• Martes 20 Noviembre 2018
  • 5:57:05
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 5°C - 40°F
  1. Martes 20 Noviembre 2018
  2. 5:57:05
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 5°C - 40°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Espectaculos

Ataque zombi en Tijuana

Excélsior | Viernes 19 Agosto 2016 | 06:51 hrs

Agencias |

Ensenada.- Los zombis llegan a México, y con el fin de contrarrestarlos los supervivientes al apocalípsis zombi deben resguardarse en fortalezas.

Por ello, los personajes interpretados por Kim Dickens, Rubén Blades, Cliff Curtis, Frank Dillane y Alycia Debnam-Carey, entre otros, llegan a una supuesta Tijuana donde deberán convivir con otros refugiados como ellos para hacer frente a la infección que alcanza a millones en el planeta.

Así es como inician los nuevos episodios de la segunda temporada de la serie Fear the Walking Dead, para los cuales la producción de esta historia creada por Robert Kirkman se trasladó a Ensenada, Baja California, para rodar estos episodios que inician el 21 de agosto a las 22:00 horas por AMC.

La ficticia ciudad de Tijuana fue recreada en los Baja Film Studios, que fueron remodelados para dar vida a esta fortaleza que acogerá a los ahora refugiados.

“Estamos en las meras orillas de Tijuana, esas colonias cercanas al muro fronterizo. Construimos muchos edificios pequeños de albañilería que ayudaron a sentir la arquitectura, más allá de una escenografía.

"Hay muchos grafitis, hasta un mercado gigantesco, torres de vigilancia y en todos los espacios conviven los personajes. Tenemos una clínica-farmacia que es parte importante de los nuevos episodios”, explicó Bernardo Trujillo, encargado del diseño de producción de la historia.

De acuerdo con Trujillo, si bien lo que presentan de Tijuana es ficticio, sí realizaron varios recorridos por la ciudad fronteriza para ser capaces de recrear a conciencia el lugar.

“La mejor manera de ser respetuoso con nuestra cultura es ser muy honesto. No inventar situaciones extrañas, aunque estamos hablando de una realidad en un mundo apocalíptico, pero para retratar eso, todo lo demás debe ser real. Si no lo somos, la gente no va a creer nada sobre los zombis.

"De hecho, cuando se trata de nuestra cultura, porque a los gringos les gusta contar historias de muchos contrastes, lo menos que puedo hacer es ser honesto. Dimos millones de vueltas por Tijuana, tomamos muchas fotos y hay muchos elementos del verdadero Tijuana”, añadió.

En un recorrido por las instalaciones, Trujillo comentó que algunos de los elementos que utilizaron fueron las puertas de garaje, que son elementos básicos de construcción en Tijuana. De acuerdo con él, se reutilizó lo construido para la cinta Little Boy (2015)

“Por ejemplo, aquí hay muchas murallas hechas de puertas de garaje. Aquí hay casas enteras construidas con esas puertas, que son materiales residuales de Estados Unidos que se venden en lote y son muy resistentes. En México las usamos como materia prima para construir muchas cosas. Para mí, ahí hay mucha historia, estuvo en una casa, en otra economía, se desechó y nosotros podemos usarlo para crear nuestras casas y ciudades, al menos parte de nuestra sociedad.

"Una de las partes más interesantes es que una de las cosas que logramos fue bloquear el mar, teóricamente esta colonia está más adentro y nos estamos metiendo a las colinas, aunque estemos al lado del mar. Éste es el paisaje de los alrededores de Tijuana. El que tengamos las colinas de fondo, parece que se grabó todo en un lugar real, en vez de meternos a cuatro paredes”, comentó.

Además, el 70 por ciento de la producción lo realizaron manos mexicanas. Canana Films fue la compañía encargada de suministrar todos los elementos necesarios para la realización de esta producción. De acuerdo con el productor Arturo Sampson, la llegada de Fear the Walking Dead a Baja Studios, podría significar el relanzamiento de este sitio como destino fílmico.

“La oportunidad de hacer la serie es un paso increíble para poder reactivar la entrada de este tipo de producciones a México que, si bien no ha dejado de existir, ha mermado. La inseguridad y demás nos han dado en la torre. La apuesta, además de hacer un excelente trabajo aquí, es una puerta que se abre para poder traer más producciones de este tamaño y reactivar la zona.

“En los estudios somos 70% del equipo de producción mexicanos, de Rosarito y de Ciudad de México. Nuestro trabajo es supervisar y asesorar al canal sobre lo que pueden hacer y proveer los servicios de producción.

"Queremos que vean que se puede trabajar aquí, que se puede estar seguro y pueden comer y beber el mejor vino del país. El siguiente paso es lograr incentivos fiscales”, concluyó.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo