El Diario de Chihuahua


Fronteras abiertas promueven proliferación de drogas: Trump


Excélsior | Martes 30 Enero 2018 | 20:37 hrs


El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo en su primer discurso sobre el estado de la Unión que el país ha avanzado con una misión clara: que el país sea grande otra vez.

"Hemos tenido, victorias y calamidades (…) pero hemos visto la belleza del alma estadunidense”.

Hizo un recordatorio de los daños que provocaron los huracanes que afectaron al territorio estadunidense el año pasado y ovacionó a los cuerpos de rescate que ayudaron a salvar vidas.

Pero señaló que también se vio "la belleza del espíritu estadunidense" y su "espina de acero".

"Siempre vamos a salir de esto juntos, siempre”, expresó.

Tras lo cual, homenajeó al representante republicano Steve Scalise, herido de bala tras un tiroteo en las afueras de Washington en junio de este año.

Con lo cual, hizo su primer llamado a la unión del pueblo estadunidense, al cual calificó de fuerte.

"Juntos estamos construyendo un país seguro y orgulloso. El estado de nuestra unión es fuerte porque nuestro pueblo es fuerte".

Enlistó sus logros, entre los que hace referencia a los 2.4 millones de empleos creados tras las elecciones y a que están volviendo a subir los salarios.

También indicó que el desempleo entre la comunidad afroamericana está a niveles históricamente bajos, como en el caso de los hispanos.

Hizo mención a la adopción de la reforma fiscal.

"Ahora nuestras empresas pueden competir con cualquiera en cualquier lugar del mundo".

"El recorte masivo de impuestos beneficiará a la clase trabajadora y los pequeños negocios", aseguró para después detallar algunas de las disposiciones del plan, poniendo especial énfasis en que se eliminó el mandato obligatorio para tener el seguro Obamacare.

"Derogamos el centro del desastroso Obamacare, el mandato individual ya no existe”, dijo el mandatario.

Asimismo, el magnate cifró en 3 millones los empleados que recibieron pagos extraordinarios gracias a la reforma fiscal.

Puso de ejemplo a Apple y Exxon Mobil por las inversiones de capital anunciadas recientemente.

"Si trabajas duro, si crees en ti mismo y crees que puedes conseguirlo, juntos lo lograremos".

El siguiente punto en su discurso es el respeto a la bandera y al himno, palabras tras las cuales recibe los aplausos de los asistentes.

"Los estadunidenses aman a su país y se merecen un gobierno que les muestre el mismo amor y lealtad en retorno".

Insistió en que todos los estadunidenses se merecen que se les rindan cuentas y por ello realizaron cambios para que se pudiera realizar.

Posteriormente, señaló que terminaron con la “guerra del carbón” y que son exportadores de energía, para añadir que en su primer año de presidencia se eliminó más regulación que en todo el mandato de cualquier presidente.

"Muchas compañías de autos están expandiendo sus plantas por Estados Unidos, lo que no habíamos visto en mucho tiempo. Todo está regresando”

"Por muchos años empresas y empleos nos habían dejado, pero ahora están regresando.”

El mandatario destacó en ese punto el caso de Chrysler, que anunció que moverá su planta de México al terrotorio estadunidense.

"Son noticias que no estábamos acostumbrados a escuchar. Ahora quieren estar donde está la acción".

En su siguiente punto, Trump pasa al comercio y expresó que se acabó lo hora de rendirse ante los socios comerciales y aseguró que los acuerdos futuros serán "justo y recíprocos".

Posteriormente se centró en el plan de infraestructuras, que, según él, necesita la economía y se merecen los ciudadanos.

Por ello, pide al Congreso una legislación que le autorice movilizar 1.5 mil millones de dólares en inversiones por todo el país.

Su siguiente punto, es la reforma al sistema de prisiones, para dar a los presos una segunda oportunidad, y saltó al tema de la inmigración ilegal y los hechos delictivos que, conforme aseguró, han perpetrado.

Después de lo anterior, presentó a las madres de unas jóvenes víctimas de asesinato por la MS-13, para insistir en la lucha contra las bandas callejeras y las vinculó de nuevo con la inmigración ilegal.

"Pido al Congreso que cierre los resquicios legales que permitieron que los miembros de la MS-13 entraron al país”, solicitó.

Y reiteró que su deber es defender antes que nada a los estadunidenses, "porque ellos también son soñadores".

Aseguró que las fronteras abiertas del país promovieron la proliferación de drogas, armas y pandillas, en un fenómeno que costó la pérdida de muchas vidas inocentes.

Insistió en que el muro previsto en la frontera sur con México cierra las lagunas explotadas por criminales y terroristas para ingresar a Estados Unidos.

Presentó los cuatro pilares de su iniciativa migratoria: el primero ofrece un plan para regularizar a 1.8 millones de inmigrantes. El segundo se refiere a la construcción del muro y otras medidas para reforzar el control de las fronteras.

El tercero, acabar con la lotería de visados y el cuarto, se refiere a reunificación familiar para concentrarla en los miembros directos.

Tomó los dos atentados en Nueva York para justificar su propuesta, e insistió en el riesgo que conlleva dejar entrar a personas que sean un peligro para Estados Unidos.

Su siguiente tema a desarrollar fue la epidemia de los opiáceos: "Hay que hacer algo ya", insistió tras citar las 64 mil muertes anuales por sobredosis.

"Será un reto largo y difícil, pero tendremos éxito", afirmó.

Para saltar al tema de defensa y pedir reconstruir y modernizar el arsenal nuclear.

"Espero que nunca tengamos que utilizarlo, pero hacerlo fuerte y poderoso permitirá disuadir cualquier acto de agresión".

Después dijo que Rusia y China amenazan su economía y valores. 

"En todo el mundo enfrentamos a regímenes sin control, grupos terroristas, y rivales como China y Rusia que amenazan nuestros intereses, nuestra economía y nuestros valores", expresó el mandatario ante las dos cámaras del Congreso.

En el tema del autodenominado Estado Islámico afirmó que seguirán luchando hasta que lo derroten; recordó que hace un año prometió "exterminarlos de la faz de la tierra".

Expresó que los terroristas no son criminales, sino combatientes enemigos que se saltan las reglas.

"Cuando son detenidos deben ser tratados como terroristas que son".

Añadió que mantendrá abierta la base de Guantánamo en Cuba, para lo cual firmará una orden ejecutiva.

Al hablar de política exterior, el magnate citó la decisión de reconocer Jerusalén como capital de Israel y aprovechó para pedir al Congreso que apruebe una legislación que asegure que la asistencia exterior sirva a los intereses estadunidenses y no a sus enemigos.

Hablando de enemigos, Trump pidió una ovación para los padres del joven estadunidense asesinado por el régimen norcoreano que asistieron al discurso.

"Son una inspiración", les dijo, para después expresar que no repetirá los errores de la administración de Barack Obama con Norcorea.

"Estamos ejerciendo una campaña de máxima presión", afirmó, para prevenir que el régimen norcoreano se dote un arma nuclear que puede amenazar “muy pronto” su territorio.

Melania Trump rompe con la tradición

Por otra parte, la primera dama estadunidense, Melania Trump, rompió con la tradición y viajó sola en auto desde la Casa Blanca hasta el Congreso, donde su marido, Donald Trump, pronunció su primer discurso sobre el estado de la Unión.

La portavoz de Melania, Stephanie Grisham, explicó a la cadena CNN que ella llegó antes que Trump porque quería ayudar y "honrar, como los héroes que son", a las 15 personas que la Casa Blanca invitó a presenciar el discurso.

Trump y su esposa tienen previsto volver a la Casa Blanca juntos una vez que concluya el discurso.

La llegada en solitario de Melania alimentó los rumores sobre posibles problemas en su matrimonio a raíz del escándalo de Stormy Daniels, la actriz porno que supuestamente tuvo una aventura con el magnate.

Hasta ahora, la primera dama había acompañado a Trump en todos sus viajes internacionales, pero, tras la publicación de esas informaciones, canceló en el último momento sin dar explicaciones su viaje a Davos, Suiza, donde tenía previsto acompañar a su esposo durante el Foro Económico Mundial.

La pareja presidencial no aparece en público junta desde Fin de Año, por lo que la presencia de Melania esta noche en el Congreso generó grandes expectativas.

Antes del discurso, Melania cenó junto a tres de los cuatro hijos adultos de Trump, Ivanka, Eric y Tiffany, según mostró la propia Ivanka en un video en su cuenta de Twitter.