• Miércoles 14 Noviembre 2018
  • 3:04:30
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • -2°C - 26°F
  1. Miércoles 14 Noviembre 2018
  2. 3:04:30
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. -2°C - 26°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Local

"Yo viví en la casa de Villa"

Salud Ochoa | Domingo 20 Noviembre 2016 | 07:05 hrs

Francisco López/El Diario |

Francisco López/El Diario | Don Liborio con la foto de su madre

Francisco López/El Diario |

Francisco López/El Diario |

Francisco López/El Diario |

Francisco López/El Diario |

Francisco López/El Diario |

Francisco López/El Diario |

Chihuahua,Chih.- A principios de la década de los cuarenta del siglo pasado, César Liborio Mariñelarena Sáenz era un niño de escasos 6 años de edad que habitaba, junto con su madre y 7 familias más, en la parte trasera de la casa de Pancho Villa.

La revolución había terminado, el General había muerto, pero su esposa Luz Corral de Villa, habitaba en el lugar y rentaba algunos espacios de lo que ahora es el Museo de Villa.

A punto de celebrarse un aniversario más del inicio de la revolución mexicana, a sus 80 años, don Liborio recuerda que en esos primeros años de su vida, él junto con otros niños de su edad, se subía al carro donde asesinaron a Villa que estaba allí, a la intemperie, porque no había donde dejarlo.

Viví en la Quinta luz, como le decían, casi hasta que cumplí 7 años. La mitad de la casa que da hacia la calle décima era ocupada por doña Luz y hacia atrás era una vecindad. A mitad del patio había un jardín y al fondo fue donde nosotros estuvimos viviendo. Allí hay una escalera hacia abajo que lleva a un cuarto muy grande y otro pequeño, ese lo acondicionó mi madre como cocina porque todos vivíamos en un solo cuarto”.

Recuerda que en la cocina había un hoyo muy profundo que su madre cubría para evitar que fueran a caer.

Cuentan que Villa mandó hacer ese túnel para huir en caso de que quisieran agarrarlo”.

En ese tiempo, narra, doña Luz rentaba no solo la parte trasera de la casa sino algunos salones en la parte alta que eran utilizados como punto de reunión o fiestas en las cuales, el padre de don Liborio era el encargado de encender y maniobrar el “tocadiscos”.

Creo que de las rentas vivía ella porque ya había muerto Pancho Villa y entonces no había pensiones y a ella la olvidaron luego de que se quedó viuda. Mi papá se encargaba de poner el tocadiscos y a mi me tocó ver matrimonios, fiestas, reuniones en las tardes de fin de semana. Había una especie de terraza a donde se salían las personas que iban a las reuniones a beber su trago o fumar. Ella no participaba en las fiestas, solo rentaba y se iba a sus habitaciones. A lo mejor por eso mi papá se encargaba de poner la música”.

Doña Luz y su madre nos enseñaron a rezar el rosario

Don Liborio Mariñelarena recuerda que durante su estancia en la casa de Villa, todas las tardes doña Luz iba al patio por los niños que habitaban la vecindad y los llevaba hacia el espacio donde ella y su madre habitaban y allí los enseñaron a rezar el rosario.

Había un cristo grande colgado en la pared y nos ponían a rezar. Cunado terminábamos doña Luz nos llevaba al comedor y nos daba atole, avena y unos panecitos dulces que ella misma hacía. Al terminar de comer nos mandaba de regreso a los cuartos. Eso lo hacíamos diario.

Durante el día, narra, algunos extranjeros acudían a conocer la casa del general revolucionario y ellos –niños aún- aprovechaban para obtener algunas monedas.

A veces iban los gringos y se metían hacia donde vivíamos nosotros para conocer todo. Los niños andábamos atrás de ellos y cuando terminaban el recorrido nos regalaban un penny. Éramos 7 familias las que vivíamos allí, incluyendo a un hermano de doña Luz. Con ella vivía un jovencito pero no sabíamos si era su hijo o algún pariente porque nunca escuchamos que le dijera mamá. Nunca supimos que ella trabajara fuera de casa pero sí sabíamos que, en la esquina de la calle décima estaba una torre y allí sembraba algunas verduras como chile, tomate y cebolla para su consumo, nada de que fuera al mercado a comprarla. Ella la producía y en varias ocasiones nos tocó que nos regalara”.

La última vez que vi a Doña Luz ya estaba en silla de ruedas

Liborio abandonó la casa de Luz Corral cuando tenía 7 años de edad y volvió a verla alrededor de 25 años después, cuando él vivía ya en la Ciudad de México y un día regresó a su lugar de origen trayendo como invitados a dos amigos.

Yo ya estaba grande y llevé a mis dos amigos a conocer el lugar que ya era museo y allí estaba Doña Luz, en una silla de ruedas. Todavía vivía en ese sitio. Me acerqué y le dije que era nieto de Nacha Mariñelarena, la mujer que durante años se encargó de coserle y plancharle la ropa. Ella se acordó muy bien de mi abuela porque le tenía aprecio pero fue todo lo que hablamos. Después ya no volví a verla”.

De acuerdo con archivos históricos:

*María de la Luz Corral Fierro nació el 2 de julio de 1892 en San Andrés hoy Riva Palacio

*Hija de una familia de origen español, dueña de tierras y algunas tiendas de abarrotes de la región

*A los 17 años de edad conoció a Pancho Villa y se casó con él en 1911

*Según algunos historiadores en 1912 nació su primera hija que posteriormente fue envenenada

*entre 1916 y 1920 vivió en San Antonio, Texas, tiempo que Villa aprovechó para múltiples aventuras románticas

*Luz Corral se convirtió en una viuda joven, tenía 30 años cuando Villa fue asesinado.

*durante sus años de viuda, se dice que sostuvo un orfanato con 50 niñas ya dolescentes.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo