• Jueves 15 Noviembre 2018
  • 2:43:13
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 3°C - 38°F
  1. Jueves 15 Noviembre 2018
  2. 2:43:13
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 3°C - 38°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Espectaculos

Chernóbil, la catástrofe que cambió la letra de una canción

Agencias | Martes 26 Abril 2016 | 13:40 hrs
Cargando
El viejo sueño de Kraftwerk, o de Ralf Hütter, comisario encargado de exponer en la actualidad las obras maestras de la banda alemana, consistía en tocar a distancia su repertorio, a través de robots programados y maquinados desde su estudio. Puestos a despersonalizar y a llevar al extremo el proceso sintético tramado por el compositor alemán, de emisor a receptor, la central nuclear de Chernóbil, no sería mal lugar para estrenar el espectáculo. Habría que quitar de en medio a los turistas que se acercan por allí, pero quedaría bastante chulo.

La relación de Kraftwerk con la radiactividad ha tenido sus altibajos en los últimos años. En 1975, el grupo lanzó su «Radio-Aktivität», un álbum temático sobre las ondas radiofónicas, la propaganda totalitaria, la libertad de información o el estrellato proporcionado por las emisoras de FM que incluía una canción -simple juego de palabras, como el que daba título al álbum- sobre el descubrimiento y la universalización de la energía atómica. Una maravilla.

En 1991, Kraftwerk resucita con un álbum de remezclas en el que traiciona la idea original de «Radioactivity»

Aunque durante la promoción del disco se pudo ver a los miembros de Kraftwerk visitando centrales nucleares, bastante satisfechos con los materiales radiactivos que los rodeaban, su canción no pasaba de ser condescendiente con la industria nuclear. Ni fu ni fa. «Is in the air for you and me». Es lo que había. Es lo que hay.

Fue el accidente de Chernóbil lo que forzó un cambio de timón que, para muchos, supone una mancha en el impecable expediente del cuarteto germano, cuyo visionario y provocador discurso ha permanecido inalterado durante más cuatro décadas, como una ecuación cuyo significado tenía que resolver cada cual, sin catequesis morales. En 1986, la nube contaminada de la central ucraniana debió de pasar muy cerca del Kling Klang estudio de Kraftwerk para que, en adelante, la letra de «Radioactivity» fue modificada y transformada en una señal de alerta. Los alemanes se quitaron el mono desechable y, de paso, se bajaron los pantalones.

En 1991, cuando la banda salió de su letargo para remezclar sus grandes éxitos, «Radioactivity» pasó a ser «(Stop) Radioactivity». Cuatro escenarios de accidentes atómicos -Chernóbil, Harrisburg, Sellafield y Hiroshima- eran recitados por una vez sintética en la introducción de la canción y sobre los códigos morse que la identifican. Para más inri, un verso de estreno («Chain reaction and mutation/ Contaminated population») terminaba de estropear la pieza original, cuya esencia fue pervertida para adecuarse a una corrección política que desentona en la obra de Kraftwerk como una zambomba.

De Hiroshima a Fukushima

Transformada en un work in progress, «Radioactivity» no ha dejado de degenerar. Tras el terremoto de marzo de 2011 en Japón y la inmediata desestabilización de la planta de Fukushima, Kraftwerk volvió a liarse las flores a la cabeza y cambió el Hiroshima de la introducción de la canción por Fukushima. En el MoMa, al año siguiente del siniestro nipón, los alemanes estrenaron la versión en japonés de «Radioactivity». Un día de estos cambian Sellafield por Palomares y la escuchamos en castellano, como cuando «Electric Cafe», versión española.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo