• Sábado 17 Noviembre 2018
  • 19:56:33
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 14°C - 57°F
  1. Sábado 17 Noviembre 2018
  2. 19:56:33
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 14°C - 57°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Estado

Piden apoyo para no ser deportados

Salud Ochoa/El Diario | Sábado 29 Abril 2017 | 07:20 hrs

El Diario |

El Diario |

El Diario |

Chihuahua.- La familia de Arturo Hernández, chihuahuense que permanece en un centro de detención en Colorado, pidió el apoyo de sus coterráneos para que hagan presión y se evite la separación de padres e hijos a causa de las deportaciones que a últimas semanas se han intensificado.

Previo a la manifestación de este viernes, Ana Sauzameda, esposa de Arturo y activista pro migrantes, señaló a El Diario que en la comunidad de Aurora, hay una gran cantidad de chihuahuenses que buscan un futuro mejor.

“Aquí hay gente de todas partes de México pero en especial de Chihuahua, por eso les pedimos que traten de apoyarnos, no somos delincuentes ni criminales, estamos trabajando dignamente y buscamos lo mejor para nuestras familias. Hagan presión desde allá porque hay muchas familias chihuahuenses aquí”.

Sauzameda indicó que en el caso particular de su esposo se encuentran en total incertidumbre ya que desconocen cuál será su destino luego de su detención el pasado miércoles.

“Él continúa en el Centro de detención de Aurora, no sabemos en realidad qué va a pasar con él, si lo van a deportar o no. La abogada está trabajando en tratar de parar la orden de deportación y nosotros seguimos luchando desde afuera con los grupos promigrantes, iglesia y la comunidad en general. Estamos haciendo presión para evitar la deportación”.  

Aseguró que la lucha continuará hasta definir la situación de su familia ya que ella, a pesar de que su padre es ciudadano y existir una petición de él para regularizar su situación legal, también podría ser deportada porque aún no hay un resolutivo al respecto.

“En realidad no hemos pensado en qué pasará si se concreta la deportación de Arturo. Tenemos fe en que no va a ser así. En caso contrario no sabemos exactamente qué va a pasar. Yo no tengo un estatus legal, la petición de mi padre está pendiente y la familia está en riesgo de ser deportada también. Todos los que estamos ilegales corremos ese riesgo”.

En cuanto al estado anímico de Arturo, dijo que permanece tranquilo aunque “está muy triste por la situación también fuerte para seguir luchando. Él estaba empezando como activista, desde adentro de la iglesia estaba luchando y aprendiendo sobre el activismo, yo también estoy en ese proceso de aprendizaje”.

Respecto al ambiente que prevalece en aquella ciudad, la entrevistada dijo que la comunidad tiene miedo ya que las deportaciones se han intensificado.

“Desde que Trump ganó la presidencia la comunidad entró en pánico, pero más en estas semanas que se han intensificado las deportaciones. Ha ido gente a su checking de migración y ahí los han detenido para deportarlos de inmediato. Sí hay mucho temor, la gente no quiere manejar mucho, incluso en los trabajos ha habido rumores de redadas y hay quien no quiere salir a trabajar ya”.

Cuestionada respecto al trato que los migrantes reciben de los agentes, dijo que como en todo, hay elementos buenos y otros a los que no les importa.

“Algunos arrestan a las personas delante de los hijos con agresión. A Arturo lo arrestaron con engaños, iban vestidos de civil y con la placa oculta, se presentaron como si fuera cualquier persona, incluso le dieron la mano para que no sospechara y cuando él corroboró quién era en ese momento le dijeron que eran agentes de ICE y que lo iban a arrestar. Hay miedo porque los agentes andan en las calles sin uniforme y en vehículos particulares”.

Dijo tener fe en que las cosas se solucionen para bien tanto en el caso de su familia como en el de otros migrantes que cuentan con el apoyo de la comunidad.

Finalmente recordó que la salida de Arturo de la iglesia en la que permaneció 9 meses, se dio amparado en una carta en la que se le aseguró que no lo iban a perseguir.

“El servicio de migración le mandó una carta diciéndole que podía salir, que no lo iban a perseguir porque no era una prioridad, no tenía un record criminal, que siguiera su vida normal pero no le dieron un estatus legal. La detención de este miércoles fue sorpresiva. Les dijo a los agentes que tenía esa carta y le respondieron que el documento fue expedido durante la administración de Barak Obama pero que ahora las políticas habían cambiado y que toda persona indocumentada y/o que tuviera orden de deportación era una prioridad para ser deportada”.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo