• Domingo 18 Noviembre 2018
  • 6:33:21
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 8°C - 46°F
  1. Domingo 18 Noviembre 2018
  2. 6:33:21
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 8°C - 46°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Espectaculos

'Música para los ojos', arte con señas

Excélsior | Domingo 17 Julio 2016 | 11:19 hrs

Agencias |

Ciudad de México.- Dos mundos opuestos se unen a través de la expresión del teatro: el de tres actores sordos recreando historias a través de la música. ¿Cómo interpretar este universo sin poder escucharlo? La obra Música para los ojos, de la compañía Seña y Verbo: Teatro de Sordos, propone cuatro diferentes historias en las que convergen ambas expresiones.

Los actores sordos Eduardo Domínguez, Roberto de Loera y Socorro Casillas, quien alterna funciones con Lupe Vergara, son dirigidos por Sergio Bátiz, cuales músicos de una orquesta en la que el ritmo cobra movimiento.

“Alberto Lomnitz, director general de la compañía, pensó que necesitábamos cambiar un poco el estilo de las obras, hacer algo diferente. Así que tuvo la idea de hacerlo con música e invitó a Sergio Bátiz, quien actúa y también dirige esta puesta en escena. Se trataba de música que se pudiera actuar, así que hizo con nosotros todas las historias, las cuales interpretamos con pantomima, además de los clasificadores que son las diferentes técnicas para usar las manos.

    Utilizar la música hizo que todo fuera más suave y claro para las personas del público oyente, para que entendieran nuestro trabajo y las historias en escena. Sin embargo, para nosotros el trabajo fue difícil, porque somos sordos. Es por ello que el director (Bátiz) interpreta a un director de orquesta y nosotros nos sincronizamos con él para hacerlo más perfecto. Queríamos experimentar y así fue surgiendo. El resultado ha sido positivo ante el público”, expresó con lenguaje de señas mexicano (LSM) el actor Eduardo Domínguez en las instalaciones de Excélsior.

En Música para los ojos los tres actores sordos narran cuatro historias a modo de un concierto de cámara, apoyados con marionetas, movimientos sincronizados y escenografía digital. Las palabras no son necesarias, pues la comunicación fluye de manera abierta hacia el espectador.

La música elegida para cada historia se compone por el concierto La tempestad en el mar, del italiano Antonio Vivaldi (1678-1741); La pequeña fuga en sol menor, del alemán Johann Sebastian Bach (1685 1750); la tercera pieza del segundo movimiento de la Sonata patética, del también alemán Ludwig van Beethoven (1770-1827), y la obertura de Las hébridas, de Felix Mendelssohn (1809-1847).

“Son historias distintas. La primera es del mar y sus animales, la segunda es acerca de dos hermanos pájaros, la tercera de una familia borrego y la cuarta de un cohete. Son para todo tipo de público, oyente y sordo. Se trata de que abran su mente a qué es el teatro y proporcionamos también nuestra cultura como sordos, como el lenguaje mexicano de señas.

Queremos que vean el trabajo de los actores sordos. Nos dan el término de discapacidad y la palabra está bien, pero ése es el único asunto que tenemos, no oímos. Sin embargo, nuestro cuerpo está bien, saludable y podemos hacer todo. Estamos al mismo nivel sordos y oyentes. Así que en Seña y Verbo queremos que conozcan lo que la compañía ha hecho desde hace 24 años”, detalló a través de un intérprete de LSM.

La compañía fue fundada en 1993 bajo la dirección de Alberto Lomnitz, quien eligió a un grupo de actores sordos a través de un casting. Años después se redujo a cuatro personas.

“Entré en 2000. Llevo 16 años trabajando con ellos y Alberto creyó que ya era tiempo de cederle el mando a una persona sorda, así que finalmente me cedió el cargo de director artístico de la compañía desde enero pasado. También soy actor sordo y director, aunque él continúa siendo el director general. Me enseñó a actuar y me enamoré de la actuación.

    Lo importante, para poder comunicarnos todos, es el LSM. Así podemos estar unidos y conversar. Después de esta obra, empezaremos los ensayos de Romeo y Julieta bajo la dirección de Carlos Corona, pero vamos paso a paso. El teatro de sordos está hecho por sordos, pero es para que todo el público vaya, todos pueden entenderlo, porque si no es a través de la música, lo es con actores profesionales que realizan una interpretación vocal del trabajo, depende de la obra”, concluyó Sergio Bátiz.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo