• Martes 20 Noviembre 2018
  • 12:05:39
  • Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  • 17°C - 64°F
  1. Martes 20 Noviembre 2018
  2. 12:05:39
  3. Tipo de Cambio $18.25 - $19.10
  4. 17°C - 64°F
  5. Siguenos en Facebook - eldiariodechihuahua.mx
  6. Siguenos en Twitter - eldiariodechihuahua.mx

Local

Un año, y sin rastro de Alondra

Salud Ochoa/El Diario | Martes 18 Septiembre 2018 | 07:30 hrs

Francisco López/El Diario |

Chihuahua.- La madrugada del lunes 18 de septiembre de 2017, Alondra María Nolasco Corpus, desapareció de su casa ubicada en la colonia Vistas del Norte en la ciudad de Chihuahua; hoy, un año después de lo ocurrido, no hay rastro de ella, del hombre señalado por las autoridades como presunto responsable de su desaparición ni de la investigación que se inició a partir del reporte de ausencia.

Todo sigue igual, incluso el entorno donde Alondra se desarrollaba. Las calles de Vistas del Norte siguen descuidadas, con puestos ambulantes y basura en el camellón de la avenida principal, perros callejeros y áreas recreativas inmersas en la hierba crecida.

La diferencia son las cientos de casas similares a las de la menor, construidas o en proceso de construcción.

“Este será otro día triste como siempre desde que ella no está”, dice Jésica madre de Alondra, quien ha optado por no hacer ninguna manifestación o marcha debido a la poca respuesta encontrada en la gente y en la autoridad misma que, desde hace meses, no le ha informado sobre el avance en la investigación.

“Yo no propuse hacer nada porque mucha gente no va a las marchas. El caso se ha ido olvidando, la gente lo está dejando a un lado, se cansa de lo mismo. Nosotros también estamos cansados de que no haya respuesta, es triste; cero noticias.

Cada día se me hace más lento, ya no hay nada. No hay reuniones para ver los avances desde hace dos o tres meses y las veces que se han tenido, no han sabido para dónde se fue el señor ni qué rumbo tomó ni quién lo pudiera estar ayudando”, indica con desánimo ante la realidad cruda que conoce.

Las últimas noticias que se tuvieron del caso, salieron a la luz en julio pasado, cuando se supo que peritos de la Fiscalía General del Estado analizaban restos óseos encontrados en la casa de Ramiro C. C., abuelastro de la niña, localizados durante un cateo realizado mes y medio antes en una vivienda de la colonia Diego Lucero.

La Fiscalía dijo en su momento, que se estaban analizando y debido a la pequeñez de los restos, cabía la posibilidad de ser enviados fuera del estado para su estudio. S

in embargo, Jésica asegura que nada de eso ha pasado porque requerían nuevas muestras de sangre para cotejo y a la fecha, nadie ha acudido a solicitarlas. “Que yo sepa todavía ni siquiera están analizando los restos.

A mí no me han avisado. Dijeron que los iban a analizar, pero para eso necesitaban nuevas muestras de sangre de nosotros, para asegurarse que no hubiera errores y hasta ahorita, no han venido ni dicho nada. No sabemos qué pasa”.

Respecto del paradero del presunto responsable, cuya pesquisa aparentemente se difundió dentro y fuera del estado, Jésica apunta que tampoco hay nada y pide seguir buscando porque quizá, en el sitio donde él permanece ni siquiera se han enterado de lo ocurrido.

“Les pido que sigan buscando. Gente que tenga familiares fuera de Chihuahua o en pueblos del estado, si pudieran sacar copias y poner la foto del señor para que lo encuentren. Para que más gente pueda conocer del caso porque hay muchos que, a pesar de que ya pasó un año, aún no saben”.

LA HISTORIA

Alondra María estaba en su cama la última vez que sus hermanos la vieron. Eran los primeros minutos del lunes 18 de septiembre de 2017.

Seis horas más tarde, cuando su madre regresó de trabajar en la maquiladora, la pequeña ya no estaba. Nadie supo de ella. Su ropa, sus zapatos, pertenencias en general e incluso el dinero que la madre tenía ahorrado para su fiesta, todo estaba en su sitio. Faltaban cinco días para su cumpleaños número 10. El reporte de ausencia se interpuso y la búsqueda comenzó. No hubo resultados.

De acuerdo con Janet, tía de la menor, tanto Alondra como su hermana se quedaron a dormir en la habitación del frente de la casa y, ella en la parte posterior. Sin embargo, después se supo que ella no se quedó en la casa y que Ramiro había estado allí, ingiriendo bebidas alcohólicas hasta altas horas de la noche. Después de las 15:00 horas de ese día, la Fiscalía emitió la alerta Ámber, considerando que la niña podía haber sido víctima de un delito.

El martes 19 de septiembre se llevó a cabo un rastreo en el sector, incluyendo las áreas de construcción de cientos de viviendas y donde -según testigos- uno de los perros rastreadores insistía en mantenerse cerca de una máquina. Tampoco hubo resultados.

Los rastreos se repitieron en los días posteriores en diversos predios del norte de la ciudad, donde se encuentran las colonias Riberas de Sacramento y Vistas del Norte, así como las avenidas Industrias, Venceremos y Libramiento Oriente sin resultados positivos. Ni una sola pista.

El 30 de septiembre se colocó un anuncio espectacular para solicitar ayuda y dar con el paradero de Alondra, mientras que en volantes ofrecían 100 mil pesos de recompensa por información.

El 5 de octubre, la Fiscalía General del Estado (FGE) confirmó que se giró una orden de aprehensión en contra del abuelastro de Alondra, quien nueve días después de la desaparición, había promovido un amparo ante un juez federal contra actos de detención (Juzgado Segundo de Distrito, expediente 1458/2017) y cuyo vehículo y teléfono celular, estaban en manos de la autoridad.

Ramiro, compareció ante la autoridad durante la apertura de las investigaciones donde rindió declaraciones respecto a los hechos ya que se le señaló como uno de los últimos adultos en ver a Alondra María, horas antes de que se reportara su ausencia.

El 9 de octubre la alerta Ámber para la búsqueda fue desactivada. Por medio de un ‘tuit’, las autoridades informaron que la alerta quedaba inactiva y se implementarían otras acciones de investigación.

El 10 de octubre, la FGE informó sobre la solicitud de apoyo a otros municipios y estados para dar con el abuelastro de Alondra. La dependencia indicó que se distribuirían pesquisas del hombre y que el protocolo Alba continuaba porque aún no se pasaba a la tercera fase.

En los meses posteriores se realizarían nuevos rastreos, búsquedas y marchas; nada de eso dio resultado.

En junio de 2018, personal de la Fiscalía llevó a cabo un cateo en una vivienda de la colonia Diego Lucero, donde se localizaron restos óseos minúsculos con señales de haber sido quemados, por lo que incluso se pensó en la posibilidad de que fueran analizados por expertos argentinos. Aparentemente, los restos se detectaron en una coladera.

Tres meses más tarde, y justo al cumplirse un año de la ausencia de Alondra, la Fiscalía no ha dado a conocer ningún resultado respecto del análisis de dichos restos.

Este es un espacio de opinión abierto, sin embargo, los comentarios no deberán contener lenguaje soez ni ataques personales, de lo contrario serán eliminados.






Estás utilizando AdBlocker D: Quizás te interese este artículo