El Diario de Chihuahua


Quiénes son los titanes de Silicon Valley que abandonaron la universidad para perseguir sus sueños


Tomada de Infobae | Jueves 01 Junio 2017 | 00:13 hrs


Independientemente de que siempre existieron casos de personas exitosas en el mundo de los negocios y las artes que nunca terminaron la universidad, es cierto que la complejización del mercado laboral en la actualidad obliga a millones de jóvenes estudiantes de todo el mundo a no solo conformarse con títulos universitarios sino tener que aspirar a maestrías y posgrados, con el consecuente endeudamiento a largo plazo como suele ocurrir en países como los Estados Unidos donde la educación superior es extremadamente costosa.

Pero también es cierto que en la actualidad, tal vez más que nunca antes, estamos siendo testigos de cada vez más casos de jóvenes que abandonan sus estudios con el objetivo de hacer realidad sus sueños y visiones empresariales, en medio del auge de nuevas industrias que en muchos casos requieren ser los primeros para poder llegar a posicionarse como el lucrativo modelo de negocios a seguir por otros.

Probablemente uno de los hombres más influyentes de nuestra generación, Steve Jobs bromeó durante un discurso ante los graduados de Stanford asegurando que una de “las mejores decisiones” de su vida fue haber abandonado la universidad de Reed
 

El reciente discurso que ofreció Mark Zuckerberg ante los flamantes graduados de la prestigiosa Universidad de Harvard en Cambridge probablemente envió un mensaje confuso a los cientos de atentos jóvenes que formaban parte del auditorio, dado que el creador y número uno de la todopoderosa red social Facebook abandonó esa misma institución educativa en 2005 para lanzar la plataforma que revolucionaría la forma en la que cientos de millones de personas alrededor del mundo socializan con otros.

"Si llego a completar este discurso, será la primera vez que realmente termino algo en Harvard" bromeó el joven de 33 años que tiene hoy una fortuna personal que supera los 60 mil millones de dólares, lo que lo convierte no solo en una de las personas más ricas del mundo sino también en una de las más influyentes a nivel político y empresarial.

Convertido en el hombre más rico del mundo, Bill Gates también abandonó sus estudios sin obtener un diploma. “Si hubiera hablado con ustedes en su período de orientación, probablemente muchos de ustedes no estarían aquí hoy” aseguró en un discurso ante graduados de Harvard

Si bien Zuckerberg es tal vez hoy el ejemplo más prominente de los titanes de la industria tecnológica que han logrado alcanzar el éxito sin haber terminado sus estudios universitarios, definitivamente no ha sido el único encargado de allanar el camino para otros.

La leyenda Steve Jobs, creador de los productos de tecnología de consumo más relevantes de la historia moderna de la mano de Apple, abandonó sus estudios en el Reed College para dedicarse de lleno a su pasión por las computadores y poder lanzar junto a Steve Wozniak y Ronald Wayne en julio de 1976 los primeros kits de hechos a mano de la Apple I, producto que llevaría a revolucionar el mercado de las computadoras personales más tarde.

El inversionista alemán Peter Thiel ofrece desde 2011 becas de 100.000 dólares a aquellos jóvenes prodigio dispuestos a abandonar sus estudios para comenzar a trabajar en una start up. El polémico multimillonario asegura que la educación superior es una pérdida de dinero

Recordado entre tantas otras cosas por el épico discurso que ofreció ante los graduados de la Universidad de Stanford en 2005, Jobs es uno de los ejemplos más relevantes de una tendencia que crece en Silicon Valley, con jóvenes talentosos que ahogados por las deudas universitarias deciden probar suerte como emprendedores sin esperar a obtener su diploma.

Bill Gates el hombre más rico del mundo con 61 años y una fortuna personal calculada en más de 85 mil millones de dólares, amasada en parte al lograr posicionar su sistema operativo en la mayoría de las computadoras en funcionamiento alrededor del mundo, sorprendentemente también abandonó Harvard al igual que Zuckerberg.

Celebridades de la televisión y la música como Ellen DeGeneres y el rapero Kanye West han sido invitados por prestigiosas universidades para participar de sus ceremonias de graduación a pesar de no haber aspirado a obtener un diploma

El co fundador de Microsoft hoy se ha convertido en un referente mundial en lo que hace a la lucha por la erradicación de enfermedades infecciosas como el VIH y la malaria mediante la fundación que administra junto a su mujer Melinda. En uno de sus discursos ante graduados de Harvard Gates admitió: "Si yo les hubiese hablado durante su período de orientación, probablemente muchos de ustedes no estarían aquí hoy".

Por su parte el co fundador de Oracle Larry Ellison, con una fortuna estimada en 28 mil millones de dólares, abandonó la Universidad de Illinois y Chicago, al igual que el co fundador de Snap Inc. Evan Spiegel quien decidió dejar sus estudios en Stanford sin alcanzar los requerimientos para llevarse un diploma lo que de cualquier manera le permitió ser hoy la persona al frente de una de las redes sociales más prometedoras, a pesar de la reciente caída del precio de sus acciones en la bolsa.

Pero si existe un verdadero impulsor de la tendencia que parecería regir en Silicon Valley ese es Peter Thiel, el polémico inversionista alemán de 49 años miembro de la junta de Facebook y co fundador de Pay Pal junto al hoy referente de Tesla Elon Musk.

Evan Spiegel de Snap Inc., Larry Ellison de Oracle y el mencionado co fundador de Pay Pal Peter Thiel comparten el hecho de haber abandonado sus estudios para hacer realidad sus visiones de negocio no tradicionales

A pesar de haberse graduado en Stanford de en Filosofía y Leyes, Thiel se convirtió en un referente para jóvenes promesas techie que deciden abandonar sus estudios al ofrecer desde 2011 becas de 100.000 dólares a prodigios que no terminaron sus estudios con el objetivo de sumarse a una start up.

Independientemente de que hoy día son muchos más los estudiantes de todo el mundo los que aspiran a obtener un título universitario, son también cada vez más las personas las que se permiten tomar un arriesgado y en muchos casos desafortunado paso hacia lo desconocido en búsqueda de hacer realidad sus sueños, sin esperar a obtener sus diplomas en carreras no tradicionales.