• Miércoles 12 Diciembre 2018
  • 8:35:33
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 10°C - 49°F
  1. Miércoles 12 Diciembre 2018
  2. 8:35:33
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 10°C - 49°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Estado

Cero castigo a homicidas de 16 derechohumanistas

De la Redacción | Jueves 11 Octubre 2018 | 10:10 hrs

Tomada de internet | Isidro Baldenegro, líder ecologista, asesinado en enero del 2017

Chihuahua.- La impunidad impera en los asesinatos de derechohumanistas cometidos en el estado, ya que desde el 2012 a la fecha, sólo en un caso de 16 ataques contra miembros de organizaciones de la sociedad civil, se ha logrado la detención de un presunto responsable.

Corresponde al crimen de Isidro Baldenegro, ocurrido en enero de 2017 y posteriormente se detuvo al probable homicida sin que hasta el momento, se le haya sentenciado.

En tanto, en el homicidio de Juan Ontiveros Ramos, ocurrido el año pasado, se tiene identificado al presunto autor material y existe orden de aprehensión en su contra, pero no se ha logrado su captura.

Dentro de los casos registrados, destaca el ocurrido el 22 de octubre de 2012 en contra de Ismael Solorio Urrutia y Manuela Solís Contreras, cuando viajaban por la carretera de Álvaro Obregón a la ciudad de Cuauhtémoc. Ambos encabezaban una campaña en contra de la minera Mag Silver y su filial Cascabel, eran miembros del Barzón y también pugnaban por la defensa del agua en el ejido Benito Juárez; esto último, según la Fiscalía, lo que se tiene como posible móvil del atentado. Sin embargo, a casi seis años, no hay personas detenidas por el doble crimen.

En septiembre de 2013, los líderes rarámuris Socorro Ayala Ramos y Jaime Zubía Cevallos, fueron asesinados en la comunidad de Choreachi. Se estableció que fueron víctimas de un grupo criminal que fue contratado por los dueños de aprovechamientos forestales en la región. Ni un detenido.

El 5 de diciembre de 2014 ocurrió lo mismo a Irineo Meza Solís, de 23 años y que se sumó a la lista de defensores indígenas de Choreachi victimados. Él sostuvo una lucha jurídica en contra de la tala clandestina y por el reconocimiento de su territorio; cuatro años después, los responsables continúan libres.

En febrero de 2015, Alberto Almeida Fernández, fue asesinado por exigir el cese de la sobreexplotación del acuífero Flores Magón-Ahumada, realizada por miembros de la comunidad menonita y presentó denuncias penales ante la Procuraduría General de la República (PGR) por perforaciones ilegales en el rancho de Santa Rita, lo que ocasionó la clausura de varias perforaciones y robo de energía eléctrica de los predios, la Gregoria, Chivatito, Las Cuatas I y II y Los Lamentos. A la fecha, cero arrestos.

En octubre de ese mismo año, se cometió el crimen de Herculano Frías, segundo gobernador de Jochi, del municipio de Guazapares, luego de que presentara alrededor de 15 denuncias por amenazas, robo de ganado e intento de despojo de sus tierras. Un grupo de hombres armados llegó por él y se lo llevó a la fuerza frente a sus hijos, una de dos años. Horas más tarde, se encontró su cuerpo degollado en un rancho cercano, en Juturúmachi.  La familia tuvo que huir de su tierra, ubicada al fondo de una barranca. El caso lo lleva la Comisión de Solidaridad y Defensa de los Derechos Humanos (Cosyddhc).

Al año siguiente, en la comunidad de Coloradas de la Virgen, mataron a otros cuatro líderes indígenas, entre ellos, el ex gobernador indígena, Cresencio Molina, al parecer también por defender su territorio y oponerse a la explotación forestal.

El 15 de enero de 2017, ocurrió el homicidio de Isidro Baldenegro López, un líder emblemático que en 2005 recibió el Premio Goldman, por su lucha a favor del medio ambiente. Murió en la comunidad indígena Coloradas de la Virgen, del municipio de Guadalupe y Calvo. Su padre, Don Julio Baldenegro fue victimado casi 20 años atrás, en 1986. Este es el único caso en el que se ha logrado la detención de un presunto responsable identificado como Romeo R. M. Aún se espera la sentencia.

El 2 de febrero del año pasado, se registró el crimen de Juan Ontiveros Ramos, activista indígena de la Sierra Tarahumara, a quien atacaron en la comunidad de Choreachi, del municipio de Guadalupe y Calvo. Meses antes había ofrecido su testimonio de la problemática en las comunidades indígenas de la Sierra Tarahumara, que se entregó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y Amnistía Internacional. Según las autoridades, tienen identificado al presunto autor material y existe una orden de aprehensión en su contra, pero no se le ha arrestado.

El 17 de abril de 2018, le arrebataron la vida al activista social Luis Carlos Gutiérrez, mejor conocido como “Lucas el de Madera”, cuando se dirigía a la reunión semanal del Grupo de Resistencia Civil de Madera. Su cuerpo fue localizado con múltiples heridas de bala a bordo de un vehículo, el cual quedó varado por la carretera de Madera a Nahuerachi.

El 13 de junio de este año, los barzonistas Ramón Hernández Nevárez y Anselmo Hernández Andujo, padre e hijo, fueron ejecutados en el municipio de Namiquipa, luego de denunciar amenazas por la disputa de tierras y agua en huertas manzaneras. Ambos viajaban por el tramo carretero que conduce del campo menonita número 101 a la comunidad de Flores Magón, donde los interceptaron unos encapuchados que les dispararon. Tampoco se ha arrestado a alguien por estos hechos.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.


--




Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo