• Jueves 15 Noviembre 2018
  • 15:12:31
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 17°C - 63°F
  1. Jueves 15 Noviembre 2018
  2. 15:12:31
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 17°C - 63°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Internacional

Agente corrupto ensombrece esfuerzos por facilitar crecimiento de Patrulla Fronteriza

The New York Times | Domingo 21 Mayo 2017 | 13:48 hrs

Agencias |

Brownsville— Joel Luna era el tipo de solicitante que la Patrulla Fronteriza desea. Se crió a ambos lados de la frontera, en México y el sur de Texas. Participó durante la preparatoria en el Cuerpo de Reserva de Oficiales del Ejército para posteriormente prestar servicio en el Ejército.



Luna ingresó a la corporación como parte de la campaña de contrataciones iniciada durante el gobierno de George W. Bush. Pero seis años después, su condecorada carrera tuvo un sorprendente fin: las autoridades lo arrestaron y acusaron de contribuir a enviar armas ilegales a México y drogas a Estados Unidos. En enero fue declarado culpable y sentenciado a 20 años de cárcel.



Hoy en día, mientras el presidente Trump planea intensificar nuevamente las contrataciones en la Patrulla Fronteriza, está creciendo la sombra del caso de Luna. El presidente quiere crear cinco mil nuevas plazas, mediante un proceso que los críticos temen pueda abrir las puertas a agentes como Luna.



Funcionarios de la corporación, algunos miembros del Congreso y el sindicato de la Patrulla Fronteriza señalan que con el método actual se ha complicado demasiado contratar agentes. Por lo general investigar a los candidatos y darles el empleo tarda más de un año.



En el meollo de este proceso notoriamente lento y riguroso –implementado por Aduanas y Protección Fronteriza, la instancia de quien depende la Patrulla Fronteriza, tras varios casos de corrupción− se encuentra la prueba obligatoria en el detector de mentiras. Los funcionarios están considerando modificar el examen, mientras que la corporación podría omitirlo en ciertos casos.



Pero algunos funcionarios y exfuncionarios del Departamento de Seguridad Interna señalaron que los cambios propuestos dejarían a la corporación expuesta a individuos corruptos que podrían usar su cargo a efecto de ayudar a los cárteles de la droga o a los traficantes de personas. Los agentes de la Patrulla Fronteriza trabajan básicamente en zonas aisladas y constituyen en forma rutinaria blanco de organizaciones delictivas.



“Podría ponerse en considerable peligro a Aduanas y Protección Fronteriza”, opinó John Roth, el inspector general del Departamento de Seguridad Interna. “Si bien tal vez parezca razonable decir que al expersonal militar se le puede exentar de los requisitos porque ya pasó por el detector de mentiras, los agentes de la Patrulla Fronteriza laboran en un entorno distinto que no está tan controlado como el militar”.



Roth consideró que la corporación necesitaba identificar otros métodos para volver las contrataciones “más eficientes sin sacrificar la integridad y la efectividad”.



James Tomsheck, exdirector de la división de asuntos internos de la corporación que participó en el diseño de las pruebas originales en el detector de mentiras, dijo que el nuevo examen no serviría para descartar a los solicitantes con problemas de drogas o nexos con los cárteles. Está “diseñado para la comunidad de inteligencia, no los profesionales de las fuerzas del orden”, dijo.



Luna no hizo la prueba del detector de mentiras antes de ingresar en el 2009 a la corporación. En el 2013 entró en vigor el Decreto Anticorrupción Fronteriza firmado por Obama, una ley motivada por los problemas registrados en la corporación durante las contrataciones de la era Bush. Al duplicarse de casi 10 mil a más de 20 mil el número de efectivos de la Patrulla entre el 2001 y el 2009, docenas de agentes fueron eventualmente acusados de corrupción,  según documentos gubernamentales y archivos judiciales.



Uno de los más notorios es Luna, cuyos hermanos trabajaban para el Cártel del Golfo.



El año pasado, en un reporte del panel asesor de Seguridad Interna se determinó que los agentes fronterizos corruptos “representan un peligro para la seguridad nacional”. En el informe se hacía un llamado a medidas más enérgicas destinadas a erradicarlos, como aumentar el número de investigadores internos, debido a que la corporación no contaba con suficiente personal.



Pero Tonsheck señaló que al parecer la instancia estaba haciendo lo contrario al intentar cumplir con los objetivos de contrataciones de Trump.



“Las medidas que se proponen minan el protocolo de revisión de antecedentes que ya de por sí tiene deficiencias”, dijo. “Nada más están buscándose más individuos como Joel Luna”.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo