• Lunes 19 Noviembre 2018
  • 1:31:03
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 10°C - 49°F
  1. Lunes 19 Noviembre 2018
  2. 1:31:03
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 10°C - 49°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Espectaculos

Ídolos del pop punk

Excélsior | Sábado 23 Julio 2016 | 09:34 hrs

Excélsior |

CIUDAD DE MÉXICO.- Esos chiquillos que recibieron el amanecer del nuevo milenio junto a Simple Plan siguen disfrutando los buenos tiempos que vivieron con el pop punk fiestero de los canadienses.



Las niñas ya no tienen los cabellos multicolor, ni utilizan las medias rayadas que popularizó Avril Lavigne; sin embargo, la noche del jueves en el Pepsi Center WTC esa intensidad con la que disfrutaban rolas como I’d do 
Anything, la primera canción del grupo, regresó.



Justo en esa canción, Pierre Bouvier, el vocalista de la alineación, también se puso sentimental, tomó el micrófono para recordar la rola que los puso en el mapa y también enloqueció. A sus 37 años sigue saltando como si fuera un chamaco de 20, corre, no se le va el aire, aplaude; canta, grita, no tiene límite alguno.



Obviamente las más de cinco mil personas que los fueron a ver en su nueva visita a la capital estaban emocionados por tal vitalidad. Como siempre su público es femenino en su mayoría y, a comparación de Estados Unidos, Canadá o Europa, a las mexicanas parece que les da temor hacer slam, pues no se armó ninguno.



Aunque los hombres se encargaron de poner el relajo, el show transcurrió algo más cursi y sentimental con canciones como Welcome to my Life y Your Love is a Lie.



También hubo momentos para ponerse a saltar como locos con Jump y su crossover con I Gotta Feeling, de los Black Eyed Peas.



Había pocos padres en la parte trasera esperando a sus hijos o hijas que seguramente estaban empapados en sudor junto a toda la muchachada aglomerada en zona general y lo chistoso era ver a los papás cantando esas rolas con las que seguramente los atormentaban sus niños y que ahora ya son muy 
comunes para ellos.



Sí hubo cervezas para los más serios o los que iban con el uniforme de la oficina, pero todo transcurrió tranquilamente, no hubo borrachos, ni malacopas que arruinaran el momento de revivir el adolescente que uno lleva dentro.



Un breve descanso los vio volver con Shut Up y This Song Saved my Life, momentos en los que los músicos aprovecharon para tomarse fotos con sus fans, bajar a cantar a la valla, como lo hizo Pierre, o mandar besos y sonrisas 
a las niñas.



Y como todo show tiene que llegar a su fin, Simple Plan se despidió con la desgarradora Perfect, una canción que ni el chico más rudo del lugar, un tipo lleno de tatuajes, con expansiones, jeans rasgados y tank top de hardcore, se resitió a cantar.



Así se despidieron los canadienses antes de las 23:00 horas y listísimos para atender a fans al final del concierto con el que aprovecharon para presumir su nuevo disco Taking One for the Team, cuyas rolas pasaron de noche pues la emoción se concentró en los recuerdos de hace 15 años.

 

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo