• Miércoles 14 Noviembre 2018
  • 20:24:11
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 4°C - 40°F
  1. Miércoles 14 Noviembre 2018
  2. 20:24:11
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 4°C - 40°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Internacional

El líder derrotado de Gambia sale del país

Associated Press | Sábado 21 Enero 2017 | 22:02 hrs

Associated Press |

Gambia.- El derrotado gobernante gambiano Yahya Jammeh y su familia partieron al exilio político el sábado en la noche. Su marcha del país puso fin a 22 años de gobierno basado en el miedo y a una crisis política poselectoral que amenazaba con provocar una intervención militar regional tras negarse a ceder el poder.

Mientras ascendía las escaleras del avión, Jammeh se volteó hacia la multitud, besó su corán y se despidió por última vez de sus partidarios, incluidos algunos soldados que lloraban al verlo marchar.

El avión despegó casi 24 horas después de que Jammeh anunció en la televisión estatal que había decidido entregar el poder al nuevo presidente, Adama Barrow, en respuesta a la creciente presión internacional para que se fuera del país.

Aunque decenas de miles de gambianos habían huido del país durante su gobierno, los simpatizantes de Jammeh acudieron en grandes números al aeropuerto para verlo caminar por la alfombra roja hacia el avión. Muchas mujeres gritaban "¡No te vayas! ¡No te vayas!".

Jammeh aterrizó en Guinea una hora más tarde. Él y su familia despegaron después hacia Malabo, la capital de Guinea Ecuatorial, según un funcionario aeroportuario que solicitó el anonimato porque no estaba autorizado a hacer declaraciones a la prensa. Guinea Ecuatorial, a diferencia de Guinea, no forma parte de la Corte Penal Internacional.

"Lo fundamental ahora es que a partir de este momento vivirá en un país extranjero", declaró Barrow a The Associated Press.

Barrow ganó las elecciones en diciembre, pero Jammeh impugnó los resultados al tiempo que aumentaban las peticiones para ser juzgado por presuntos abusos de poder durante su gobierno. Se movilizó una fuerza regional con el fin de obligarlo a dejar el poder en caso de que fracasaran las acciones diplomáticas de último minuto para convencerlo de que se marchara del país.

La tensión creció hasta el punto de que Barrow tuvo que asumir el jueves la presidencia en la embajada de Gambia en el vecino Senegal, después de que el mandato de Jammeh expirara la medianoche anterior.

Barrow dijo a The Associated Press que regresará a Gambia cuando ya "no haya impedimentos" y se realice una amplia revisión de seguridad.

Poco después de la partida de Jammeh, Naciones Unidas, la Unión Africana y el bloque regional del oeste de África, Ecowas, emitieron una declaración conjunta que señala que ningún país que haya ofrecido "hospitalidad africana" al exmandatario y a su familia debe ser sancionado y que debería tener la libertad de regresar a Gambia en el futuro. En el documento se dijo que Jammeh dejó el país "temporalmente".

La declaración no incluyó promesas de amnistía pero señaló que el mundo y los organismos regionales "se comprometieron a trabajar con el gobierno de Gambia para impedir la confiscación de activos y propiedades que pertenezcan legalmente al expresidente Jammeh o su familia y a los miembros del gabinete, funcionarios y simpatizantes del partido".

Jammeh, que tomó el poder en un golpe de Estado en 1994, había anunciado alguna vez que gobernaría mil millones de años. Es uno de los cada vez menos gobernantes del oeste de África que han permanecido en el poder sin límite aparente. Conseguir que se retirara pacíficamente podría contribuir a que la vasta región avance hacia traspasos de poder más estables.

La salida de Jammeh pone fin a una crisis política en una nación extremadamente pobre de 1,9 millones de habitantes que se ha promocionado entre turistas europeos como "la costa sonriente de África".

Mientras Jammeh preparaba su salida al cabo de horas de negociaciones de último minuto con los gobiernos de Guinea y Mauritania, activistas por los derechos humanos exigieron que se le haga rendir cuentas por presuntos abusos, entre ellos tortura y detención de opositores.

"Jammeh llegó como un mendigo armado. Debería irse como un déspota sin ropa. Las propiedades que pretende proteger pertenecen a Gambia y los gambianos, y no debe permitirse que se las lleve. Debe irse de nuestro país sin condiciones", señaló Jeggan Bahoum, del Movimiento para la Restauración de la Democracia en Gambia.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo