• Miércoles 21 Noviembre 2018
  • 0:05:42
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 10°C - 51°F
  1. Miércoles 21 Noviembre 2018
  2. 0:05:42
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 10°C - 51°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Estado

Enfrenta enfermedad dolorosa y no saben qué hacer

Fernando Aguilar/El Diario de Juárez | Domingo 12 Febrero 2017 | 08:23 hrs

El Diario de Juárez |

Ciudad Juárez.- El tono de voz de Emilia García Escobedo se vuelve más apresurado a medida que narra lo que ha tenido que vivir su hija, Magali. Sus palabras, la forma en que las dice y su gran inquietud por conocer los tecnicismos médicos dejan entrever que realmente está preocupada.

Lo que sucede es que los pechos de Magali crecen y la angustia de ella, también. Recién convertida en madre por segunda vez, su hija, una mujer de 23 años, padece de gigantomastia, lo que, asegura Emilia, ha originado que en tan sólo siete días el busto le pese casi 3 kilos más.

Magali reposa en el Hospital General Regional 66 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de donde fue dada de alta el viernes por la tarde y a donde volvió a ingresar ayer tras pasar, en palabras de su madre, una terrible noche en casa producto del dolor que siente en esa región anatómica.

La historia de estas mujeres transcurre entre la desesperación de Emilia al percibir que los médicos no tienen una idea clara del rumbo de este caso y entre la esperanza de encontrar una respuesta certera y contundente al hacerlo público. Esa es su última apuesta.

“Necesito encontrar a alguien que sepa qué hacer con mi hija”, dice. “Se vale. No busco hacerle mal a nadie. Estoy buscando ayuda. Alguien que aparezca y diga: conozco este caso, yo ‘me lo aviento’. Agradezco que le hayan salvado la vida a mi hija y a mi nieta, pero quiero poder agradecer que estén al pendiente de su dolor”.

Pero los especialistas del Seguro Social no han dejado de atenderla y por ahora ella está siendo atendida, asegura Rosendo Gaytán, portavoz del IMSS en Ciudad Juárez.

De acuerdo con Emilia, será mañana cuando el cuerpo médico evalúe a Magali para determinar si se le somete a una mamoplastía para reducir el volumen de los senos o a una masectomía, para extirparlos.

El drama que vive la familia inició en septiembre, cuando ella llegaba a sus tres meses de embarazo con los senos cada vez más grandes y un dolor que le parecía inusual.

Emilia cuenta que el primer período de gestación de Magali transcurrió en la normalidad cuando tenía 20 años, pero, en esta ocasión, fue el 11 de septiembre cuando le confesó que había algo que no marchaba bien.

“Yo detecté que no estaba bien lo que le estaba pasando. Me empecé a preocupar porque yo ya le veía un tamaño por demás grande. Ella tenía un pecho muy chiquito porque es muy delgadita. En su primer embarazo su copa de brasier era B, normal para una muchacha de 20 años”, relata.

La madre define a Magali como una mujer fuerte, que nunca quiso llorar frente a los médicos o las enfermeras a pesar del dolor que sentía.

“Pero ahorita, ya con toda la desesperación, con la noche que pasó allá en mi casa, sí. Ella no pudo dormir del dolor. Se la pasó llorando. Por eso, en cuanto amaneció, me la traje al Seguro”, narra Emilia con la esperanza fijada en el lunes.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo