Una zona libre muy cortita, pero que da aliento

Nicolás Juárez Caraveo
2019-01-06

Los juarenses al igual que el resto de los habitantes de la frontera norte no se pueden quejar, el presidente de México Andrés Manuel López Obrado simplemente cumplió su promesa, al pie de la letra, y quienes queríamos una verdadera zona fronteriza libre pues tendremos que soñar de nuevo, a ver si en seis o doce años más puede llegar.
En su primer gira de trabajo por la entidad ya con la investidura de presidente constitucional AMLO reafirmó lo que será la llamada "Zona libre fronteriza", que según sus palabras la duración, por cuestiones jurídicas, se decide hacer el decreto por dos años, dejando "una puerta de emergencia".
Hay que ser claros, López Obrador no incumplió ninguna promesa, en campaña en el mes de abril del año pasado desde Nuevo Laredo, Tamaulipas, el entonces candidato a la Presidencia de la República por la coalición Juntos Haremos Historia, se comprometió a lo siguiente:
Reducir el Impuesto al Valor Agregado (IVA) de 16 a 8% en la frontera
Que el Impuesto Sobre la Renta (ISR) sea del 20%
Planteó igualdad de precios entre las ciudades mexicanas fronterizas y las de Estados Unidos.
Aumento del salario mínimo al doble en la zona fronteriza a partir del 1 de enero del siguiente año.
Así que el decreto firmado al final del año pasado cumple, pero con el plazo puesto pues resulta una pequeña aspirina o un té de azahar para los nervios de los inversionistas, porque no se puede planear a mediano o largo plazo con las condiciones que se especifican  en este pequeño plan.
Algo importante para la Presidencia de la República es el apoyo que ha tenido del gremio empresarial, ese que en campaña lo criticó y atacó y que hoy lo acompaña a las giras con sus buenas nuevas.
Para el gobierno federal los riesgos están calculados, como lo informó en su momento el subsecretario de Hacienda federal Arturo Herrera, al declarar ante diputados federales que "La eliminación de la compensación universal va a traer, y están calculados. Los 40 mil millones de pesos sí fueron restados del estimado de la Ley de Ingresos. Hay 20 mil millones de pesos menos por el ISR en la frontera y hay 20 mil millones de pesos menos por el IVA, pero a esa parte le tuvimos que sumar el incremento adicional que viene por la compensación universal y no es un incremento trivial"
El tema del IVA fronterizo tiene una historia complicada, desde finales del año 2012, los empresarios de la frontera norte del país ya preveían que se homologara el Impuesto del Valor Agregado (IVA) del 11 al 16%, primero fue el Felipe Calderón quien tuvo que dar marcha atrás y no modificarlo.
En el 2013 Enrique Peña Nieto propuso en la reforma hacendaria subir el impuesto para igualarlo con el resto del país, lo que provocó una andanada de amparos y acciones de inconstitucionalidad ante el Poder Judicial de la Federación que de nada sirvieron.
En septiembre del 2013 Enrique Peña Nieto, justificó la homologación del IVA en la frontera, bajo una supuesta 'eliminación del tratamiento a la región fronteriza', por lo que se elevaría de 11 a 16%, entre otras cosas de eue en la frontera norte los habitantes tienen mejores ingresos que en el resto del país, que este "privilegio" no se tiene en ninguna otra frontera de ningún otro país del mundo y que el IVA "privilegiado" del 11% no ha beneficiado a los consumidores, y no hay mejores precios.
Eso provocó un rechazo fuerte en la frontera, de hecho el siguiente año al entrar en vigor la reforma hacendaria no pudo hacer el anuncio en ninguna ciudad fronteriza importante, en ese entonces sólo en un rincón de Ojinaga, aquí en Chihuahua pudo realizar un acto público, que ni la eliminación de las garitas aduanales pudo paliar el descontento.
Con la visita de ayer de López Obrador ayer a Ciudad Juárez queda también claro que para el presidente Chihuahua no es su prioridad, de hecho el anuncio de la zona fronteriza lo hizo en Tamaulipas, el estado más golpeado por la inseguridad en el país, y la visita en la entidad en sus primeros días de gobierno lo hace después de haber estado en Veracruz, Chiapas, Nayarit, Tabasco, Yucatán, Campeche, Oaxaca, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas.
El decreto que se aplica desde el 1º de enero de 2019 y otorga un estímulo fiscal en los 43 municipios de la Zona Libre en la Frontera Norte que consiste en una reducción del IVA de 16 al 8 por ciento y del ISR del 30 al 20 por ciento, y aclara que no se puede aplicar a empresas de reciente creación, tienen que esperar 18 meses, de los 24 que durará este estímulo.
No más como una referencia la zona de la frontera norte es de suma importancia económica para el país, con una extensión de más de 3 mil kilómetros, por las que se estima cruzan diariamente más de un millón de personas de manera legal en ambas direcciones es la principal región generadora de recursos, con más del 21 % del Producto Interno Bruto.
Con estos números, los 10 estados fronterizos de ambos países en conjunto, representan la 4a economía mundial, curiosamente desde hace varios años se ha olvidado la agenda conjunta que manejaban los gobernadores fronterizos y ni el gobierno de Estados Unidos ni de México les interesa reactivar.
Según datos del INEGI, en 2016, el Producto Interno Bruto de Baja California, Baja California Sur, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Campeche, Chiapas, Tabasco y Quintana Roo representó 34% del PIB nacional. Si se considera sólo el sector secundario, esta proporción asciende a 48 por ciento. Es decir, las entidades federativas enlistadas concentran gran parte de la actividad económica, especialmente, de industria y manufactura.
Según el censo económico del 2014 del Inegi, el número de empresas que hay en estas entidades federativas fronterizas es mayor a 1.2 millones, lo cual representa 22% del total de establecimientos/firmas en el país, 17.1% de las empresas de esta región pertenece al sector manufacturero, más de 20% representa al sector comercio y el resto al sector servicios.
De este tamaño es la importancia de la frontera norte., pero sólo la promesa alcanzará dos años, 24 meses, 105 semanas.
Sobre el precio de la gasolina eso es otra cosa, los de Juárez deben aprovechar, porque en el resto del país no habrá cambios, más cuando el gobierno federal tiene estimado recaudar 437 mil millones de pesos por IEPS, de los cuales 200 mil mdp corresponden al impuesto especial de las gasolinas.
A ver cuándo nos alcanzan los beneficios de la cuarta transformación.