• Miércoles 21 Noviembre 2018
  • 14:20:22
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 20°C - 68°F
  1. Miércoles 21 Noviembre 2018
  2. 14:20:22
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 20°C - 68°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Internacional

Mata Hari a 100 años de su último baile

Agencias | Domingo 15 Octubre 2017 | 07:50 hrs

Agencias |

Ciudad de México.- Pocos conocen la historia y el destino de Margaretha Geertruida Zelle, nombre real de la bailarina y cortesana Mata Hari, quien se convirtió en la femme fatale de la Primera Guerra Mundial, acusada de espionaje, que fue fusilada en la provincia de Vincennes, Francia, y cuya historia es una leyenda que se cuenta a 100 años de su muerte.

Mata Hari tiene muy poco que ver con la imagen de los espías de ficción, como James Bond, creado por el novelista y periodista británico Ian Fleming, pues en lugar de usar pistolas y vestir trajes, ella usaba como arma su cuerpo cubierto por joyería.

Para recordar el centenario de la muerte de Mata Hari el Fries Museum, en Holanda, montó una exposición con 55 objetos originales como fotografías, álbumes, cartas y archivos militares –algunos de ellos no eran públicos– que cuentan la historia de la más grande espía.

Margaretha nació en la capital de Frisia, Holanda, en 1876. Como hija de un fabricante de sombreros tuvo una vida acomodada hasta que se enfrentó a la crisis económica de la familia y posteriormente con tan sólo 15 años, al morir su madre, fue enviada a vivir con sus parientes, destacó el diario británico The Guardian.

A los 18 años respondió al anuncio de matrimonio publicado en un diario por un oficial holandés de origen escocés con el corazón roto, Rudolph MacLeod, y cuatro meses después ya estaba casada con él, un hecho que cambió su historia y la encaminó a convertirse en espía.

En 1897, nació Norman, su primer hijo y, de acuerdo con The Guardian, después de eso la familia emigró a las Indias Orientales Holandesas (hoy Indonesia), donde por cuatro años vivieron en zonas militares.

Su hija Non nació en 1898 y para ese momento los problemas de la pareja iban en aumento. En esa época la tragedia golpeó a la familia. Por razones que aún son un misterio, una niñera envenenó a los dos niños, siendo la pequeña la única sobreviviente.

En contraste, el diario británico The Independent señala que el motivo de la agresión fue una venganza porque

MacLeod había violado a una joven local.

El esposo de Margaretha se retiró del ejército en 1900, posteriormente la pareja regresó a Holanda para separarse dos años después. MacLeod se quedó con la custodia de Non para no pagar la pensión alimenticia que acordó con Margaretha, quien tuvo que dejar a su hija y trasladarse a París en 1903, según su correspondencia que mantenía con su primo Edward, destacó The Guardian.

ADIÓS MARGARETHA

En la Ciudad de la Luz comenzó a bailar danzas indias en salones privados bajo el nombre de Lady MacLeod, luego eligió Mata Hari, que en malayo significa ojo de la mañana. Fue su nombre artístico y así inició la leyenda.

En sus inicios en París y sin tener a su lado a su hija, trató por todos los medios de ganar dinero de una forma respetable, dando clases de piano y de alemán e incluso aplicó para ser modelo de una tienda departamental, aunque finalmente encontró empleo como modelo de pintores como Edouard Bisson, Octave Guillonnet y Fernand Cormon, momento en el que hizo importantes contactos teatrales que la llevaron a presentarse en los escenarios parisinos de moda.

Fue así como semidesnuda y con el dominio de un baile erótico, captó las miradas de la sociedad parisina y de los hombres en particular, cuando los medios de la época sólo tuvieron elogios para ella, como describe el portal del Fries Museum.

Gracias a su nueva profesión, Mata Hari vivió en los Campos Elíseos como una cortesana y se involucró con hombres en los círculos más poderosos que le revelaron sus secretos militares y la llevaron por toda Europa.

Ante esa situación, tanto los franceses como los alemanes la contrataron como espía, pero el ejército francés aparentemente sospechó de su labor como doble espía y la ejecutó en Vincennes en octubre de 1917, puntualizó The Washington Post.

Cuando estalló la Primera Guerra Mundial, en 1914, Mata Hari se quedó varada en Berlín y sus presentaciones quedaron suspendidas, lo que provocó que dejara de tener ingresos. Tiempo después regresó a Holanda y fue contactada por los servicios de espionaje alemanes para que fungiera como agente secreto gracias a sus contactos en los altos círculos sociales de París.

LA ESPÍA H21

Mata Hari se convirtió en la espía H21, pero nunca llegó a ser muy buena en su nueva profesión, que la llevó a la muerte.

En un viaje de regreso a Francia, los galos y británicos descubrieron sus actividades de espionaje para los alemanes, por lo que aceptó cambiar de bando.

Su nueva misión en París fue la de seducir a un militar alemán de alto rango, pero los franceses interceptaron telegramas enviados a Berlín en los que se sugería que la espía H21 de nuevo trabajaba para Alemania.

A principios de 1917, Mata Hari fue arrestada por cargos de espionaje para los alemanes y luego ejecutada a los 41 años por un pelotón de fusilamiento francés.

Testigos aseguraron que ese día llevaba puesta una larga capa de terciopelo negro con adornos de piel y un gran cuello de piel cuadrada; rechazó la venda en sus ojos y besó a sus ejecutores.

Cuando un secretario militar le preguntó si tenía alguna revelación, respondió: “Ninguna, y si la tuviera, la guardaría para mí”, señaló el portal francés The Local.

Luego de ser ejecutada, la cabeza de Mata Hari se expuso durante muchos años en el museo de anatomía de París, junto a otras celebridades del mundo criminal.

La femme fatale de la Primera Guerra Mundial ha inspirado películas, libros, obras de teatro y exposiciones. Incluso en 1931, la actriz sueca naturalizada estadunidense Greta Garbo la interpretó en una película titulada Mata Hari.

En 2016 el escritor brasileño Paulo Coelho publicó el libro La Espía, que versa sobre la vida de la famosa espía y bailarina que no pudo escapar de la tragedia ni ver de nuevo a su hija.

Vuelve la leyenda a su ciudad natal

LA HAYA.— La leyenda de Mata Hari vuelve a la ciudad del norte de Holanda que la vio nacer, Leeuwarden, con una exposición que conmemora el centenario de su muerte y arroja luz sobre su convulsa vida.

En la colección tenemos sus notas del colegio y podemos ver que era muy buena en idiomas. Ya en su niñez tenía un sentido internacional de la vida y aprendió el arte de la presentación”, explicó el director del Fries Museum, Kris Callens.

La pinacoteca ha reunido decenas de sus objetos personales, fotografías, álbumes que ella misma hacía de artículos periodísticos alabando sus actuaciones e informes militares dando cuenta de sus trabajos para los servicios secretos.

La idea de la exposición es que caminas con ella a lo largo de su vida. No era sólo una espía o una bailarina”, puntualizó el conservador del museo Yves Rocourt.

También fue una pequeña niña de Frisia que tuvo una infancia feliz, que se convirtió en madre más tarde y que pasó por casi de todo en su juventud”, añadió.

Varios hechos hacia el final de su adolescencia truncaron esa idílica infancia debido a que en menos de tres años su papá se arruinó, sus padres se separaron y su madre falleció.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo