• Miércoles 14 Noviembre 2018
  • 13:50:48
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 10°C - 49°F
  1. Miércoles 14 Noviembre 2018
  2. 13:50:48
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 10°C - 49°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

El_Paso

Descubren en Tularosa, NM, aldea agrícola de hace mil años

El Diario de El Paso | Viernes 17 Junio 2016 | 08:52 hrs

El Diario de El Paso |

Tularosa, Nuevo México— A menos de tres horas de El Paso, arqueólogos locales tratan de descubrir los secretos de la ‘Gente del Arroyo’, que habitó la región hace mil 300 años y cuya aldea enterrada por el tiempo nos puede dar un vistazo de cómo era la vida cotidiana por estos lares hace más de un milenio.

Expertos saben hasta el momento que los habitantes de la aldea vivían en comunidad, practicaban cultos religiosos, eran cultivadores y utilizaban el agua del río a través de un sistema de distribución.

También se sabe que obtenían la carne y la piedra para hacer sus herramientas de otros lugares, tal vez otros pueblos.

Hasta ahora se desconoce quiénes eran los habitantes y por qué desaparecieron.

Sin embargo arqueólogos que a través de excavaciones pretenden dar respuesta a estas interrogantes han denominado la zona descubierta como la Aldea del Arroyo (Creekside Village).

Después de hacer un recorrido en automóvil de 2 horas y 20 minutos desde El Paso se llega al terreno que resguarda con varias capas de tierra y abundante vegetación desértica las ruinas de esa comunidad que apenas se empieza a divisar a través de los ojos expertos de arqueólogos.

Para empezar a reconocer los rastros de la aldea que se presume fue la residencia de entre 200 y 300 nativos americanos, hay que atravesar el río Tularosa por un pequeño puente improvisado de madera. Caminar sobre el terreno hasta dar con el lugar tarda unos 80 minutos entre cactus, maleza y hierbas del desierto.

Los hallazgos señalan que los aldeanos del arroyo eran sedentarios y sólo viajaban por temporadas cortas, tal vez para obtener víveres y otros materiales.

Dadas las características de la zona y a través de pruebas paleobotánicas se deduce que era una comunidad eminentemente pastoril que se dedicaba al cultivo de maíz. Los alimentos los cocían en vasijas de cerámica y sus herramientas eran elaboradas de piedra pulimentada.

Hasta el momento y desde el 2012 excavaciones arqueológicas han logrado hallar una estructura circular con varios de los atributos que poseen las ‘gran kivas’, conocidas como los lugares de reunión que utilizaban las antiguas culturas de los Indios Pueblo y sus descendientes modernos para llevar a cabo rituales religiosos o consejos comunitarios.

David, el Descubridor

En la Aldea del Arroyo, descubierta en el 2012 gracias a las investigaciones del arqueólogo y presidente de Jornada Research Institute, David Greenwald, han hallado 65 viviendas en forma de chozas subterráneas (pit houses) que proporcionaban a los residentes acceso directo a la zona de inundación aluvial del río Tularosa, donde toda una variedad de recursos silvestres podrían ser adquiridos.

“La presencia de una ‘gran kiva’ implica creer que esta comunidad tenía las mismas creencias y expresiones que grupos de los que se han hallado asentamientos probablemente del mismo período aquí en el Suroeste”, dijo Greenwald, quien lleva 40 años dedicado a la arqueología.

Los descubrimientos en la Aldea del Arroyo en Tularosa tienen varias implicaciones de los conceptos que se conocen de la cultura mogollón, conformada por los primeros humanos que vivieron en la región fronteriza de Chihuahua, Texas y Nuevo México y que se cree ocuparon la cuenca del río Tularosa durante el período Formativo (A.D. 1 a 1450).

“Hemos encontrado varias acequias de irrigación que indican que los residentes utilizaban el agua del río Tularosa y desarrollaron sistemas de colección de agua para regar sus terrenos y tener agua en sus viviendas. Adicionalmente investigaciones indican la presencia de una presa de agua que se conectaba a las acequias”, dijo Greenwald.

Desde 1973 y hasta la fecha Greenwald ha conducido proyectos de administración de recursos culturales.

Durante varios años en la década de los 80 trabajó en proyectos de excavación de ruinas de las culturas Anasazi, Mogollón y Hohokam para el Museo del Norte de Arizona en la ciudad de Flagstaff. Durante tres años Greenwald se involucró con el programa arqueológico de Dolores de la Universidad de Colorado en el área de Mesa Verde, mismo que fue considerado el proyecto de excavación más grande del país.

En el 2001 Greenwald y su esposa Dawn formaron la organización de consultoría de arqueología Four Corners Research en Tularosa.

Debido a su interés en el área de Tularosa el arqueólogo fundó la organización sin fines de lucro Jornada Research Institute (JRI) dedicada a la investigación de recursos naturales y culturales.

Aporte educativo de la aldea

Dale Frost, antropólogo que lleva a cabo la tesis de su maestría en la Universidad de Texas en El Paso (UTEP) sobre la Aldea del Arroyo, asegura que este descubrimiento define parte de la historia de un área que apenas empieza a hacer descubierta y que no había captado la atención de científicos en el pasado.

“Antes de que se empezara a trabajar en las excavaciones de la Aldea del Arroyo, no se había hecho trabajo de investigación arqueológica en esta zona de Tularosa”, dijo Frost quien además cuenta con la ayuda de 12 estudiantes de Antropología de UTEP que voluntariamente quieren tener la experiencia de campo en la Aldea del Arroyo.

“Estar involucrado en excavaciones tiene gran importancia en la formación de los arqueólogos y los antropólogos. No todos los estudiantes tienen dicha oportunidad”, añadió el estudiante.

Los programas de estudio universitarios de Antropología y Arqueología generalmente están focalizados hacia los aspectos teóricos, minimizando las cuestiones prácticas y metodológicas del trabajo de campo, explicó el experto.

“Es por ello que le ofrecemos a estudiantes que subsanen estas carencias participando en esta excavación”.

Participación de la comunidad

JRI cuenta con programas diseñados a involucrar al público y proporcionar una experiencia directa con los proyectos de investigación que se llevan a cabo en el cañón de Tularosa, en la Provincia Piro y con grupos históricos de la región del Desierto de Chihuahua.

Los interesados en participar en los programas de campo de JRI tales como la excavación de la Aldea del Arroyo deben convertirse en miembros de la Sociedad Arqueológica de El Paso (EPAS) o de Jornada Research Institute.

Para más información visite epas.com/membership.htm. o jornadaresearchinstitute.com/become-a-member/

[email protected]

Realizarán cumbre

Hoy viernes 17 de junio desde las 4 pm y hasta el sábado 18 se llevará a cabo para el público en general la Conferencia Anual de Tularosa Basin, a cargo de Jornada Research Institute, donde se hablará de los avances de la Aldea del Arroyo y se ofrecerán visitas a la locación donde se han encontrado las ruinas.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo