• Lunes 19 Noviembre 2018
  • 16:12:06
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 22°C - 72°F
  1. Lunes 19 Noviembre 2018
  2. 16:12:06
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 22°C - 72°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Local

Dieciséis años buscando a su hija

Salud Ochoa/El Diario | Jueves 20 Julio 2017 | 08:54 hrs

Francisco López/El Diario |

Chihuahua.- La tarde del 7 de marzo del 2001, Julieta Marlene González Valenzuela de 16 años, acudió a clases en la preparatoria que en ese tiempo se ubicaba en el cruce de Venustiano Carranza y Niños Héroes. A las 19:00 horas salió del lugar y nunca la volvieron a ver.

Dieciséis años más tarde, Consuelo Valenzuela, su madre, la sigue buscando y al igual que el primer día, aún tiene la esperanza de que siga viva y se encuentre bien. Todos los días, dice, el primer y último pensamiento que tiene es para su hija, cuya foto permanece inamovible en la sala de su casa.

Le faltaba menos de un mes para cumplir 17 años. Salió del trabajo y se fue a la escuela, no quería dejar de ir porque tenía la intención de estudiar ingeniería industrial. Se esforzaba mucho. Durante la mañana trabajaba y en la tarde se iba a la prepa abierta. Al salir de allí tomaba el camión en la Niños Héroes y llegaba a la casa alrededor de las 9 de la noche. Ese día no llegó”.

En todos estos años, Consuelo ha buscado, gritado, llorado y suplicado para que Marlene vuelva, porque “la vida sin ella es otra”. Cuando algo así sucede, dice, la familia se fractura, el daño es permanente y la vida cotidiana se convierte en un lastre.

La familia se rompe, los otros hijos se afectan también porque es difícil llegar a la casa y saber que su hermana no está. Vivir así es lo peor. Estás con la esperanza de que ya va a venir, pensando que a lo mejor está viva y si lo está ¿cómo y en qué condiciones vive? Cuando me acuesto a dormir solo pienso y rezo por ella. Todo el día la pienso porque por todas partes hay cosas que la hacen estar presente”.

Consuelo ha participado en marchas y movilizaciones por las personas desaparecidas, ha insistido también ante la autoridad para que no dejen de buscar a Marlene y a sus 70 años asegura, que no dejará de buscarla mientras viva.

La seguiré buscando hasta que dios me deje en este mundo. Siento que ella está en algún lado, incluso las antropólogas que vinieron me confirmaron que no había restos de Marlene entre las osamentas encontrados aquí y en Juárez”.

Lo más doloroso, asegura, es la incertidumbre por desconocer el destino de su hija.

Eso es lo más cruel. Pensar qué hicieron con ella, dónde la dejaron, o dónde está. Al principio nos hablaron de Aquiles Serdán diciendo que habían visto que la metieron en una casa a ella y a otra jovencita. Investigaron a la persona que llamó y todavía el año pasado la interrogaron y ella dice que no fue quien hizo esa llamada. Luego siguieron la pista dada por una testigo que asegura vio el carro al que la subieron. Dice que era Marlene, que llevaba una botella de agua en la mano y que iba llorando. La testigo ha sido insistente en eso pero en la Fiscalía me dijeron que el dueño del auto estaba preso en Nueva York pero no han ido a investigar”.

En el último año, asegura, nadie le ha informado nada y hasta la Comisión Nacional de Derechos Humanos –que daba seguimiento al caso- la abandonó.

Los agentes investigadores ya no han vuelto a informarme nada. La investigación se ha estancado a pesar de que dijeron que hubo revisión de expedientes. No sé si seguirán trabajando en el caso o ya lo dejaron, les pido por lo menos que me digan qué pasó. Derechos Humanos me estuvo asesorando, había un abogado asignado especialmente al caso pero ellos también dejaron de comunicarse”.

Consuelo, quien ha enfrentado enfermedades y una profunda depresión, dice que a pesar de todo espera que un día cualquiera, el teléfono suene y una buena noticia llegue.

Ella era alegre y tenía muchos sueños. Todo me la recuerda en especial la comida. Era muy buena para hacer tortillas de harina, hacíamos pasteles juntas y empanadas de calabaza. En navidad siempre buscaba un regalo para mí. Todos esos recuerdos me causan dolor. El día de su cumpleaños, cuando cumple años de desaparecida pero en particular el día de las madres es una fecha muy difícil porque siempre me traía las mañanitas y un par de flores. Cantaba en el coro de la iglesia y todos se juntaban para ir a cantar a las mamás”.

La habitación de Marlene permaneció intacta durante muchos años esperando por un regreso que ha tardado demasiado.

Lo tenía igual que como ella lo dejó. Guardé sus peluches y sus cosas. Hasta hace poco empecé a usarlo. Cada vez que veo la fotografía pienso en que si ella estuviera conmigo sería otra cosa”.

______________

En corto...

*Marlene salió de su casa en la colonia Vicente Güereca la mañana del 7 de marzo del 2001

*Cumplió su turno en la maquila y se dirigió al Instituto Niños Héroes

*La familia confirmó con maestros y compañeros que ese día sí asistió a la escuela y salió a la hora acostumbrada. Nunca llegó a casa.

*El 1 de abril de ese año cumpliría 17 años de edad

*Al no llegar a casa, su familia la buscó en hospitales y estaciones de policía sin resultados.

*Se interpuso la denuncia formal ante la entonces Procuraduría de Justicia

*En 16 años no ha habido ninguna pista de su posible paradero

*La línea de investigación más reciente indicaba que una testigo –vecina de la Niños Héroes- vio cuando subieron a Marlene a un carro azul “petróleo”

*Las investigaciones arrojaron que el dueño de dicho automóvil se encuentra preso en Nueva York.

*En el último año, Consuelo no ha tenido información respecto al curso de la investigación

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo