ha ofrecido llevar agua gratuita a las colonias, sin embargo esto es poco conocido por los habitantes. Ayer el secretario del Ayuntamiento, César Jáuregui Moreno, anunció que a partir de ahora, se abastecerá de agua potable a las colonias que sufran de escasez, ante la ola de calor que se presenta, con alrededor de 40 pipas habilitadas en coordinación con JMAS a fin de que sean avaladas para repartir agua para consumo humano y será a través del teléfono 073 como se haga la solicitud.
Se trata de un problema serio, de acuerdo con el reporte de la JMAS de Chihuahua a la Plataforma Nacional de Transparencia, se estableció que al 18 de mayo de 2018, se tenía una batería de 183 pozos para abastecer de agua potable a la ciudad capital, no obstante, hay 22 unidades calificadas como “fuera de operación”, las cuales representan el 12 por ciento. A esa cantidad de pozos fuera de operación, se suman cuatro más catalogados como “colapsados”; esto es 2.2 por ciento adicional, de tal modo que de los 813 pozos de suministro de agua potable, el 14.2 por ciento, 26 de ellos, no abastece la red pública.
Según la visión del Delegado de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) Kamel Athié, quien ha estudiado el problema durante varios años, desde que fue presidente de la Junta Central de Agua y Saneamiento, la ciudad de Chihuahua se encuentra en una situación de emergencia debido a la escasez de agua derivada no sólo del crecimiento poblacional, sino también de las altas temperaturas y falta de lluvias, lo cual ha generado que los tres acuíferos que tradicionalmente le han dado agua a la capital, trabajen con un déficit de 40 millones de metros cúbicos anuales, lo que significa que se está extrayendo un 40 por ciento más de agua de lo que se recarga.
Según Athié, los acuíferos Sauz-Encinillas, Tabalaopa-Aldama y Chihuahua- Sacramento están sobreexplotados. “Trabajan con un déficit de 40 por ciento y eso nos coloca en una situación de emergencia. Hay alertas de crisis y estrés hídrico. No se tiene agua los 365 días del año ni las 24 horas del día”, precisó.
En una entrevista de Salud Ochoa presentada en esta edición Kamel Athié advierte la difícil situación en que se encuentra la ciudad capital para resolver su agudo problema de agua, en ella plantea algunas opciones, como traer agua de Santa Eulalia (o mina de San Antonio), aunque sería muy costoso potabilizarla y otra es la presa El Granero, pero en esta segunda se requerirían por lo menos 7 mil millones de pesos.
Urge que las autoridades, tanto estatales como federales, trabajen en un amplio proyecto para resolver esta crisis que no solamente afecta a la ciudad de Chihuahua, sino también se presenta en otras regiones, como el noroeste, donde ya hay conflictos por el agua, como sucedió en el municipio de Buenaventura.
En años pasados se han tomado algunas medidas para optimizar el recurso hídrico disponible, como evitar fugas o localizarlas de inmediato mediante la sectorización, cuyos resultados deben ser dados a conocer, ya que en la pasada administración los habitantes tuvieron que hacer acopio de paciencia cuando la calles eran cerradas por las zanjas que abría la JMAS para esa tarea.
De la misma manera, en estos esfuerzos deben ser consideradas también medidas para inhibir la utilización de agua que debería llegar a Chihuahua en las nogaleras que se encuentran al norte de la ciudad, justo cerca de los pozos de El Sáuz. En esta área se han abierto miles de hectáreas para el cultivo de nogal y alfalfa, que son de los que requieren mayor cantidad de agua de entre todos los cultivos del estado.
Este medio ha denunciado la sobre explotación hacia el norte de la ciudad, específicamente sobre las cuencas subterráneas de El Sáuz, pero tanto las autoridades estatales como las municipales, han permanecido mudas, incluyendo a la CONAGUA.
En estas condiciones es urgente aplicar tanto medidas remediales inmediatas, como a mediano y largo plazo mediante, la implementación de proyectos de gran envergadura para la ciudad y el estado, incluyendo la cancelación de pozos que se encuentren trabajando de manera ilegal o en zonas de veda.