• Domingo 18 Noviembre 2018
  • 8:31:50
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 7°C - 44°F
  1. Domingo 18 Noviembre 2018
  2. 8:31:50
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 7°C - 44°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Deportes

'Juniors' del boxeo que estuvieron lejos de igualar a papá

Agencias | Jueves 23 Febrero 2017 | 08:31 hrs

Agencias |

Ciudad de México.- El boxeo está repleto de ejemplos que desmienten el dicho “de tal palo, tal astilla”.  

Por lo general, a un hijo de un atleta exitoso se le es muy difícil alcanzar los niveles de su padre. De inmediato empiezan las comparaciones y se pone en tela de juicio los merecimientos y el talento de estos atletas de segunda generación. 

Pero si hay un deporte en donde las cosas son aún más complicadas para los “juniors”, es en el boxeo, pues las expectativas suelen ser casi insuperables.

Hasta el momento, Julio César Chávez Jr., de 31 años, excampeón de peso medio, no ha podido cumplir con todas las expectativas que existían cuando apenas iniciaba en el deporte.  Chávez Jr. se alista para su combate de mayo próximo ante Saúl ‘Canelo’ Álvarez. Detrás de él, hay muchos más que, aunque heredaron un nombre de peso, fueron incapaces de heredar la gloria dentro de los encordados.      

Omar Chávez

Pese a que Julio César Chávez Carrasco era el indicado para seguir con el legado que había establecido el que es considerado el mejor peleador mexicano de la historia, Julio César Chávez padre, su hermano menor Omar, de 27 años, también era visto con la capacidad de hacer algo notable en el pugilismo. Sin embargo, en 2009 sufrió el primer fuerte golpe de su carrera cuando el castigó que le propinó a Marco Nazareth en un combate, causó que este cayera inconsciente y falleciera en el hospital. El dolor de este suceso y la indisciplina terminaron mermando su trayectoria. Ni el entrenar con el legendario Freddie Roach en 2011 lo ayudó. Hace tres años, tras una derrota ante Ramón Álvarez, hermano del ‘Canelo’, Chávez padre dijo que se sentía “defraudado” por Omar debido a la poca seriedad con la que había tomado el boxeo y hasta le pidió que considerara el retiro. El menor de los Chávez aún sigue peleando.

Roberto ‘Chavo’ Durán Jr.  

‘Chavo’, el hijo mayor del legendario campeón panameño Roberto ‘Manos de Piedra’ Durán, incursionó en el boxeo de paga en 2000 a los 27 años de edad, sin que su papá lo supiera. A ‘Manos de Piedra’ no le parecía que sus hijos pelearán, pues decía que él lo había hecho para que ellos no lo tuvieran que hacer. En su reciente biografía, Yo Soy Durán, Durán padre reveló que antes de una pelea, un aficionado se le acercó a su hijo y le dijo, “solo vine a ver si tu padre estaba aquí. No avergüences el nombre de tu padre, solo sal y gana”. Para que su hijo no tuviera que cargar con el peso de su legado, ‘Manos de Piedra’ sacó a ‘Chavo’ de los cuadriláteros tras perder su primera contienda.

Alonso ‘Finito’ López

Con 22 años edad, sin experiencia amateur y con una educación universitaria, Alonso hijo de la leyenda mexicana Ricardo ‘Finito’ López, decidió entrar a la profesión familiar. Sin embargo, lo hizo sin la bendición de su padre. “No estoy de acuerdo con que mi hijo pelee”, dijo Ricardo en 2010 cuando Alonso ya llevaba dos años como púgil profesional. Sobre el ring, el nuevo ‘Finito’ contaba con el apellido y apodo de su papá, pero no con las aptitudes que lo llevaron a ser uno de los históricos de las categorías de peso mínimo del boxeo. En 2013 se retiró invicto con una marca de 13-0-3 tras ligar dos empates. Se fue sin jamás haber disputado una pelea de más de seis asaltos o ante un oponente con más de siete victorias. 

Marvis Fraizer 

Junto a Muhammad Ali, el padre de Marvis, ‘Smoking’ Joe Fraizer, fue protagonista de la época de oro de los pesos pesados en los 70. A comparación de muchos hijos de leyendas, Marvis tuvo una carrera amateur sobresaliente. En 1979 conquistó el torneo de Guantes de Oro de Estados Unidos peleando en la división máxima. Debido a su talento, se pensaba que tenía buenas posibilidades de acercarse a la grandeza de su padre ya en el ámbito profesional. En 1983, con solo 23 años de edad y un récord de 10-0, su potencial llevó a Marvis a enfrentar al mejor peso pesado de ese momento, Larry Holmes. El hijo de ‘Smoking’ Joe terminó pagando caro por su inexperiencia; fue fulminado en el primer asalto. Tras el descalabro se repuso ligando seis victorias, pero luego fue noqueado por un emergente Mike Tyson, también en el primer episodio. Tres peleas más tarde, se retiraría por completo.   

 ‘Maromerito’ entró al boxeo con la esperanza de conquistar un título del mundo como lo había hecho su padre, el orgullo de Mexicali, Jorge ‘Maromero’ Páez, pero su carrera nunca despegó. Este diciembre, tras sufrir su tercera derrota al hilo, su cuarta en cinco contiendas, Páez Jr. (39-9-2, 23 KOs), de 29 años, tomó la decisión de darle un fin a su trayectoria de 11 años. 

Aunque por tramos mostró chispazos de calidad, su indisciplina lo llevó a subir varias veces al cuadrilátero en una pobre condición física. Otro punto que no lo ayudó a resaltar es que no ostentaba el carisma o la picardía que convirtieron al ‘Maromero’ en una atracción de taquilla. Sus mayores logros fueron vencer dos veces a Omar Chávez y disputar el campeonato interino de peso superligero de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) ante el mexicoamericano José Benavidez en 2015, en un combate en donde terminó cayendo por nocaut técnico.  

Hector ‘Machito’ Camacho Jr. 

Distinto a muchos boxeadores que vieron con malos ojos el que sus hijos seguirán sus pasos, el cinco veces campeón del mundo boricua Hector ‘Macho’ Camacho fue el que encaminó a ‘Machito’ hacia el profesionalismo.  Con un estilo escurridizo similar al de ‘Macho’ pero menos explosivo, Junior fue cosechando triunfos y atención. En el verano de 2001 con una marca de 32-0 y cerca de una pelea de campeonato, Camacho Jr., de 22 años, enfrentó al excampeón texano James Leija en su primer gran reto.

En el sexto asalto de un combate bastante disputado, se produjo un choque accidental de cabezas. Camacho Jr. decidió no continuar señalando que la sangre que le escurría de un párpado le estaba afectando su vista. Los jueces le dieron la victoria por decisión técnica con cinco rounds completados. Sin embargo, luego se descubrió que la esquina del boricua le había dicho que estaba arriba en las tarjetas, y esto fue lo que lo motivó a no querer seguir ya que sabía que tenía la pelea en la bolsa. La Comisión Atlética de Nueva York dictaminó que lo que había hecho ‘Machito’ no era legal y anuló el resultado. Tras este suceso, su imagen quedo empañada ante los aficionados que cuestionaron su decisión de no seguir en la contienda. Camacho Jr. siguió peleando hasta el 2014, pero su carrera no se pudo recuperar del fiasco ante Leija.

 

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo