• Martes 13 Noviembre 2018
  • 18:54:50
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 6°C - 42°F
  1. Martes 13 Noviembre 2018
  2. 18:54:50
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 6°C - 42°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Internacional

Líbano mira al pasado para escoger al nuevo presidente

El Mundo | Lunes 31 Octubre 2016 | 17:37 hrs

|

Beirut.- Líbano ya tiene un nuevo jefe de Estado después de casi dos años y medio de vacío presidencial. Ochenta y tres diputados han votado a favor de la elección de Michel Aoun, de 81 años, para que sea el nuevo presidente del país. Han sido necesarias 46 sesiones parlamentarias para que los miembros de la Cámara acuerden la elección de uno de los candidatos.

Su nominación ha llegado tras una esperpéntica votación en la que se han cancelado dos rondas. En la primera, Aoun no ha conseguido el apoyo de dos terceras partes de la Cámara. A pesar de la presencia de 127 diputados, el presidente de la Cámara, Nabih Berri, ha contabilizado un total de 128 votos en dos ocasiones. También han recibido votos una celebridad local y Zorba el Griego, lo que ha forzado a Berri a pedir "seriedad" a los diputados.

"Los libaneses necesitan que su Estado proteja sus derechos y obligaciones, por lo que necesitan un presidente que garantice su seguridad" ha declarado Michel Aoun durante el discurso de investidura. El décimotercer presidente del país ha afirmado que lo más urgente es acordar una nueva ley electoral, reformas económicas y una solución a la crisis de refugiados. Líbano acoge a más de un millón de ciudadanos sirios.

Con esta elección, los partidos ponen fin a la total parálisis política que arrastraba el estado desde el 25 de Mayo de 2014, día del fin del mandato de Michel Suleiman. Michel Aoun es el tercer general del ejército que ocupará el palacio presidencial de Baabda de forma consecutiva.

Después de dos años y medio de parálisis que ha degradado a las instituciones estatales a ojos de los libaneses, el analista Walid al-Asmar cree que "los partidos políticos estaban extenuados". A eso se suma que "las potencias con intereses en la región ya no están tan centradas en Líbano como hace dos años", añade, después de asegurar que la inestabilidad política no se haya traducido en una mayor inseguridad.

Líbano comparte la mayor parte de su frontera terrestre con Siria, y una serie de atentados y enfrentamientos en 2013 y 2014 amenazó la estabilidad interna. Pero la presión de las potencias extranjeras, acuerdos políticos y el empoderamiento de las agencias de seguridad libanesas permitieron reducir la porosidad de la frontera y disminuir considerablemente la tensión.

Las potencias regionales e internacionales "ya no están tan interesadas en Líbano" asegura el profesor universitario Imad Salamey. Este contexto ha permitido que los partidos libaneses decidan más libremente sus alianzas, aunque siempre asegurándose el visto bueno de sus apoyos externos. El ministro de Arabia Saudí, principal apoyo del partido Futuro, ha aprobado la nominación de Aoun en la reciente visita a Líbano.

Aún así, la elección de Aoun como nuevo jefe de Estado no parece despertar entusiasmo más allá de sus seguidores. "Ya era hora de desencallar esta situación" afirma exultante Jad, el gerente de un restaurante. Mientras cuelga banderas libanesas en la terraza, con la pegatina de Michel Aoun enganchada al pecho, asegura que "ahora falta que los partidos lleguen a acuerdos para formar un Gobierno estable".

La parálisis política ha impedido que las frágiles instituciones estatales den respuesta a las necesidades de la población, lo que ha hecho mella en la ya de por sí poca confianza de los libaneses en las instituciones públicas y los políticos.

"La situación económica sólo ha ido a peor". asegura Ahmad, un taxista que apenas llega a cubrir sus necesidades, "y los diputados han alargado por dos veces su mandato parlamentario sin apenas haber hecho nada". Las desigualdades han crecido en la última década y el crecimiento económico se redujo al 1% del PIB en 2015.

"La estabilidad y la economía son las prioridad del país" asegura Alain Aoun, "esta crisis ha provocado que las instituciones públicas sean muy poco productivas". Pero la Presidencia tiene un rol simbólico, no puede legislar y por ahora no hay un programa de mínimos para acordar reformas estructurales.

"Esta nominación simboliza el posible consenso político a alcanzar en el futuro más que un cambio real en la gobernanza del Estado" explica al-Asmar, "pero también es cierto que la economía nunca ha sido un caballo de batalla, ya que la mayoría de partidos comparten una ideología neoliberal similar".

Un largo proceso político

Este sorprendente acuerdo entre los partidos es la consecuencia de los vaivenes políticos de los últimos dos años y medio.

El líder del partido Cambio y Reforma ha recibido los apoyos de su principal aliado, el partido-milicia Hezbolá, de las Fuerzas Libanesas cristianas lideradas por Samir Geagea, hasta hace poco su adversario político, y también por el partido suní Futuro. Su líder, Saad Hariri, anunció el pasado día 20 que retiraba la candidatura de Suleiman Frangieh en favor de Aoun. Este inesperado cambio de posiciones tomó por sorpresa a sus propios compañeros de partido, muchos de los cuáles criticaron la decisión de apoyar al candidato de Hezbolá.

"La situación ha evolucionado, y aquellos que creían que existía otra opción a la Presidencia han cedido" asegura el diputado Alain Aoun, sobrino del nuevo presidente. "Con Hariri hemos acercado posiciones sobre aquellos puntos en que no estábamos de acuerdo, y hemos desarrollado un marco de mínimos para que apoye al general Aoun".

A diferencia de su predecesor, Aoun no es un candidato independiente y la falta de concordia entre los dos grandes grupos políticos, 8 de Marzo y 14 de Marzo, ha impedido hasta ahora el consenso. Saad Hariri, hijo del primer ministro Rafik Hariri asesinado en 2005, asegura que con esta elección buscaba poner "fin al vacío presidencial" para construir una "verdadera asociación" entre los partidos rivales por el bien del país.

Pero el cambio de posiciones del líder de Futuro se debe también a intereses del partidos, ya que Hariri "se ha dado cuenta que sin presencia en las instituciones, pierde poder y peso político", añade Imad Salamey. Tras la elección de Aoun, los nuevos equilibrios indican que Saad Hariri es el mejor posicionado para ser el nuevo primer ministro en un futuro gabinete. Fuentes de Hezbolá ya han indicado que no se opondrán a su nominación.

Hacia mayores acuerdos

La elección del nuevo presidente era un requisito indispensable para celebrar elecciones legislativas. Los diputados actuales, escogidos en 2009, han extendido dos veces un mandato parlamentario que ahora concluye el próximo mayo. Falta por ver si los partidos también se pondrán de acuerdo para pactar una nueva ley electoral que sustituya a la de 1960. "A pesar de las posiciones radicales de los partidos contra la actual ley electoral, temo que acaben utilizando la misma ya que beneficia a los partidos en el poder" asegura al-Asmar.

Unas elecciones que no interesan a Tanya Eid, joven estudiante de Márketing, ya que no ve el cambio posible. "La gente acaba votando siempre a los mismos líderes, y a estos no les interesa el cambio".

No lejos del Parlamento, Mouatazem sostiene una pancarta con el dibujo de un presidente descabezado. "Da igual a quién elijan, nuestros políticos están manchados de sangre y no les interesa luchar contra la corrupción ni hacer progresar al país" explica este joven chef de 22 años. Muchos de los líderes políticos como el mismo Michel Aoun eran los cabecillas de milicias durante la guerra civil que concluyó en 1990. Y numerosas encuestas demuestran que la corrupción es el principal problema para los ciudadanos del país.

Con esta nominación, Michel Aoun materializa un anhelo de casi tres décadas. A finales de los 80, en los últimos compases del conflicto civil que desangró al Líbano durante tres lustros a partir de 1975, el general se autoproclamó presidente. Un acuerdo entre milicias y potencias extranjeras allanaba el camino para una transición, pero Aoun se negó a aceptar el pacto y lanzó su propia "guerra de liberación". Los enfrentamientos provocaron un nuevo desplazamiento masivo de población, Aoun salió derrotado y tuvo que exiliarse en Francia durante 15 años.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo