Extraños experimentos de López contra el crimen

Jaime Rodríguez
2019-01-10

Mientras en los EUA, toma lugar uno de los juicios más trascendentes mediática y políticamente que se tenga memoria, contra un narcotraficante que infiltró las más altas esferas del gobierno  y las policías, tanto del lado mexicano como americano, aquí en México, el destape de toda esa cloaca, señalando nombres de funcionarios coludidos no tiene repercusión alguna, por lo tanto, los encargados de la aplicación de la ley fingen demencia.
Se dio anuncio de la confiscación de cientos de miles de litros de gasolina robada, varios  camiones cisterna y además, gasolinerías clausuradas, pero curiosamente, ningún líder de estas mafias detenido, al menos aquí en nuestro estado.
El jefe supremo de las fuerzas armadas, envió un mensaje a los huachicoleros, como si estos fuesen unos buenos muchachos, sólo mal orientados, diciéndoles que se porten bien, ignorando voluntariamente, que son asesinos sin ningún tipo de remordimiento; parafraseándolo diríamos que dijo: muchachos: ya no necesitan delinquir, inscríbanse al programa “jóvenes construyendo el futuro” y aprendan a ganarse la vida dignamente. ¿Acaso piensa el presidente que se conformarían con novecientos pesotes por semana, estando acostumbrados a ganar millones en el sucio negocio del huachicoleo, extorsión, drogas y secuestro? De limpia parabrisas y franeleros sacan más y sin trabajar.
A propósito del programa para “ninis” perdón “jóvenes construyendo el futuro” el cual fue  desairado en Ciudad Juárez, pues para muchos, no todos, no importa si son viejos o jóvenes, si ya se acostumbraron a no trabajar por años  y, no lo van a hacer aunque les den  de latigazos. Le dijo un inmigrante a un residente: Oyes, allá en Middland ¿hay mucho trabajo? El paisano le contestó ¡sí aquí hay mucho trabajo! El otro respondió: ¡qué bueno que me dijiste para no pasar por ahí!
 Entonces para que a López Obrador le dé resultado su programa “jóvenes construyendo el futuro” se le sugiere eliminar la palabra “jale” de las puertas de oficinas de dicho organismo de apoyo social, pues cuando los solicitantes la vean, muchos se van a regresar espantados diciendo: ¡Huy, huy, huy, aquí hay jale, hay nos vemos!
Pero en asuntos más serios, cerrar las válvulas de Pemex para que las mafias no ordeñen los ductos, es como cerrar los bancos para que no haya asaltos; el presidente López ha dicho que el robo de combustible se planea desde el interior de Pemex. ¡Válgame Dios! pues si ellos mismos son el gobierno y, ¿ no pueden denunciar y llevar a la cárcel a quienes ellos mismos den fe que son delincuentes?  y, por lo tanto, además, son cómplices por omisión.
Ya hay desabasto de gasolina en algunas partes del país, e inclusive se dice hay escasez de turbosina en el Bajío, la población está desesperada por no poder realizar sus actividades por falta de combustible; esta solución al robo de combustible es absurda porque además que resulta mucho más caro transportar en camiones cisterna, también los delincuentes podrían hurtarlos. La falta de combustible  ocasiona una baja en la productividad económica y una merma considerable en el Producto Interno Bruto.
Este régimen no va enfrentar a los criminales, ya que sería ir en contra de sus intereses populistas: No aplicar la ley y el estado de derecho, en pueblos enteros donde prácticamente toda la población está coludida con el robo de combustible, asalto a trenes y protección a los delincuentes.