• Jueves 15 Noviembre 2018
  • 17:22:53
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 17°C - 62°F
  1. Jueves 15 Noviembre 2018
  2. 17:22:53
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 17°C - 62°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Espectaculos

Bryan Cranston: Todo por la líbido

Excélsior | Lunes 30 Mayo 2016 | 09:31 hrs

Agencias |

Ciudad de México.- Fue ese padre inmaduro y divertido en Malcolm el de en medio y atrapó durante cinco temporadas —y lo sigue haciendo— al mundo entero con la exitosa serie Breaking Bad.

Con un Globo de Oro ganado, cinco nominaciones a dichos premios y una más al Oscar este año como Mejor Actor por la cinta Trumbo, Bryan Cranston revela que su carrera de más de tres décadas ha estado basada en la libido de un chico de 19 años.

La declaración es para tomarse en serio, aunque eso sí, el nacido en 1956 el 7 de marzo, la dice entre risas cuando hace una recapitulación de cómo fue que decidió ser actor.

Durante un encuentro con representantes de medios de comunicación internacionales, entre ellos Excélsior, Cranston recuerda más a su personaje de Hal que a Walter White. Es divertido, risueño y carismático.

En la charla, para promover su cinta All the Way, recuerda que antes de dedicar su vida a los escenarios pensó en ser policía, tal como lo platicó hace unas semanas en una ocasión con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Cranston tenía 16 años, edad en la que la mayoría de los jóvenes están llenos de preguntas y con deseos de comerse al mundo. Se unió a un grupo llamado Los policías exploradores, una rama de los boy scouts. La única razón por la que lo hizo, comenta, fue porque viajaban mucho.

Él venía de una familia pobre y pensó que la única manera en la que iba a hacerlo sería uniéndose a ellos, no había de otra, y quizá, hasta metiéndose al ejército. Por fortuna el grupo viajó a Europa y estuvo allá por cinco semanas, algo que nunca habría pensado.

Para permanecer con ellos, debía estudiar procedimientos policiacos, así que lo hizo. Se graduó y fue el primero de su clase.

“Cuando tienes esa edad y vienes de una familia pobre y te das cuenta que eres bueno para ello, ¿adivina qué? ¡Es lo que harás! Así que dije: ok seré un policía”.

Años más tarde fue a la Universidad y durante su segundo año tomó clases de actuación y descubrió a las chicas de la clase.

“¡Mi carrera está basada en la libido de un chico de 19 años!”, irrumpe entre risas el actor. “¡Es verdad! Y fue el final de las clases de policía.

“En mi primera clase de actuación leía una escena hasta que llegué a una parte que decía que una pareja de jóvenes ¡hacía el amor en un departamento! ¡Lo que uno quiere hacer de joven y ahora se supone que haré! Pensé: ‘esperen, ¿esto es realmente un trabajo? ¡La descripción era que lo ibas a hacer con una chica, Dios mío! ¡Es la cosa más grande!’, así que renuncié a lo otro”, platica a carcajadas.

Vida de cambios

Su vida ha estado llena de completos cambios. Como dice la frase atribuida al filósofo Heráclito, “Lo único constante es el cambio”, y la vida de Cranston no ha sido la excepción. Es de esos actores en que el reconocimiento y éxito llegó en su etapa madura. Durante los años 80 y 90 participó en anuncios para televisión o en papeles secundarios para series de TV como Guardianes de la bahía, Seinfeld y From the Earth to the Moon o en cintas como Rescatando al soldado Ryan.

Un parteaguas en su carrera fue Hal, el amoroso, lunático e inmaduro padre de una familia disfuncional en Malcolm el de en medio. Al aire durante seis años (2000-2006), el éxito alcanzado no era nada con lo que le esperaba dos años más adelante.

El profesor de química Walter White diagnosticado con cáncer de pulmón y que se dedica a cocinar y preparar metanfetaminas para cuidar de su familia hizo que Breaking Bad fuera considerada como una de las mejores emisiones en la historia de la TV.

Cinco años al aire que se vieron traducidos en cuatro premios Emmy como Mejor Actor en Serie de Drama lo llevaron a una sobreexposición en la misma.

Agradecido está, asegura, pero un año y medio antes de que terminara el programa, sabía que necesitaría algo diferente para quitarse el peso de White.

“Les dije a mis agentes: ‘encontremos una obra de teatro. Necesito estar alejado de la televisión’. Lo que pasó con Walter White en Breaking Bad fue una avalancha y no quería enterrarme con él, así que empecé a buscar, pero tampoco quería competir con él y buscar otro personaje en televisión parecido, así que lo mejor para mí era hacer una obra de teatro y seguir actuando con amor y contar una historia diferente”, dice.

Así llegó All the Way, un montaje basado en el primer año de gobierno del presidente estadunidense Lyndon B. Johnson, luego del asesinato de John F. Kennedy y que fue llevado a la televisión por la cadena HBO, también con Cranston en el papel principal. “Si no hubiera habido Walter White, no habría llegado Lyndon Johnson”, subraya.

“Es algo diferente hacer una obra, es una relación muy distinta que tienes con la audiencia. Hago contacto porque me interesa ser claro con lo que estoy diciendo, pero si el público no reacciona, necesitas cambiar algo o probar otra cosa.

“Es dejarte llevar por la corriente. Es una energía impresionante y por eso quieres convertirte en actor, por ese poder de afectar y cambiar las emociones de la gente, sea lo que estés diciendo. ¡Es impresionante! La mejor experiencia que puedas tener con un buen material”, concluye Cranston.

Y qué bueno que decidió convertirse en actor gracias a la libido de ese chico de 19 años, con la cual, como él mismo dice, ha cambiado las emociones como padre amoroso, pero inmaduro, o un frustrado profesor dispuesto a todo.

 

Bryan Cranston

  • Nació el 7 de marzo de 1956, en Hollywood, California.
  • Su nombre real es Bryan Lee Cranston.
  • Mide 1.79 m.
  • Pasó parte de su juventud en una granja con sus abuelos luego que su famila perdiera su casa por una ejecución hipotecaria.
  • En 2003 declaró en una entrevista a IGN que había corrido cuatro maratones.
  • Su episodio favorito de Malcolm el de en medio es el de Patines (2000). Pasó seis semanas, antes de filmar, aprendiendo a patinar.
  • Por su papel en Breaking Bad fue nombrado como uno de los “Ocho actores que convirtieron la televisión en arte”, en la portada de la revista New York Times, en 2011.
Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo