• Domingo 18 Noviembre 2018
  • 12:59:19
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 20°C - 68°F
  1. Domingo 18 Noviembre 2018
  2. 12:59:19
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 20°C - 68°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Internacional

Texanos sacian su sed con agua mexicana

The New York Times | Viernes 05 Agosto 2016 | 15:20 hrs

Agencias |

Houston— Cualquiera que haya sobrevivido un verano en Texas te dirá que el calor está pesado. Te regresa cuando tratas de avanzar a través de él, saca sudor de poros que ni siquiera sabías que tenías y deja tu boca tan seca que podrías encender un fósforo raspándolo en tu lengua

Para obtener algo de alivio, los oriundos de Texas y los pseudotexanos (me refiero a los trasplantados de Brooklyn que ya usan botas y corbatas de cordón) van por una Topo Chico helada, un agua mineral mexicana con una efervescencia tan fuerte como el calor del verano es opresivo.

Esta agua mineral súper burbujeante, en botellas de vidrio pintadas de verde al estilo retro, han desarrollado una clientela fervientemente leal aquí en Texas. Sus devotos llenan refrigeradores enteros con la bebida y se tatúan con el logo de la marca, una princesa azteca quien se dice que se curó bebiendo esa agua, la cual emana de un volcán inactivo en Monterrey.

Las botellas de Topo Chico están sobre las mesas de todos en Texas en esta época del año, desde humildes taquerías en el Valle Río Grande hasta restaurantes exclusivos en Houston.

El agua a menudo es la espuma burbujeante que corona los cocteles en los bares de moda en Austin y el acompañamiento de bebidas expreso en cafés alternativos en Dallas. Ni te molestes por pedir un San Pellegrino o un Perrier; muy probablemente no las manejan.

En supermercados y bodegas es difícil encontrar un carrito de compras que no contenga un paquete de 12 botellas de Topo Chico. De acuerdo con la empresa de investigación de mercados IRI, Topo Chico ha capturado el 62 por ciento de las ventas de agua mineral importada realizadas en las tiendas de víveres de Texas, y 74 por ciento de las que son en tiendas de conveniencia.

Las ventas en Estados Unidos sumaron alrededor de 58 millones de dólares para el año que terminó en junio, un incremento de un 83 por ciento comparado con el 2012, sin duda impulsadas por publicaciones en las redes sociales que indicaban que era difícil encontrar Topo Chico fuera de Texas. Su distributor en Estados Unidos, Interex, basado en Fort Worth, expresó al respecto que está disponible, aunque en menor grado, en otros 29 estados.

“Hay algo de ironía en el hecho de que estemos bebiendo agua de México”, expresó Liz Lambert, fundadora y fuerza creativa detrás del Grupo Bunkhouse, que administra dos “hoteles boutique” en Austin, otro en San Antonio y un “hotel nómada y campamento” en la meca de los artistas Marfa, donde a los huéspedes (Beyoncé entre ellos) se les ofrece una botella de Topo Chico cuando se registran.

A los viajeros y aún a los locales en México se les advierte que no beban esa agua, pero Topo Chico se ha embotellado y consumido desde 1895.

Previo a eso, los viajeros de Estados Unidos llegaban en multitudes a Monterrey a beber y bañarse en lo que los periódicos de la era llamaban “manantiales termales” en las faldas del Cerro del Topo Chico. Se decía que el agua tenía gran valor medicinal en el tratamiento contra la  tuberculosis, enfermedades del hígado y el reumatismo.

Hoy en día, el agua continúa siendo embotellada en la fuente luego de un proceso de purificación que su embotelladora, Compañía Embotelladora Topo Chico, afirmó que no altera la composición mineral natural, la cual incluye sodio, magnesio, calcio, potasio y manganeso.

Se agrega carbonación (efervescencia), pero sólo lo suficiente para restaurar la efervescencia perdida durante la purificación, requisito de la F.D.A. para productos que se venden como agua mineral.

La embotelladora no hace alarde de propiedades curativas del agua, a excepción de que el agua “apaga tu sed” y “ayuda en el proceso digestivo”. Sin embargo algunos texanos aseguran que es la mejor cura para la resaca.

“Creo que es porque tiene ese burbujeo vibrante, como el Alka-Seltzer”, dijo Daisy Ryan, subdirectora de Bebidas de McGuire Moorman Hospitality, la cual dijo que sirve “increíbles” cantidades de Topo Chico en varios restaurantes populares de Austin, incluyendo Jeffrey’s, Josephine House y Elizabeth St. Cafe.

Más allá de cualquier poder curativo, muchos fans de Topo Chico te dirán que simplemente sabe bien. Justin Yu, el chef y propietario de Oxheart en Houston, expresó que es mejor que el agua mineral que él acostumbraba beber mientras estaba haciendo sus internados en Europa.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo