• Domingo 18 Noviembre 2018
  • 6:29:04
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 8°C - 46°F
  1. Domingo 18 Noviembre 2018
  2. 6:29:04
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 8°C - 46°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Estado

Una enfermedad que ya no mata, pero que cambia la vida

El Diario de Juárez | Viernes 13 Mayo 2016 | 10:06 hrs

El Diario de Juárez |

Ciudad Juárez.- En ocasiones llega la noche y, absorto en la quietud de su habitación, Jorge no puede dejar de pensar que la pastilla color salmón que tiene en sus manos –compuesta por tres diferentes fármacos– lo mantendrá aferrado a la vida.



Según sus palabras, verla le hace recordar lo ingenuo que, considera, fue al creer que un profesionista como él, ahora estudiante de maestría, independiente y económicamente estable, jamás se infectaría con el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH).



Con resignación reconoce que fue un error haber pensado que aquello sólo le pasaba a quienes “no habían ido a la escuela”, a los que no tenían la precaución de conocer a la persona con la que se relacionaban íntimamente y a quienes ignoraban la enfermedad.



Nunca imaginó que le iba a ocurrir a él: un adulto que mantenía una relación estable con su pareja, quien, revela, ya falleció y fue el que lo infectó a sabiendas de su condición de seropositivo, oculta durante el tiempo que duró su noviazgo.



Pero cuando la psicóloga le informó sobre el devastador diagnóstico, expone Jorge, de 28 años, se quedó frío.



“Lo primero que pensé fue que me iba a morir”, recuerda. “Se me paró el corazón; se me fue el mundo a los pies. Era una sensación de ansiedad, de desesperación, de frialdad en mi cuerpo. Solamente lloré, no decía nada. No escuchaba nada. Tenía en mi cabeza la idea de que me iba a morir”.



Aquella historia ocurrió hace casi cuatro años, narra el entrevistado, lapso que le ha bastado para comprender que del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida) –la fase final de la infección– probablemente no se va a morir.



Eso también lo piensa Krisel García Hernández, responsable estatal del Programa de VIH de la Secretaría de Salud, quien explica que esta ya no es la misma enfermedad que causó pánico entre la población hace 30 años.



“Ahorita es una infección crónica como la diabetes: si la persona no va a consultas, no hace cambios en su vida diaria, no se apega a su tratamiento, se va a complicar y puede fallecer a causa de ella”, indica la experta al señalar que la esperanza de vida de estos pacientes puede ser de más de 40 años.



De acuerdo con Salud, desde enero hasta abril pasado, en el Centro Ambulatorio para la Prevención y Atención en Sida e Infecciones de Transmisión Sexual (Capasits) local, 18 mujeres y ocho hombres fueron diagnosticados con el virus.



De estos casos recién descubiertos, señala la autoridad, 10 ya se encontraban en la etapa del Sida y por enfermedades asociadas a ese síndrome se han registrado cuatro decesos en todo el estado en lo que va del año.



En la asociación civil Compañeros están al tanto de estas estadísticas, sobre todo de las que tienen que ver con las muertes.



Por eso, explica Juan Carlos Medel Cabrera, integrante de la organización, hoy desde las cinco de la tarde realizarán junto a la Catedral una Vigilia Binacional del Sida, en la que, con veladoras y globos, recordarán con respeto a las víctimas que este mal se llevó.



“El contexto ha cambiado mucho”, dice el activista. “Tiene mucho que ver con que ya casi nadie se muere de esta enfermedad. Por eso, en estos eventos la participación de las personas que tienen VIH ya no es tan visible. Pero queremos sensibilizar a la población en el tema”.



Datos oficiales indican que en el Capasits de Ciudad Juárez mil 236 personas reciben gratuitamente cada mes sus fármacos antirretrovirales. Si optaran por comprarlos ellos mismos, la suma que tendrían que desembolsar sería de unos 5 mil o 6 mil pesos como mínimo.



Entre esos beneficiarios está Jorge, quien, cuenta, encontró en la enfermedad la ocasión para valorar la vida y, por ejemplo, salir al balcón a sentir la frescura del viento, disfrutar de la soledad de su casa, empezar a construir un patrimonio y tomar sus propias decisiones, así como responsabilizarse de ellas.



“Todos los días se me olvida que tengo VIH, pero todas las noches lo recuerdo porque me tengo que tomar una pastilla. Me la tomo y se convierte en algo rutinario. Antes pensaba: tengo VIH y si no me la tomo, me voy a morir. Ahora es: tengo VIH y me tengo que tomar esto”, comenta.



El padecimiento



• En lo que va del año se diagnosticó a 18 mujeres y ocho hombres



• En 10 de esos casos ya tenían Sida –fase final de infección–



• Por enfermedades asociadas al Síndrome han muerto cuatro en el estado



• Cada mes mil 236 personas reciben gratis sus fármacos en el Capasits de Juárez

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo