• Martes 11 Diciembre 2018
  • 23:41:40
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 11°C - 53°F
  1. Martes 11 Diciembre 2018
  2. 23:41:40
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 11°C - 53°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Local

Chihuahua ¿Una ciudad para todos?

Anaís Martínez / Yeimi Hernández | Domingo 13 Noviembre 2016 | 07:06 hrs
Cargando
Chihuhua.Chih.- Aceras estrechas y en mal estado, alcantarillas descubiertas, baches, rampas pronunciadas, o pasos peatonales que que terminan en cordones de asfalto de hasta más de 20 centímetros, hacen que el tránsitar en silla de ruedas por la ciudad sea una carerra de osbtáculos de la que pocas veces salen vencedoras las personas con discapacidad.

Datos proporcionados por la Dirección de Grupos Vulnerables y Prevención de la Discrimación, refieren que en la ciudad habitan más de 138 mil personas con problemas neoromotores; muchas de ellas enfrentan esas barreras en su día a día.

Motivado por las constantes denuncias de esos chihuahuenses que se enfrentan a ésas barreras, El Diario realizó un recorrido por la zona Centro y otras calles principales de la capital, con el auxilio de una silla de ruedas maniobrada por una reportera, con la finalidad de vivir y evidenciar la realidad que ellos padecen.

Zona Centro, entre remodelaciones y vehículos

En el primer cuadro la concurrencia de transeúntes y automovilistas vuelve más riesgoso el avance.

Abundan las aceras estrechas. en el calle Quinta y Aldama, un paso peatonal concluye en un desnivel de unos 20 centímetros que obliga a quien usa una silla de ruedas a continuar el camino sobre la avenida.

La falta de Agentes de Vialidad es otro de los problemas; la ausencia de apoyo provoca que sea más peligroso transitar por las calles y aumenta el riesgo de que estas personas sean arrollados por algún automovilista.

Entre las calles, Juárez y Libertad el deterioro de las aceras y la falta de rampas se hace notar durante el recorrido. Las banquetas están invadidas por también anuncios de comercios, vehículos y motocicletas.

En la calle Quinta, además de obras de construcción que imposibilitan el paso, hay alcantarillas a desnivel, otras más sin tapa, algunas con la la loza quebrada, y en la zona abundan espacios que originalmente se contemplaban para jardineras pero que no poseen árbol o planta alguna, y sólo invaden el espacio de circulación.

"Hay muchos bordos, donde quiera te atoras, y esto pasa principalmente en el Centro", comentó una mujer al hablar sobre las condiciones en las que se encuentra el área.

Rampas y accesos mal trazados alrededor de Gobierno

En el primer cuadro de la ciuidad, de entre todos los pasos peatonales, destaca el que se encuentra justo enfrente del Palacio de Gobierno a la altura de la calle Libertad, la entrada al cruce que conecta con la Plaza Mayor no está adaptada.

El semáforo dura sólo 25 segundos, y sobre el peatonal hay alcantarillado que entorpece el paso de una silla de ruedas pero lo más grave es que carece de rampa para acceder a la plaza. El acceso para personas con discapacitadas está metros más adelante, obligándolas a tránsitar por el carril lateral con el riesgo que ello conlleva debido al alto flujo vehicular.

Además aceder a la banqueta frontal del Edificio Héroes de la Reforma, sobre la misma avenida con calle Aldama, es casi imposible para una persona en silla de ruedas, sin ayuda. La rampa es una pendiente muy inclinada. Sólo se puede ascender auxiliado por los peatones que se acerquen; por consecuencia el descenso es igual de riesgoso,. Además el flujo vehicular es un peligro pues urbanos y autos que giran a la derecha pasan muy cerca del acceso y no hay una división que proteja a las personas.

Según Miriam Larrieu, titular de la dirección de Grupos Vulnerables y Prevención de la Discrimación  el motivo por el cual este acceso está tan inclinado es porque bajo el edificio hay un sistema de alcantarillado y fue la única manera en que Desarrollo Urbano logró realizarlo, pero considera que, pese a los esfuerzos que se hicieron, éste es inservible. "Realmente no se puede subir por ahí”, dijo.

Inseguro llegar al Seguro

Las dificultades en la ciudad abundan, y no sólo en el Centro.  En la avenida Universidad, una de las principales de la capital, las aceras tienen en general un estado deplorable.  A la altura de la José María Mari,  justo donde están las oficinas de la delegación del  Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), acceder no es posible.

Falta rampa de acceso para discapacidad, y en su lugar hay un cordón de más 30 centímetros de altura, pintado de amarillo para delimitar un área de estacionamiento exclusivo, al parecer, para personal administrativo.

La banqueta es con frecuencia invadida por vehículos, hay un par de barras metálicas a medio camino, la acera tiene fragmentaciones en el asfalto y el  descender a la farmacia de la Institución, a la de la estación del ViveBús no es factible, ya que sólo hay escalinata.

Las personas con sillas de ruedas son obligadas a realizar un recorrido más extenso, sobre un suelo disparejo.

Quienes se enfrentan a este tipo de situaciones no difícilmente pueden desplazarse por sí mismos, y  no por su discapacidad o por el gran esfuerzo físico que se requiere, sino por las barreras de infraestructura urbana que la ciudad les impone.



Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.


--




Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo