• Martes 20 Noviembre 2018
  • 17:58:39
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 19°C - 67°F
  1. Martes 20 Noviembre 2018
  2. 17:58:39
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 19°C - 67°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Internacional

Marchan contra terror y odio en Bruselas

Agencias | Domingo 17 Abril 2016 | 19:55 hrs

AP |

AP |

AP |

AP |

AP |

AP |

AP |

AP |

AP |

Bruselas, Bélgica— Miles de personas participaron hoy en la "marcha contra el terror y el odio" en repudio a los atentados del 22 de marzo en la capital belga que causaron la muerte de 32 personas.

"Me gustaría que todo el mundo deje de decir que todos los musulmanes son terroristas. Yo estoy aquí, con ustedes", afirmó tajante Secaima, una joven de origen marroquí y tocada con el velo islámico que prefiere no revelar su apellido.

Como ella, en torno a 7 mil personas, según los cálculos de la Policía citados por varios medios, decidieron participar primera gran muestra pública de duelo y rechazo al extremismo tras los atentados.

Un grupo de manifestantes ha partido desde el corazón de Molenbeek, el distrito de amplia presencia musulmana que ha ganado una triste fama por haber sido lugar de paso y residencia de jóvenes radicalizados que participaron en los atentados de Bruselas y París, del pasado 13 de noviembre.

El grupo, formado mayoritariamente por mujeres con velo y hombres de más de 40 años, ganó los aplausos de los asistentes al clamar "Vete Daesh (acrónimo árabe para el autodenominado Estado Islámico). Bruselas no es tuya".

Abdelaziz, un marroquí de 60 años radicado desde hace 20 en Molenbeek, consideró que su presencia y la de sus vecinos era esencial para limpiar la imagen del barrio.

"Queremos decir que no apoyamos (los actos terroristas). Nosotros en Molenbeek vivimos en comunidad. Lo que hizo esa gente, nosotros no se lo enseñamos. Son jóvenes débiles, que se han dejado lavar el cerebro", afirmó.

"Un verdadero musulmán jamás osaría hacer daño a otra persona, esto es seguro. Puedo decir que es un delincuente, un vagabundo o un drogadicto, pero no un verdadero musulmán que es practicante. Respetamos todas las religiones", recalcó Secaima.

Fatima Ayari, una tunecina que lleva años residiendo en suelo belga, coincide en señalar que los autores de la matanza son "gente que ya ha estado en prisión".

"No tenemos nada que ver con ellos. Nosotros vivimos aquí y no hay diferencia entre españoles, belgas, italianos o marroquíes. Somos todos hermanos y hermanas, queremos la paz", dijo, mientras sujetaba con firmeza una rosa blanca entre sus manos.

Muchos de los manifestantes depositaron flores delante del edificio de la Bolsa de Bruselas, convertido por la población en un templo en honor a las víctimas y repudio a los atentados desde las primeras horas después de los ataques.

El acto empezó con la lectura de los nombres de las 32 víctimas fatales de los atentados y concluyó con discursos de algunos socorristas y supervivientes, así como la lectura de mensajes enviadas por algunos heridos y familiares de los fallecidos.

Uno de los momentos más emotivos se vivió precisamente cuando una comitiva formada por los líderes de diferentes confesiones ha marchado unida hacia el memorial, protegidos por una cadena humana formada por voluntarios musulmanes, ante los aplausos de los asistentes a la marcha.

La numerosa presencia de belgas de origen magrebí contrastó con la escasa presencia de la comunidad flamenca, minoritaria en Bruselas -también capital de Flandes- pero que representa más de la mitad de los más de once millones de personas que viven en Bélgica.

Mientras varios asistentes a la marcha portan carteles defendiendo el principio de "vivir juntos" -pero, de facto, no revueltos- que ha marcado el desarrollo de la sociedad belga, la peruana Judith Teyo pone el dedo sobre una de las cuestiones más espinosas: el modelo de integración belga.

"Hay una pretendida integración, y estoy de acuerdo siempre y cuando se valore y se respete lo que teníamos mucho antes de haber nacido", reclamó Teyo, quien lleva más de un cuarto de siglo viviendo en Bélgica.

"Veo en cada cara, en cada gesto, tristeza, un dolor profundo, queremos salir de eso y queremos vivir en armonía juntos, con nuestra diversidad y pluralidad. Queremos vivir en paz", añadió.

Sobre sus palabras se escuchó la música de un quinteto interpretando una triste melodía clásica, cuya solemnidad contrastó con el hogareño olor a gofre que desprenden los puestos ambulantes que hacen las delicias de los belgas, allá donde vayan.

Y es que, como reza uno de los carteles más populares entre los asistentes a la marcha contra "el terror y el odio", ahora es el momento de mantener la calma y amar Bélgica.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo