• Viernes 16 Noviembre 2018
  • 1:48:57
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 5°C - 40°F
  1. Viernes 16 Noviembre 2018
  2. 1:48:57
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 5°C - 40°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

El_Paso

Ignora EU denuncias sobre vínculos de CIA y cárteles

Armando Vélez/ El Diario de El Paso | Jueves 04 Agosto 2016 | 12:55 hrs

El Diario de El Paso | Robert ‘Tosh’ Plumlee

Las Cruces, Nuevo México— Desde hace más de un cuarto de siglo, el piloto Robert “Tosh” Plumlee, célebre por haber transportado a Guatemala a Rafael Caro Quintero después del asesinato de Enrique Camarena Salazar, ha documentado las actividades ilegales de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) con los cárteles de las drogas.
 
De acuerdo con una carta enviada en 1991 por el exsenador Gary Hart al entonces senador y ahora secretario de Estado, John Kerry, Plumlee notificó –entre 1983 y 1985– sobre actividades encubiertas de inteligencia norteamericana, que incluían “envíos ilegales de armas y narcóticos”.
 
Ante estas presuntas irregularidades, el piloto solicitaba una investigación del Congreso, dice la misiva. Sin embargo, las autoridades en Washington han ignorado las denuncias.
 
Plumlee no es ningún improvisado: en la década de 1980, como contratista de la CIA, trabajó encubierto para una empresa de aviación llamada SETCO. Su labor consistía en transportar, de Estados Unidos a Costa Rica, armas para la ‘Contra’, la guerrilla
 
De regreso, el piloto cargaba droga procedente de Colombia hacia Estados Unidos y México, haciendo escalas para surtir combustible en algunos ranchos de narcotraficantes mexicanos como Rafael Caro Quintero.
 
“Era común que la CIA subcontratara pistas en diferentes lugares de México, para hacer escalas y cargar combustible”, dice “Tosh” desde su casa en un vecindario de Las Cruces, ciudad del sur de Nuevo México.
 
Agregó que volaba una aeronave de carga C-130 desde un rancho propiedad de Caro Quintero en Veracruz hasta Bogotá y Medellín –en Colombia–, así como la Base Aérea Ilopango en El Salvador, y una pista de aterrizaje secreta en la Península de Santa Elena, en Costa Rica.
 
En Estados Unidos llegó a aterrizar su carga en la Base Aérea El Toro en el sur de California, así como la Base Aérea Homestead en Florida.
 
A pesar de tener un supuesto salvoconducto por parte del Gobierno federal de Estados Unidos para estas actividades, la Agencia Antidrogas (DEA) desconocía el operativo, lo cual generó sospechas por parte de Plumlee, quien decidió mantener un registro de sus actividades como una manera de protección.
 
Fue así que se contactó con Gary Hart –entonces senador por Colorado–, a quien le especificó que “agencias de inteligencia de Estados Unidos están involucradas directamente en el tráfico y distribución de drogas para obtener fondos para operaciones en contra del Gobierno de Nicaragua”, según consta en la carta que Hart envió a John Kerry.
 
“Mi staff envió estas declaraciones a la atención del Comité de Fuerzas Armadas y al Comité de Inteligencia del Senado, sin que hasta el momento se halla iniciado alguna acción en ninguno de los comités”, sentencia Hart en el texto.
 
Indicó que hasta el momento no se ha hecho nada al respecto porque a las autoridades de Washington les conviene mantener, de manera legal, la venta de armas, que luego son utilizadas por cárteles de las drogas y por movimientos armados alrededor del mundo.
 
“Lo que me molestaba más era que el Gobierno de Estados Unidos estaba obteniendo beneficios como una empresa, de miles de dólares, del tráfico de armas”, dice Plumlee.
 
Tanto Plumlee como los exagentes de la DEA Phil Jordan y Héctor Berréllez coinciden en que “Kiki” Camarena Salazar fue asesinado por órdenes de la CIA, ya que descubrió el operativo para financiar a los ‘contras’ a través del narcotráfico, y no porque reveló la existencia de ‘El Búfalo’, el megaplantío de mariguana que poseía Caro Quintero al sur de Chihuahua.
 
“En esta mesa estuvimos sentados Phil Jordan y Héctor Berréllez platicando sobre cómo coinciden nuestras narrativas sobre la participación de la CIA en el narcotráfico”, dice Plumlee.
 
Para el piloto aviador, operativos como ‘Rápido y Furioso’, que pretendía rastrear armamentos vendido a los cárteles de la droga mexicanos, no son sino pretextos para vender arsenales de manera disfrazada.
 
Explica que probablemente un agente de la Patrulla Fronteriza, Brian Terry, fue asesinado en la frontera con un arma traficada por ‘Rápido y Furioso’ debido a que descubrió este operativo.
 
“El envío de armas de EU hacia el Medio Oriente sigue vivo y bien: sólo se necesita rastrear el flujo del dinero. Es una manera en que se financian élites de Washington con el apoyo de los sindicatos criminales”, señala Plumlee.
 
Añade que las complicidades de la CIA con el crimen organizado son tan grandes que después del asesinato de Camarena, en febrero de 1985, la agencia le ordenó trasladar a Caro Quintero desde México hasta Guatemala, en su huida. Posteriormente el narcotraficante fue detenido en Costa Rica y estuvo preso en México hasta 2013.
 
Al parecer, no todo lo ocurrido en esa época le trae malos recuerdo a Plumlee.
 
“Si ves a Caro Quintero dile que le estoy muy agradecido porque nos permitía cargar combustible y aterrizar en sus ranchos”, ironiza.
Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo