Sin gasolina

Sergio Sarmiento
2019-01-09

"A ella le gusta la gasolina. ¡Dame más gasolina!..." Daddy Yankee  
Ciudad de México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador insistió ayer en su conferencia de prensa matutina que no hay razón para preocuparse. Agradeció a la gente el respaldo a su decisión de cerrar las llaves de los poliductos de Pemex, aunque reconoció que "han habido [sic] molestias". Se congratuló, por otra parte, del éxito en su plan contra el robo de gasolina; se han ahorrado, dijo, 2 mil 500 millones de pesos.  
Mientras tanto, el gobernador de Guanajuato, Diego Sinhué Rodríguez, me comentó ayer en una entrevista que la situación en su estado es crítica. "De 583 gasolineras, sólo funcionan 96", dijo. "Es el 16.5 por ciento." Se ha generado "una crisis de grandes filas, de horas y horas de espera, de personas que pasan la noche esperando para cargar gasolina". Las filas, mencionaba el gobernador, se extienden hasta cuatro kilómetros. "La gente está desesperada. Ya hay conatos de violencia".      
Para quienes viven en la Ciudad de México, quizá las afectaciones en otros lugares del país no son importantes. El desabasto de gasolina no ha generado un mayor impacto en la opinión pública nacional porque la capital, donde se concentran los políticos y los medios, casi no lo ha sufrido.      
Hay quienes atribuyen la falta de gasolina en Guanajuato, Jalisco y el Estado de México, que no ha agobiado a la Ciudad de México, al hecho de que esos estados están gobernados por partidos de oposición, mientras que la capital de la República es regida por Morena. No hay pruebas, en realidad, pero el hecho es que mientras la Ciudad de México tiene gasolina, por lo menos hasta ahora, el vecino valle de Lerma, a unos 20 minutos, no cuenta con ella. Ayer, sin embargo, empezaron a surgir reportes de falta de combustible en la capital. Curiosamente en Puebla, donde supuestamente se concentraba el robo de combustible, sí hay abasto.      
La falta de gasolina es consecuencia de la decisión del gobierno de López Obrador de cerrar las llaves de los ductos. Quizá las razones por las que tomó esta decisión sean loables; pero la restricción de la oferta, sin que hubiera una disminución de la demanda, ha producido lo que cualquier estudiante de primero de economía habría previsto: una escasez artificial. El presidente López Obrador y quienes apoyaron la decisión sin duda sabían lo que iban a provocar.    Combatir el robo de combustible es, por supuesto, una acción positiva, pero el cierre de los ductos no parece ser la mejor estrategia para lograr el objetivo. Si bien el presidente afirma que los robos son organizados desde Pemex, y ha metido a personal militar en las refinerías para salvaguardar la seguridad, la creciente escasez de gasolina se está convirtiendo en un incentivo para el fortalecimiento del mercado negro. Una persona de nombre Carlos Escárcega, que escucha el programa de radio que conduzco en las mañanas con Guadalupe Juárez, reportaba ayer: "Estuve buscando gasolina aquí en Irapuato, Gto., y sólo había una estación de Mobil vendiendo, pero había una cola de cientos de metros. Al lado de ese lugar, estaban vendiendo huachicol a taxis".     
Quizá lo peor es que no sabemos cuánto tiempo pueda durar esta situación. El propio presidente ha señalado que habrá que ver quién se cansa primero, si él o los huachicoleros. Los que ya están cansados, por supuesto, son los consumidores en Guanajuato o Jalisco, pero quizá no importan demasiado porque no viven en la Ciudad de México. ¿Qué pasará, me pregunto, si el desabasto llega a la capital, cuyos problemas se magnifican en los medios y en la política?   
¿Y la electricidad?
Es loable que AMLO combata el robo de gasolina, pero durante años impulsó el robo de electricidad en Tabasco. En su campaña electoral prometió a quienes lo habían hecho el beneficio de un borrón y cuenta nueva. Este robo asciende a 43 mil millones de pesos.