• Miércoles 14 Noviembre 2018
  • 20:17:32
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 4°C - 40°F
  1. Miércoles 14 Noviembre 2018
  2. 20:17:32
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 4°C - 40°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Internacional

El diabólico hongo que convierte a las hormigas en zombies

Debate | Jueves 16 Noviembre 2017 | 21:04 hrs

Agencias |

Manipulada por el parásito, una hormiga infectada abandonará los acogedores confines de su hogar arbóreo y se dirigirá al suelo del bosque, un área más adecuada para el crecimiento de hongos.

Se trata de n hongo parásito, conocido como Ophiocordyceps unilteralis, ha convertido a las hormigas en zombis reales, haciendo que caminen sin pensar, coman la vegetación y cuelguen de los bordes de las hojas y ramas.

Este hongo se conoce comúnmente como “parásito cerebral”, pero una nueva investigación publicada en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias muestra que los cerebros de las hormigas zombis quedan intactos tras la infección.

El hongo las hace subir a la parte superior de una planta donde se anclan al nervio de una hoja con sus mandíbulas antes de morir. Foto: Wikimedia Commons

O. unilateralis es capaz de controlar las acciones de su anfitrión infiltrando y rodeando las fibras musculares a través del cuerpo de la hormiga.

En otras palabras, convierte a la hormiga infectada en una versión externalizada de sí mismo. Las hormigas zombis se convierten en parte insecto, parte hongo.

Después de alojarse en la parte inferior de una hoja, la hormiga zombificada se ancla a sí misma mordiendo el follaje. Esto marca el acto final de la víctima.

A partir de aquí, el hongo continúa creciendo y pudriéndose dentro del cuerpo de la hormiga, atravesando en algún momento la cabeza de la hormiga y liberando sus esporas de hongos. Todo este proceso, de principio a fin, puede llevar más de diez agonizantes días.

"Se encontraron células fúngicas en todo el cuerpo del huésped pero no en el cerebro, lo que implica que el control conductual del cuerpo animal por este microbio ocurre periféricamente", según el estudio.

La hormiga sana, sin estar infectada. Foto: Wikimedia Commons

Además, las células fúngicas invadieron las fibras musculares del huésped y se unieron para formar redes que rodeaban los músculos.

Estas redes pueden representar un comportamiento de búsqueda colectiva de este parásito, que a su vez puede facilitar la manipulación del huésped.

Los autores del artículo originalmente creían que el hongo altera el cerebro para cambiar el comportamiento de las hormigas, pero efectivamente invade las fibras musculares de la hormiga, creando una especie de esqueleto dentro de la hormiga.

"Las conexiones se asemejan a estructuras que ayudan a transportar nutrientes y orgánulos en varios hongos asociados a plantas", sostiene el documento.

Foto de Youtube: TheANIMATERRA

"Estos hallazgos alteran la visión actual de los fenotipos extendidos por parásitos al demostrar que el control del comportamiento no requiere que el parásito invada físicamente el cerebro del huésped y que las células del parásito se coordinen para cambiar el comportamiento del huésped".

David Hughes, autor principal del estudio, lo comparó con un titiritero "que tira de las cuerdas para hacer un movimiento de marioneta, el hongo controla los músculos de la hormiga para manipular las piernas y las mandíbulas del huésped".

Con información de pnas.org

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo