• Viernes 16 Noviembre 2018
  • 14:31:44
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 17°C - 62°F
  1. Viernes 16 Noviembre 2018
  2. 14:31:44
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 17°C - 62°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Espectaculos

Steven Spielberg, 70 años de magia

Excélsior | Domingo 18 Diciembre 2016 | 08:22 hrs

Agencias |

Ciudad de México.- Al hablar de Steven Spielberg es inevitable pensar en E.T. El extraterrestre, Tiburón, In­diana Jones, Jurassic Park, El color púrpura o La lista de Schindler. Ese hombre de ga­fas circulares y sonrisa afable, que es considerado como uno de los hombres más ricos del mundo gracias a una fortuna valuada, según Forbes, en tres mil 700 millones de dólares, cumple hoy 70 años.

Si algo puede presumir Spielberg, quien tiene dos premios Oscar como Mejor Director, es que ha sido testigo y protagonista de los cambios en la industria hollywooden­se, principalmente al pasar del uso de cámaras de 35 mm al formato digital.

La transición fue tal que en 1994 Spielberg fue pieza cla­ve para la creación/fundación, junto a Jeffrey Katzenberg y David Geffen, de los Estudios DreamWorks, hoy un referen­te dentro de la animación, que por aquella época revolucio­naron el formato al pasar de la técnica tradicional al digital.

“En cierta forma soy cul­pable pues ayudé como pre­cursor de la era digital con Jurassic Park, no obstante, el peligro está en que se puede abusar de su uso.

“La diferencia entre ha­cer Tiburón (1975) hace 41 años y La guerra de los mun­dos (2005) es que hoy, todo lo que puedo imaginar, lo puedo materializar en cine.

“Entonces, cuando mi ti­burón mecánico estaba sien­do reparado y tenías que filmar algo, necesitaba hacer que el agua fuera el elemen­to que espantara. Me apoya­ba para eso en la imaginación de la audiencia, así como del adecuado uso de la cámara.

Hoy en día ese tiburón se­ría digital y costaría aún mu­cho más, pero nunca se me descompondría. Así que lo que ahora toca es traer de vuelta a la audiencia y que pueda conectar con las his­torias”, reflexionó Spielberg hace unos años.

Steven Allan Spielberg, hijo de Leah Frances, pianista, y de Arnold Spielberg, un inge­niero eléctrico, nació el 18 de diciembre de 1946 en Cincin­nati, Ohio. Pasó sus primeros años en Nueva Jersey —don­de comenzó a rodar pequeños cortometrajes con una cáma­ra súper 8 mm que era de su padre— y más tarde, tras el di­vorcio de sus progenitores, vi­vió en Phoenix, Arizona.

Años más tarde se mudó con su familia a Saratoga, Ca­lifornia, donde se matriculó en la Universidad de Califor­nia para estudiar Filología. No obstante, abandonó la carrera para comenzar a trabajar en la división televisiva de los Estu­dios Universal, donde apren­dió a editar y más tarde se puso tras la dirección de algu­nos episodios de series como Marcus Welby y Columbo.

Desde joven mostró interés por el mundo del cine. Se sabe que cuando formaba parte de los boy scouts, a finales de la década de los 50, le pidió per­miso al jefe de exploradores de realizar un pequeño cor­tometraje con el que podría obtener su insignia del mérito.

El resultado se tradujo en un trabajo fílmico de nueve minutos que bautizó con el nombre de Duelo final.

Así fue como empezó todo”, expresó Spielberg en una entrevista otorgada a Nic­kelodeon Magazine con res­pecto a su amor por filmar.

Conforme fue adquirien­do experiencia en los Estudios Universal, Spielberg tuvo el buen tino de dirigir en 1971 un telefilme de suspenso llama­do Duel, mismo que provocó que ejecutivos observaran el potencial y la creatividad de aquel joven de 25 años.

En 1974 Steven debutó en la pantalla grande con Loca evasión, cinta con toques de crimen y drama que se hizo acreedora al Premio al Mejor guión en el Festival de Cannes.

Un año después, Spielberg estrenó su hoy clásico Tibu­rón, que tuvo un costo de pro­ducción de siete millones de dólares y que acumuló en su corrida comercial 470 millo­nes 653 mil dólares.

En 1977 volvería a repetir la fórmula del éxito al estrenar Encuentros cerca­nos del tercer tipo, cinta de ciencia fic­ción que después de costar 20 millones, recaudó 303 mi­llones 788 mil 635 dólares.

Por si el mote de Rey midas de Hollywood quedara en duda, en 1981 Spielberg le regaló al mundo junto a Harrison Ford la primera entrega de la saga de Indiana Jones (Los cazado­res del arca perdida), la cual costó 18 millones de dólares.

Su interés por lo descono­cido y lo paranormal le llevó a dirigir E.T. El extraterrestre (1982), que con tan sólo diez millones de dólares juntó 792.

Este filme que obtuvo cua­tro premios Oscar, se convir­tió en la cinta más taquillera de la época, superando a la primera entrega de Star Wars de 1977 que fue dirigida por George Lucas, gran amigo de Spielberg y quien curiosa­mente le sugirió la historia de Indiana Jones.

Como dato curioso cabe señalar que con E.T. Ste­ven Spielberg fue precursor del uso de productos o mar­cas comerciales en el cine. Utilizó la marca de galle­tas Reese’s Pieces en vez de los chocolates M&M’s ya que ésta no quería que su produc­to fuera relacionado con un extraterrestre.

Asimismo, se mantuvo como la cinta más taquille­ra de la época has­ta que se estrenó Jurassic Park, di­rigida por él mis­mo, que desbancó a la primera con mil 29 millones que recaudó.

Entre el lapso entre E.T. y Jurassic Park, estrenó El color púrpura, El impe­rio del sol, Indiana Jones y la última cruzada, Siem­pre y Hook, el regreso del capitán Garfio.

A mediados de los 90 abor­dó el holocausto con La lista de Schindler. De ahí siguieron otros títulos como El mundo perdido: Jurassic Park, Resca­tando al soldado Ryan —que obtuvo cinco Oscar— y I.A. Inteligencia Artificial, cuyo guión fue cedido por Stanley Kubrick.

Después llegaron Minori­ty Report, Atrápame si pue­des, La terminal, Guerra de los mundos, Múnich, Indiana Jones y el reino de la calave­ra de cristal, Las aventuras de Tin Tin, Caballo de Guerra, Puente de espías y Mi amigo gigante.

“Siempre pienso en la au­diencia cuando estoy diri­giendo, pues yo mismo soy audiencia. Mientras más vejo me hago, concibo las películas como milagros en movimien­to. Las audiencias son difíciles de complacer si sólo les das efectos visuales, pero son fá­ciles de complacer si les das una buena historia.

El público es el crítico más duro, pues la historia que exis­te en tu mente puede no ser la primera elección para la au­diencia, así que hago lo mejor que puedo”, reflexionó Spiel­berg con respecto al quehacer cinematográfico.

Así como ha dirigido des­de 1959 hasta el día de hoy 59 proyectos, Spielberg se ha in­volucrado en la producción de diferentes filmes como Gremlins, Los Goonies, Pol­tergeist, la saga de Volver al futuro, Cartas desde Ioawa Jima, Transformers, Súper 8 y Jurassic World: Mundo jurá­sico. En televisión ha hecho lo propio con The River Smash y Falling Skies.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo