El temido populismo, migración y fronteras porosas

Jaime Rodríguez Chacón
2018-10-19

Aunque oficialmente en 42 días, se ungirá oficialmente al “anhelado mesías” no obstante ya gobierna, por una parte, a través del poder legislativo de MORENA, cuyos legisladores, pretenden instaurar leyes retrógradas, como la propuesta de ley de Temístocles Villanueva, en el congreso de México, que, propone encarcelar a padres de familia, parientes, médicos, consejeros, ministros de culto, que sometan a terapia a menores de 18 años, para corregir su orientación sexual.
Por otra parte, ¿desgobierna? Con sus absurdas declaraciones, como la consulta en cuanto a la continuación, o no, de la obra del nuevo aeropuerto internacional de México (NAIM)  Todas esas necedades, anuncian  como grandes nubarrones, la tormenta que se avecina en nuestro país, con un mandatario terco y populista. ¿Por qué no ha sometido también a consulta todos los demás temas trascendentes de México?
Como el tema de migración; ahí si tiene voz propia, ya  dijo: “Que durante su gobierno que inicia el 1 de diciembre, se darán visas de trabajo a los migrantes centroamericanos, que deseen permanecer en nuestro país” es decir: Las fronteras están abiertas para todo aquel que quiera establecerse aquí, como si fuésemos el cuerno de la abundancia; no hay suficiente empleo para muchos mexicanos, pero él, lo poco que hay, lo ofrece a los extranjeros, ¡mira qué generoso! Candil de la calle.
No estoy en desacuerdo que se apoye a los migrantes, pero, por un lado, no se puede pretender  remediar los problemas ajenos, sin haber atendido primero los propios; dentro de nuestro país, hay graves problemas de migración interna, de indígenas y campesinos, que, huyen aterrados de la violencia  que ejercen los grupos criminales, dejándolo todo para resguardarse en las ciudades, como nuestra capital, creando así, grandes cinturones de miseria: barrios fétidos, con casuchas de cartón, madera y láminas, sin ninguna clase de servicios, cuyos jóvenes, desesperanzados se entregan a la drogadicción, prostitución, o son cooptados por los grupos criminales y otros se suicidan.
Todo eso, no le ha merecido un comentario oficial a nuestro “compasivo mesías” porque nuestros indígenas y campesinos, no han atraído los reflectores del mundo, con  una caravana como la que hoy se dirige contra la frontera norteamericana. Donald Trump ya dio coces diciendo: ....” El asalto a nuestro país en nuestra frontera sur… lo considero mucho más importante para mí, como presidente, que el acuerdo comercial o USMCA. Con suerte, México detendrá este ataque en su frontera norte”.
Como el acuerdo comercial no se ha firmado todavía, lo está usando como presión política para que México arregle sus problemas migratorios; además, lanzó una amenaza: ...” “Además de detener todos los pagos a estos países, que parecen no tener casi control sobre su población, debo, en los términos más enérgicos, pedir a México que detenga este ataque, y si no puede hacerlo, llamaré al ejército de los Estados Unidos y ¡CERRARÉ NUESTRA FRONTERA SUR!
Entre los años 2016 y 2018, la ayuda extranjera combinada de los EUA para Honduras, Guatemala y el Salvador, disminuyó más de un tercio a 195 millones de dólares. (VOA News)  Hoy Donald amenaza con cancelarla.
El problema de migración es complejo, Donald Trump está en su derecho de proteger sus fronteras, aunque, el programa de la construcción del muro, es absoluto populismo, pues esos 20,000 ó 25,000 millones de dólares  que costaría el muro, se deberían de utilizar en la creación de empleos en Centroamérica.
El gobierno de México debería también atender su frontera sur, ya que pasan multitud de personas y mercancía a la vista de todos y,  olvidar ese cuento que México es el hermano mayor de los países latinoamericanos, hasta no haber solucionado sus propias carencias internas de salud y alimentación; si hoy, ya está colapsado el sistema de salud, ¿ qué será cuando todos esos migrantes deban ser registrados en dicho sistema de salud de forma oficial en nuestro país?