El Diario de Chihuahua


Palacio de Gobierno, un riesgo latente


Salud Ochoa/El Diario | Sábado 22 Julio 2017 | 07:53 hrs


Chihuahua— El Palacio de Gobierno de Chihuahua presenta daños estructurales que significan un riesgo latente y que podrían derivar en afectaciones mayores, aseguró el historiador Edelmiro Ponce de León en entrevista.



Dijo que la humedad, el exceso de peso, las modificaciones mal planeadas y hasta las termitas y hongos han ocasionado deterioro al edificio construido a finales de 1800 y reconstruido en la década de los 40 del siglo pasado.



“Una parte del Palacio –la que da hacia la calle 11ª– está en riesgo. Necesitan tomarse medidas urgentes y corregir el problema ya que pudiera haber afectaciones serias. Desde la administración anterior se emitió un dictamen y hace alrededor de un mes se hizo un recorrido con personal del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) por el sitio para ver las condiciones que guarda”, señaló.



La causa de las afectaciones, indicó, no es una sino varias, por lo que es necesario tomar medidas inmediatas.



“Para empezar está infestado de termitas que están afectando todo el edificio. La lona que le pusieron dio paso a la generación de un hongo muy grande que ha invadido toda la cantera. Haberle quitado la cubierta de argamasa fue un error porque eso ocasiona que se trasmine la humedad hasta los cimientos y de allí hacia arriba. El Palacio se hizo para que continuamente esté desechándose la humedad; antes se deslizaba el agua por las paredes y ahora se mete a éstas”, agregó.



Dijo que desde 1980 especialistas recomendaron que no se agregaran más de 100 kilos de peso por metro cuadrado en la azotea e incluso, se mandó derrumbar algunos espacios que albergaban oficinas de la SEP, servicio meteorológico, un área de encuadernación y otra de bodega que pertenecían a la prensa.



“A pesar de eso, en la siguiente administración se canceló el uso de un compresor gigante que estaba en el sótano y daba servicio de clima y le sumaron toneladas en aparatos de refrigeración que se instalaron en casi todo el edificio y ahorita la azotea tiene una cantidad exagerada de peso. Los vidrios de la cúpula están colapsados, hay demasiada tensión en ellos, los vitrales se han movido hasta dos pulgadas de su lugar original, están tendiendo a salirse”, dijo Ponce de León.



Aunado a lo anterior, señaló, se han hecho modificaciones físicas al inmueble que también afectan la estructura.



“Le pusieron un remate frente a la calle 11ª e hicieron el balcón central pero con tan escasa conciencia. Luego hicieron unas adaptaciones especiales metiendo columnas de hierro en los muros del edificio, movieron paredes que son principales y que no se deben tocar porque pueden causar un colapso debido a que tienen demasiados arcos y lo único que las sustenta son los muros exteriores de carga que son de piedra cubiertos  de cantera”, expresó.



Advirtió que en muchas partes se ven las canteras reventadas y los basamentos están carcomidos, ajamoncillados. “Donde se ubica el área de prensa conectaron todos los muros de carga hasta la Libertad”.



A raíz de lo anterior, dijo, se solicitó un análisis de la situación que ya fue presentado, aunque la autoridad cultural “brilla por su ausencia” y el patrimonio se está destruyendo.



“No he podido concertar con nadie de la Secretaría de Cultura y anticipándome cité al jefe de edificios de la Secretaría de Hacienda e invité al delegado del INAH”, aseguró.



Agregó: “El dictamen fue en ese sentido, que hay mucho peligro y que es necesario derribar la cresta que se hizo indebidamente y corregir las barras de hierro que se instalaron en el salón Miguel Hidalgo y que solo están cubiertas con sheetrock”.



“Hemos insistido en la necesidad de crear una nueva ley del patrimonio porque los diputados solo pusieron que se creaba la Secretaría de Cultura, pero no dicen que el Ichicult ya no tiene nada que ver y en todos los artículos siguen citándolo, por tanto la Secretaría no tiene personalidad jurídica”, indicó.