• Martes 18 Diciembre 2018
  • 13:36:41
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 15°C - 59°F
  1. Martes 18 Diciembre 2018
  2. 13:36:41
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 15°C - 59°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Estado

Nepotismo invade juzgados federales

Miguel Chavarría/El Diario | Miércoles 29 Agosto 2018 | 07:26 hrs

Tomada de internet | Fotografía ilustrativa

Chihuahua.- Catorce de los 37 jueces y magistrados del Décimo Séptimo Circuito del Poder Judicial de la Federación (PJF) en Chihuahua, durante 2015 y 2016, tenían a familiares trabajando en sus oficinas, indicó un informe de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).

Una investigación realizada por el académico Julio Ríos Figueroa, titulado “El déficit meritocrático. Nepotismo y redes familiares en el Poder Judicial de la Federación”, determinó que el estado de Chihuahua fue la segunda entidad que más reportó tener relaciones endogámicas en las oficinas de su Circuito en el PJF.

Según ese estudio, el estado de Chihuahua reportó un total de 72 “relaciones endogámicas”, es decir, aquellas en las cuales, un par de familiares trabaja en el mismo Tribunal, Juzgado u otro de los órganos del PJF, sólo superado por Nuevo León con 99 relaciones endogámicas.

Además, MCCI documentó una cifra total de 15 “relaciones de intercambio”, las cuales se refieren a ‘envíos’ de titulares o funcionarios públicos que contactaron a alguien de una adscripción ajena para que contrataran a un familiar suyo.

De estas relaciones endogámicas y de intercambio, se derivó un total de 14 titulares (jueces y magistrados) y 167 funcionarios públicos del Décimo Séptimo Circuito del PJF en Chihuahua, que tienen al menos a un familiar trabajando en su mismo núcleo laboral.

De los datos de 2015 y 2016 que el investigador y académico Julio Ríos Figueroa depuró, se reveló que los jueces, magistrados y servidores públicos introdujeron a 27 y 226 familiares a las oficinas del Décimo Séptimo Circuito, respectivamente.

Uno de los titulares del PJF en Chihuahua, por ejemplo, tenía en su red de trabajadores incluso a cuatro familiares. Mientras que 13 servidores públicos tenían laborando asimismo, a cuatro personas con un grado de consanguinidad o de afinidad.

Más de la mitad de los familiares que entraron por nepotismo al PJF pertenecen a la administración ‘de base’, esto es, oficial de servicios y mantenimiento, secretarias, educadoras, auxiliares administrativos y choferes, entre otros.

El resto entró en el criterio administrativo de carrera, los cuales ocupan puestos como actuario, secretario de juzgado o tribunal, juez de distrito o magistrado de circuito. Y de confianza, enfocados en direcciones generales, delegaciones, defensoría pública y asesoría jurídica, entre otras vacantes.

Julio Ríos rindió en su informe, que una de las razones por las que existen las redes familiares en el PJF es simplemente para repartir cargos entre consanguíneos con el propósito de ayudar económicamente, dada una situación de necesidad o precariedad, esperando a cambio gratitud y regreso de favores en ámbitos no necesariamente relacionados con la cuestión laboral.

Sin embargo, el investigador refiere que existe una finalidad más compleja para que servidores públicos y titulares tengan una red familiar dentro de los circuitos del PJF.

“Implica un intercambio de favores, con la función específica de la institución donde se encuentran, es decir, si la función del Poder Judicial es resolver conflictos entre particulares [...], las redes familiares dentro de esa institución pueden ser un mecanismo a través del cual, se busca influir en el sentido de las resoluciones de conflictos concretos. Si la red es capaz de incidir en el sentido de las resoluciones de casos concretos, podría ofrecer esta capacidad de influencia a actores externos al Poder Judicial que frecuentemente tienen litigios como, por ejemplo, las empresas”.

En el análisis de Julio Ríos, de MCCI, cita a estudios organizacionales que mencionan diversas hipótesis a en cuanto a que el nepotismo afecta en la motivación, eficacia y creatividad de los trabajadores de una institución, como es el Poder Judicial, ya que los empleados podrían dividir su lealtad y su esfuerzo entre la institución y la red familiar a la que pertenecen.

En el caso de Chihuahua, los servidores públicos, jueces y magistrados del PJF tienen 73 relaciones de parentesco a un nivel de consanguinidad del segundo grado (hermanos, nietos o abuelos); seguido por 40 relaciones de primer grado (hijos o padres); 18, en tercer grado (tíos o sobrinos), y 13, en cuarto grado (primos).

Respecto del grado de afinidad, los servidores públicos de aquel circuito tienen 54 relaciones de parentesco del primer grado (cónyuges); seguido por 13, en tercer grado (medios hermanos y cuñados); tres, en octavo grado (relativo a familiares políticos lejanos), así como cuatro en otros niveles de afinidad.

“La limitación del papel del mérito en la selección del personal también reduce la calidad, diversidad y cantidad de aspirantes a ingresar a una institución, pues desincentiva la solicitud de ingreso de solicitud de ingreso de aquéllos que no tienen conexiones familiares aunque tengan talento y vocación. Esto se verá reflejado en sentencias que son menos creativas y menos claras”, menciona MCCI en su informe, haciendo hincapié en que las redes familiares en un Poder Judicial son capaces de producir sesgos sistemáticos en sentencias para dar resoluciones favorables a una persona específica. Estos efectos, señala la agrupación, abren la posibilidad de actos de corrupción.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.


--




Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo